Banca y finanzas

Los bancos en Alemania comienzan a cobrarle dinero a los clientes minoristas por sus depósitos

  • Sólo se aplicará para los depósitos que superen los 100.000 euros

Una cooperativa de crédito alemana comenzará a aplicar tipos negativos sobre los depósitos de sus clientes en próximo mes de septiembre. Aunque dicha entidad ha subrayado que sólo piensa aplicar dicha política sobre los depósitos mayores de 100.000 euros.

La cooperativa Raiffeisen cargará sobre esos depósitos un tipo negativo del -0,4%, justo el mismo porcentaje que está cobrando el Banco Central Europeo a las entidades de la Eurozona por el 'exceso' de reservas en el BCE y por la facilidad de depósito. 

Josef Paul, trabajador de esta cooperativa, explica a Bloomberg que "con los grandes clientes que hacemos negocios ya había una tasa desde hace tiempo, ¿por qué debería ser diferente con los clientes particulares que tienen grandes cuentas?... Aún así, esta carga no se extenderá para los clientes con menos de 100.000 euros". 

Aunque este es un hecho simbólico, puesto que esta medida afectará tan sólo a unos 140 clientes de la entidad germana. Sin embargo, aparece un tono de queja entre algunos banqueros germanos, que argumentan que la estrategia del BCE era fomentar el gasto y la inversión, pero ahora también está funcionando como una impuesto sobre los ahorros de los alemanes, explican desde Bloomberg. 

Política monetaria

En junio de 2014, el BCE se introdujo en el mundo de los tipos negativos. El presidente de la entidad, Mario Draghi, aseguró que ese movimiento afectaría a los bancos no a las personas... "si los bancos deciden transmitir la reducción de tipos a los ahorradores, es su decisión, no la nuestra", sentenció el banquero italiano. 

Desde entonces, el BCE ha seguido recortado tipos, tanto el tipo principal de refinanciación (hasta el 0%), como el tipo sobre la facilidad de depósito (-0,4%). Los bancos tienen que pagar una tasa por dejar el dinero en el BCE. Se está produciendo una situación extraña: en el pasado los bancos querían atraer los ahorros de los ciudadanos y para ello ofrecían unos intereses atractivos, regalos y demás agasajos. Ahora la situación se ha revertido, los bancos parecen no querer el dinero de los ahorradores. 

Michael Kemmer, director de la Asociación de Bancos Alemanes, ha señalado que "es una decisión de cada banco la tasa que aplique a los depósitos... la competencia bancaria en Alemania es muy fuerte".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud