Banca y finanzas

Las recomendaciones del fondo de rescate europeo para evitar futuros terremotos en la banca

  • El MEDE pide a las entidades financieras que creer colchones de liquidez adicionales
  • Insta a utilizar préstamos de los bancos centrales para evitar pánico financiero 
Sede del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) en Luxemburgo
Bruselasicon-related

Ha pasado casi un año desde el seísmo bancario en Estados Unidos y Suiza que puso en alerta los sistemas financieros de todo el mundo. La UE no fue una excepción: se reavivaron viejas cuestiones como si la regulación y la supervisión bancarias son suficientes para mitigar los riesgos de un entorno volátil. Es por ello que el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) apunta a las tecnologías digitales y redes sociales como aceleradores de la crisis de hace un año, y suma dos elementos más: la fuga de inversiones y la falta de relaciones bancarias profundas. Es así que propone crear de colchones de liquidez adicionales para paliar futuras crisis en la banca.

Las tecnologías digitales y las redes sociales magnificaron el pánico bancario en las entidades digitales en marzo del año pasado, según revela un informe del MEDE, al que ha tenido acceso elEconomista.es, por eso pide a las entidades que creen colchones de liquidez adicionales para hacer frente a salidas a muy corto plazo (por ejemplo, cinco días), ya que los existentes consideran plazos mucho más largos. A la vez, advierte de problemas subyacentes como la fuga de inversiones hacia activos de más calidad y la falta de relaciones bancarias profundas.

Son varias las propuestas del fondo europeo de rescate para reforzar la arquitectura reguladora bancaria, más allá de la supervisión. Plantea añadir un elemento de "seguro" para los depósitos de las grandes empresas, ya sea como seguro de depósitos adicional o de garantía de estas cuentas. También podrían introducirse límites a los depósitos grandes y muy concentrados, por ejemplo, reflejando las grandes exposiciones del lado de los activos.

Además, propone reducir el estigma de que los bancos utilicen préstamos del banco central y plantea, incluso, que se convierta en obligación acceder a este servicio de forma anual o trimestral. La idea es normalizar el uso de estos servicios, en lugar de limitarlo a situaciones de problemas de liquidez.

El fondo europeo de rescate propone ampliar el horario de funcionamiento del servicio de préstamo del banco central a 24 horas los 365 días al año, dada la naturaleza atemporal de los actuales sistemas de pago instantáneo.

Por otro lado, el organismo cree que un acceso regular a los servicios de préstamo permitirá garantizar que se cumplen los requisitos operativos para acceder a ellos y la preparación aseguraría que haya garantías suficientes para evitar retiradas masivas.

Análisis de riesgo y venta cruzada

Los expertos del Fondo Europeo de Rescate apuntan que, a menudo, las empresas lideran las salidas de capital que propician la desaparición de los bancos, ya que tienen mayores depósitos. Esta fue la situación que se dio hace un año en EEUU y se replica en otras jurisdicciones con grandes depósitos empresariales. Por ello, el MEDE sugiere que se puede realizar un mayor escrutinio para ampliar el análisis de riesgos sobre la estructura y concentración de la base de clientes corporativos.

Por otro lado, algunas investigaciones sobre banca tradicional apuntan que las relaciones profundas y duraderas entre depositantes y bancos son un factor estabilizador importante. Los depositantes con muchos años de antigüedad y los depositantes con préstamos en el mismo banco tienen menos probabilidades de fugarse a otras entidades. Los investigadores del MEDE apuntan que la venta cruzada de productos actúa no sólo como generador de ingresos, sino también como un seguro complementario para el banco.

Tecnología y redes sociales magnifican el pánico

El artículo en el blog del MEDE considera que tales conclusiones deberían animar a investigar si la misma dinámica se reproduce en el contexto europeo. Sobre todo, porque la digitalización puede haber hecho que las relaciones bancarias sean más unilaterales y fugaces. Los supervisores podrían considerar la posibilidad de ponderar más positivamente los modelos de negocio que fomentan las relaciones bancarias.

El Mecanismo Europeo de Estabilidad subraya que las tecnologías digitales se encuentran en epicentro del pánico bancario hoy en día. Los colapsos financieros de los últimos años han redundado en amplios esfuerzos por fortalecer la arquitectura de la regulación financiera.

La tecnología parece haber dejado obsoletas las viejas formas de pensar sobre las pérdidas bancarias. En un escenario tradicional, las retiradas masivas de fondos se deben a que los depositantes se apresuran a retirar dinero antes de que lo hagan los demás. Sin embargo, en la era digital, los depositantes tienen acceso electrónico a sus cuentas. El hecho de que no sea necesario hacer cola en el banco multiplica exponencialmente el tamaño y la velocidad de las fugas.

Hay estudios que apuntan que las redes sociales han agravado el impacto sobre los bancos de las retiradas masivas de dinero. Los bancos con mayor cobertura de sus acciones en la red social X, antigua Twitter, sufrieron más que aquellos con menos exposición a las redes sociales, pese a tener niveles de riesgo similares.

Todo esto no quiere decir que los mercados ya no sepan distinguir entre bancos con más tendencia al riesgo y los más seguros. De hecho, el informe apunta que los bancos con más depósitos asegurados y pérdidas marcadas a precio de mercado experimentaron mayores pérdidas bursátiles durante el periodo de pánico bancario. Sin embargo, dentro del grupo de bancos de mayor riesgo, la exposición a las redes sociales provocó mayores pérdidas bursátiles, lo que convirtió esta cobertura en una nueva fuente de contagio. Tal castigo reconoce el análisis, no parece estar justificado en términos económicos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud