Banca y finanzas

Las financieras elevan al 7,08% la mora y tocan máximos de seis años

  • Las familias ya reflejan el fin de las moratorias y la subida de los precios

Los establecimientos financieros de crédito, aquellos dedicados especialmente a la concesión de créditos al consumo, incrementan la ratio de morosidad hasta el 7,08%, marcando máximos que no se veían desde junio de 2016, cuando el ratio de impagos comenzó a descender tras la última gran recesión.

El fin de los estímulos puestos en marcha por Gobierno y banca para superar los peores momentos de la crisis sanitaria junto con el alza de los costes por la inflación ya comienza a tener un reflejo relevante en la capacidad de los clientes para afrontar sus deudas. De hecho, el crédito al consumo es el primero que da la voz de alarma de la morosidad antes que las hipotecas, ya que familias y empresas es lo último que dejan de abonar.

El pasado mes de diciembre expiraron la práctica totalidad de las moratorias de los créditos al consumo puestas en marcha por el Ejecutivo. La Administración abrió en febrero de 2021 una nueva moratoria de préstamos al consumo que se podía solicitar hasta el 30 de marzo por un máximo de nueve meses. Por tanto, aquellos clientes que se acogieron a esta medida en su plazo más amplio tenían que empezar a abonar sus deudas a partir de enero. Sin embargo, el año arrancó con una subida de precios por la inflación y con el alza de la energía que se venía arrastrando desde finales de 2021 y que se ha visto agravada por la invasión de Rusia a Ucrania.

Impacto del alza de tipos

El impacto de la crisis sanitaria se comenzó a notar en la morosidad de las financieras prácticamente desde el inicio de la pandemia, aunque fue en marzo cuando tocó niveles récord de hace seis años, tal y como reflejan los últimos datos publicados por el Banco de España. Sin embargo, la situación puede recrudecerse más ante la inminente subida de los tipos de interés en la zona euro, cuyo primer alza se espera ya para este mes de julio.

A pesar de que el grueso del crédito al consumo está concedido a tipo fijo (solo una cuarta parte está a variable), el incremento de una subida de tipos tendrá repercusión en la capacidad financiera de las familias, ya que todas aquellas que tengan una hipoteca a tipo variable, verán incrementado su esfuerzo con el alza del euribor, lo que podrá repercutir en el pago de los créditos al consumo.

De hecho, según refleja el Banco de España en su último informe de Estabilidad Financiera, las familias con menores rentas son las que más afectadas se verán por el alza de tipos, ya que podrían llegar a elevar su carga financiera neta en niveles cercanos al 36% con un alza de tres puntos de los tipos de interés frente al nivel actual del 31%. Es decir, utilizaran el 36% de los ingresos para hacer frente a sus deudas. No obstante, el supervisor mantiene que la carga financiera neta se considera elevada cuando se establece en umbrales iguales o superiores al 40%. El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, apuntó a que prevé que los tipos alcancen el 1% en el medio plazo, frente al nivel negativo actual en el que se encuentra la facilidad de depósito, -0,50%. Atendiendo a esta proyección, la carga financiera de los hogares de rentas más bajas se elevaría hasta el entorno del 33%.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin