Banca y finanzas

La Fed obliga a la banca a limitar sus dividendos y no permitirá recompras de acciones como resultado de la pandemia

  • Los bancos de EEUU podrían registrar pérdidas crediticias de hasta 700.000 millones de dólares
  • También exige a los bancos que reevalúen sus planes de capital a más largo plazo
  • El banco central de EEUU realizará análisis adicionales cada trimestre
Nueva York

La Reserva Federal publicó el jueves los resultados de sus pruebas de estrés a la banca para 2020 así como los análisis de sensibilidad adicionales que realizó a la luz de la pandemia del coronavirus.

"El sistema bancario ha sido una fuente de fortaleza durante esta crisis", recalcó en un comunicado el vicepresidente de la Fed y principal supervisor, Randal K. Quarles, quien recalcó que "los resultados de nuestros análisis de sensibilidad muestran que nuestros bancos pueden mantenerse fuertes incluso ante los shocks más severos".

Además de sus pruebas de esfuerzo al uso, la Fed realizó un análisis de sensibilidad para evaluar la capacidad de recuperación de los bancos grandes en tres recesiones hipotéticas, o escenarios negativos, que podrían resultar del impacto de la pandemia. Los escenarios incluyeron una recesión y recuperación en forma de V; una recesión y recuperación más lenta en forma de U; y una recesión de doble inmersión en forma de W.

En los tres escenarios negativos, la tasa de desempleo alcanzó su punto máximo entre 15,6% y un 19.5%, lo cual es significativamente más duro que cualquiera de los escenarios de los test de estrés previos al coronavirus, según señaló la insitución. Eso si, los funcionarios del banco central fueron claros al aclarar que estos escenarios no son predicciones ni pronósticos de la trayectoria de la economía o los mercados financieros al hilo de la pandemia.

En conjunto, en el análisis de sensibilidad, las pérdidas crediticias para los 34 bancos oscilaron entre 560.000 millones y 700.000 millones de dólares y los índices de capital agregados disminuyeron del 12% en el cuarto trimestre de 2019 a entre el 9,5% y el 7,7% bajo los distintos escenarios. Bajo los episodios que contemplan una recuperación en forma de U y W, la mayoría de los bancos permanecerían bien capitalizados, pero varios se acercarían a los niveles mínimos de capital, de acuerdo a la Fed, que indicó que este análisis no incorpora los efectos potenciales de los estímulos del gobierno.

A la luz de estos resultados, la Fed dio a conocer varias medidas para garantizar que los grandes bancos sigan siendo resistentes a pesar de la incertidumbre económica relacionada con el coronavirus. Para el tercer trimestre de este año, el banco central exige a los grandes bancos que conserven el capital suspendiendo las recompras de acciones, limitando los pagos de dividendos y permitiendo su pago de acuerdo a una fórmula basada en los ingresos recientes. La Fed también requiere a los bancos que reevalúen sus planes de capital a más largo plazo.

Es por ello que todos los grandes bancos deberán volver a presentar y actualizar sus planes de capital a finales de este año para reflejar las tensiones actuales, lo que ayudará a estas compañías a reevaluar sus necesidades de capital y mantener prácticas sólidas de planificación de capital durante este período de incertidumbre. El banco central de EEUU realizará análisis adicionales cada trimestre para determinar si los ajustes a esta respuesta son apropiados.

Durante el tercer trimestre, no se permitirán recompras de acciones

En los últimos años, las recompras de acciones han representado aproximadamente el 70% de los pagos de los accionistas de los grandes bancos, de ahí la decisión de suspenderlas. La Fed también limita los pagos de dividendos a la cantidad pagada en el segundo trimestre y a una cantidad basada en las ganancias recientes. Como resultado, un banco no puede aumentar su dividendo y solo puede pagarlo si ha obtenido suficientes ingresos.

La Fed también publicó los resultados de sus pruebas de esfuerzo tradicionales diseñadas antes de la pandemia. Los resultados de estas pruebas son comparables con el escenario a la recuperación en forma de V del análisis de sensibilidad, en conjunto, y muestran que todos los bancos grandes permanecen fuertemente capitalizados. La Reserva Federal utilizará los resultados de estas pruebas para establecer el nuevo requisito de amortiguación de capital de estrés para estas entidades bancarias, que entrará en vigencia, según lo previsto, en el cuarto trimestre. Además, el banco central no se opondrá a cinco bancos extranjeros cuyas prácticas de planificación de capital fueron evaluadas como parte de las pruebas de resistencia.

Las acciones de los bancos caen en 2020

En lo que llevamos de año, el KBW Bank Index, que incluye a las principales 24 entidades bancarias del país, acumula una caída del 33,2%. Muchos de los grandes bancos estadounidenses ya experimentaban recortes en el precio de sus acciones incluso antes de la pandemia. Los títulos de JPMorgan Chase y Bank of America caen más de un 30% este año mientras que Citigroup ha perdido un 35% y Goldman Sachs ha borrado un 11%.

El jueves, la banca de EEUU recibió una buena noticia dado que la Comisión Federal de Seguros de Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés) y la Oficina del Contralor de la Moneda planean aflojar las restricciones impuestas por la Regla Volcker, lo que permitirá a los bancos realizar grandes inversiones más fácilmente en capital de riesgo y similares. También podrán evitar tener que reservar efectivo para las operaciones con derivados entre diferentes afiliados de la misma empresa, lo que podría liberar miles de millones de dólares en capital para la industria, según el Wall Street Journal.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin