Banca y finanzas

La banca gana el 21% más con alzas del 65% en la rentabilidad por cliente

  • El margen financiero crece un 24% y empuja un 13% los ingresos con la tasa de morosidad a raya
  • Neutraliza el 'impuestazo' y suma 12.386 millones en beneficio a lomos de la escalada de los tipos

La gran banca española sella un semestre casi histórico pese al aguijonazo que supuso el 'impuestazo'. El beneficio conjunto de los seis mayores bancos (Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter y Unicaja) ascendió a 12.386 millones de euros entre enero y junio, cuantía que supera en un 21% el reportado un año antes y deja pequeño los 11.888 millones que auguraba el consenso de Bloomberg.

España se revela como el nuevo fortín en las cuentas de los grupos multinacionales pese al debilitamiento en la concesión del crédito y hay, sobre todo, un factor tractor crucial: las subidas de tipos de interés aplicadas por los bancos centrales para doblegar la inflación en las diferentes geografías. La vertical escalada del precio del dinero propulsa un 24% el margen financiero en las cuentas consolidadas -aporta 40.908 millones frente a 32.900 un año antes- y nada menos que un 48,84% en el resultado asociado al negocio en España.

Dicho tirón permitió neutralizar en apenas tres meses los 1.120 millones que las entidades tuvieron que destinar antes de marzo al nuevo tributo del Gobierno de un plumazo por su devengo antes de marzo y que limitó al 13,9% la mejora del beneficio en el primer trimestre.

España gana protagonismo

Solo Unicaja se mantenía en junio como el farolillo rojo de los grandes por el gravamen (su ganancia cae un 13%, hasta 148 millones), mientras que en el Santander crece un 7,1% (hasta 5.241 millones récord), el 31,1% en BBVA (con 3.878 millones también máximos históricos), un 35,8% en CaixaBank (gana 2.137 millones), el 44% en Sabadell (564 millones) y un 54% en Bankinter, que genera 418 millones.

La progresión en resultados es producto de unos ingresos crecientes y menores losas en costes. El margen bruto consolidado de los grupos, rúbrica más asimilable a los ingresos, se incrementó un 16% mientras que los costes crecieron menos que la inflación y las provisiones crecen menos sin que avisen signos significativos de morosidad al alza. En la segunda parte del año, algunos banqueros indicaron durante la presentación de resultados que la cuenta puede ir aún a más porque han quedado atrás los impactos tributarios más altos y especiales (el nuevo impuesto y la aportación al Fondo de Resolución común), y el margen financiero aún puede crecer por la trayectoria de los tipos aunque ya atisban el fin en la escalada en la mayoría de geografías, con bancos centrales próximos, incluso, a empezar a bajarlos.

Precisamente el renovado peso de España en las cuentas se explica en gran medida por los tipos y por la fuerte expansión del llamado margen de clientes que, de manera muy somera, es la diferencia entre el interés que las entidades cobran a sus clientes por prestarles dinero menos el coste de remunerar sus ahorros. Este guarismo vuela más del 65% de media entre los seis bancos cotizados en el negocio español, con fuerte dispersión por entidades.

Al cierre de junio, CaixaBank lideraba este ratio, con un 3,12% frente al 1,72% contabilizado doce meses atrás -en su caso corresponde al ratio de grupo porque no desglosa por geografías-. En ese periodo de tiempo, el crédito a clientes ha repreciado su interés desde el 1,63 al 3,75% con el rally del euríbor, mientras que el coste de remunerar los recursos pasó desde un 0,03% negativo al 0,55%. Como en el resto de la gran banca, la remuneración sigue comedida y limitada a empresas y, en algún caso, a clientes de banca privada por la decisión de no entrar aún en depósitos y ofrecer alternativas como fondos de inversión o seguros de ahorro.

La mayor expansión del margen corresponde, sin embargo, a BBVA, que en España eleva este indicador desde el 1,66 al 3,2%; con una rentabilidad a finales de junio en la financiación del 3,64% y el coste de recursos en el 0,53%. En Santander la cifra escala del 1,71 al 3,08 (con un cobro en crédito del 3,80% y pagos medios del 0,72% en las imposiciones). Unicaja queda a la cola del ranking, con un 2,26%, pese a que ha elevado esta rentabilidad por cliente desde el 1,4% previo y fija en el 2,63% el rendimiento de la inversión y en el 1,38% la remuneración de los ahorros. Sabadell, que tradicionalmente ha contado con uno de los mejores márgenes por su mayor penetración en el negocio de empresas donde la financiación ofrece rendimientos superiores, escala menos el indicador: sube desde el 2,23 al 2,89%; y Bankinter desde el 1,89 al 2,99%.

La inyección del alza de tipos en la cuenta abonó la posición del Gobierno para establecer el tributo especial a fin de recaudar para financiar medidas sociales, argumentando su aplicación sobre beneficios extraordinarios. Para la banca lo atípico eran los tipos negativos e insiste en que ahora asistimos a una normalización, volviendo a censurar la penalización de un sector empresarial frente al resto cuando su carga fiscal de partida era superior. El margen financiero tiene aún recorrido mientras los bancos centrales sigan endureciendo la política monetaria y si el mercado no impone remunerar los depósitos, algo que el sector descarta a corto plazo porque nada en liquidez. Su evolución es explosiva en España y repunta un 24% en el conjunto de las geografías, con algunos países a la baja.

El empuje de las cuentas acerca la rentabilidad de las entidades al coste de capital por vez primera en más de una década. BBVA lidera, con un RoTE del 16,9%, seguido por Bankinter (16,44%), Santander (14,49%), CaixaBank (12%), Sabadell (10,78%) y Unicaja (7%).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud