Aragón

BonÀrea comenzará en abril a construir su macrocomplejo agroalimentario en Épila

Zaragoza

Las obras del macrocomplejo agroalimentario de BonÀrea, de la Corporación Alimentaria de Guissona, se iniciarán el próximo mes de abril, estando previsto que estén finalizadas en el año 2021. La previsión es que se inviertan alrededor de 400 millones de euros y se generen cerca de 4.000 puestos de trabajo en el horizonte de diez años, período en el que el complejo estará operando a pleno rendimiento.

Comienza la cuenta atrás para el inicio de las obras del complejo agroalimentario de BonÀrea en la localidad zaragozana de Épila. Unas obras que está previsto que comiencen el próximo mes de abril con los primeros movimientos de tierra –la empresa ya ha aprobado una inversión de 20 millones para explanar terrenos durante diez meses-, y que continúen con la construcción de las primeras naves para prolongarse durante aproximadamente dos años. Las instalaciones se prevé que puedan estar ya operativas en el horizonte del año 2021.

Este macrocomplejo agroalimenario de la Corporación Agroalimentaria Guissona SA permitirá a la empresa crecer en España, ya que la previsión es que desde este centro de Zaragoza se suministre a las tiendas del centro, norte y este de España.

Mientras se ultima el inicio de las obras de este macrocomplejo, que supondrá una inversión de alrededor de 400 millones de euros y la generación de cerca de 4.000 puestos de trabajo directos cuando esté a pleno funcionamiento en diez años, el Gobierno de Aragón ha dado más pasos para hacer realidad esta iniciativa empresarial de grandes dimensiones. Y es que una vez puesta en marcha, tendrá una demanda eléctrica similar a la de la planta de PSA Opel en Figueruelas, un consumo de agua similar al de la localidad zaragozana de Calatayud y una gestión de depuración y saneamiento como la de Teruel.

En el Consejo de Gobierno de hoy, se ha dado el visto bueno al Plan de Interés General Autonómico (PIGA), superando así el último trámite para su aprobación, según ha indicado el consejero de Vertebración de Territorio del Gobierno de Aragón, José Luis Soro. Un paso que era decisivo para que Guissona pudiera comenzar las obras de urbanización y edificación de algunas instalaciones. Se calcula que la inversión total en la urbanización de la parcela se elevará a 148.524.952,28 euros por parte del grupo empresarial.

El Gobierno de Aragón, que aprobó la declaración de interés autonómico de este proyecto en abril de 2017 y dio el visto bueno inicial al PIGA en junio de 2018, avanza así en los compromisos que se recogieron en el convenio marco de colaboración firmado el 3 de febrero de 2017 entre Guissona, el Ayuntamiento de Épila y el Ejecutivo aragonés para la construcción de este macrocomplejo de BonÀrea en la localidad zaragozana, ha añadido Soro.

El PIGA recoge la ordenación urbanística de una superficie de 242 hectáreas en Épila, habiendo ya expropiado el Gobierno de Aragón las 146,1 hectáreas que se precisan y que han sido adquiridas por Guissona, que ya tenía en propiedad el resto de las hectáreas.

El área de actuación queda dividida en dos subsectores, que están separados por la carretera autonómica A-1305, que conecta la autovía A2 y Épila. De esta manera, el subsector 1 contará con 207 hectáreas en las que se ubicarán las actividades relacionadas con Guissona, aparte de algunas zonas verdes viales y equipamiento.

Por su parte, el subsector 2 contará con una superficie de 35,32 hectáreas, que quedan situadas en el noreste de la carretera a-1305 y junto al polígono industrial El Sabinar. El Gobierno de Aragón y el Ayuntamiento de Épila contarán con una parcela correspondiente al 10% de cesión para uso lucrativo.

Ejecución de obras

Además de aprobarse el PIGA, en el Consejo de Gobierno también se ha acordado instar a que la empresa pública Suelo y vivienda de Aragón inicie la contratación de la ejecución y dirección de las obras e infraestructuras y sistemas generales supralocales y urbanización de acuerdo con este plan.

En concreto, se ha autorizado a que Suelo y Vivienda inicie la gestión del contrato de ejecución de las obras de la fase 1 por un importe de 22.983.047,23 euros más IVA, lo que supone unos 28 millones.

Una licitación que se espera que se publique en los próximos días. Una vez resuelta –se prevé en cinco meses-, el plazo de ejecución de las obras será de dos años. Además, también se licita la dirección facultativa y la coordinación de seguridad y salud durante las obras por valor de 465.000 euros.

Las obras que se llevarán a cabo son las infraestructuras locales de carácter general como red de saneamiento, suministro eléctrico y gas, además de las obras de urbanización para la creación de viales, aceras, cruces o zonas verdes. Guissona aportará 5,13 millones de euros para estas actuaciones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0