Aragón

Endesa señala que regulación, mercado y medio ambiente imposibilitan que la Térmica opere más allá de junio de 2020

Zaragoza

El director territorial de Endesa en Aragón, Ignacio Montaner, ha manifestado que con las actuales circunstancias regulatorias, medioambientales y de mercado "es imposible realizar las inversiones para que la Central Térmica de Andorra continúe funcionando más allá del 30 de junio de 2020".

Según ha esgrimido ante la Comisión especial de estudio de las Cortes de Aragón para analizar la transición energética en la Comunidad y la continuidad de la Central Térmica de Andorra, "Europa ha decidido avanzar con paso firme hacia una economía descarbonizada", "competitiva y climáticamente limpia" y para eso ha establecido "ambiciosos objetivos de reducción de emisión de gases de efecto invernadero".

Montaner ha asegurado que la adaptación a la normativa obligaría a realizar en Andorra "inversiones cuya recuperación es imposible en las actuales condiciones regulatorias y de mercado". Además, ha recordado que la Unión Europea no ha autorizado fijar ayudas al carbón autóctono y a la inversión necesaria "para adecuar las centrales de carbón a los límites establecidos en la directiva de emisiones industriales".

También ha comentado que la reforma del mercado europeo de derechos de emisiones favorece la reducción de la participación de las tecnologías emisoras de CO2 en el mercado mayorista de electricidad, "reduciendo drásticamente la competitividad de las centrales del carbón".

Montaner ha señalado que la empresa considera que su posición es "consecuente" con el proceso de transición energética en el que se halla inmerso el sector eléctrico español.

Ha añadido que el funcionamiento de la central se halla afectado por la "fuerte penetración" de las energías renovables en el mercado nacional de generación, derivada de la entrada de 9.000 megavatio (MW) de energía renovable de las subastas realizadas en 2017 y que se pondrán en explotación durante el presente año.

Esta nueva generación renovable "es mucho más competitiva" que la de las centrales térmicas, lo que reducirá el denominado "hueco térmico", es decir, el margen disponible para que puedan funcionar las centrales de carbón y de gas.

Plan de futuro

Montener ha apuntado que Endesa ya ha presentado una propuesta de Plan de Futuro junto con la solicitud de cierre y ha trasladado al Ministerio para la Transición Ecológica su disposición a participar en la mesa que la ministra del ramo, Teresa Ribera, anunció en su reciente visita al Ayuntamiento de Andorra.

Además, ha sostenido que la empresa se halla abierta a incorporar a este Plan nuevas propuestas viables a través del diálogo con las instituciones estatales, regionales y municipales y no descarta comenzar a poner en práctica parte de las inversiones previstas en su Plan de Futuro en una fecha anterior al 30 de junio de 2020.

El director territorial de Endesa en Aragón ha manifestado, asimismo, que según sus previsiones actuales de explotación la Central Térmica de Andorra (Teruel) tiene capacidad para funcionar en régimen de normalidad hasta 30 de junio de 2020, fecha en la que se produciría la clausura de la instalación de acuerdo con la solicitud presentada por la compañía el pasado 19 de diciembre.

Ha explicado que ha realizado esta estimación teniendo en cuenta cuál ha sido la producción de la central durante los últimos ejercicios, la evolución prevista de la demanda en los próximos meses y la estimación del precio del mercado nacional de generación hasta junio de 2020.

Así pues, la Central Térmica de Andorra "funcionará con normalidad y de acuerdo con las condiciones del mercado hasta la fecha de clausura de la instalación" y seguirá necesitando para ello de los servicios que requiera la operación de la planta, tanto del personal propio, como del personal de empresas auxiliares.

Respetar el empleo

El director territorial de Endesa en Aragón ha recordado la intención de la empresa de respetar el empleo del cien por cien de los 153 trabajadores del Grupo, tanto hasta el 30 de junio de 2020, como después de que se produzca la clausura de la central.

Asimismo, ha dicho que se dará "prioridad" a la contratación de trabajadores de las actuales empresas auxiliares para el desarrollo de las actividades de cierre y desmantelamiento de la planta, que se prolongarán durante un periodo aproximado de entre cuatro y seis años.

Según ha desgranado, la previsión de Endesa es que se generarán alrededor de 130 empleos, "con puntas de hasta 200", para el desarrollo de las nuevas instalaciones solares que la empresa se plantea desarrollar en la zona en el marco del Plan de Futuro, para lo cual se ofrecerá a esos trabajadores la formación correspondiente en caso necesario.

En concreto, el Plan de Futuro presentado por la compañía incluye una inversión de 800 millones de euros para desarrollar instalaciones solares con una capacidad total de 1.000 megavatios (MW), equivalente a la potencia actual de la Central de Andorra, en los términos municipales de Andorra, Alcorisa, Alcañiz, Ariño, Calanda e Híjar.

La construcción de estas instalaciones generará, a razón de 200MW/año, 400 empleos anuales durante cinco años, "plazo suficiente para que se desarrollen en la zona otros proyectos empresariales complementarios", mientras que la operación y el mantenimiento de esas plantas proporcionarán 60 empleos de manera estable durante más de 25 años, ha apostillado Endesa.

Planes de creación de valor compartido

Montaner ha indicado que todos estos planes de construcción de energías renovables vendrán acompañados de sus correspondientes Planes CSV (Creación de Valor Compartido), que son diseñados junto con los agentes del entorno y su objetivo último es maximizar el impacto socio-económico que los proyectos tienen en la comunidad.

Como ejemplo, ha dicho que dentro de los planes CSV de los proyectos de construcción de los parques eólicos y solares de la empresa procedentes de las subastas de 2017 se han puesto en marcha dos tipos de cursos de formación práctica que van dirigidos a la población desempleada de la comunidad local, uno de montadores de paneles solares y otro para supervisores de parques eólicos.

El director territorial de Endesa en Aragón también ha contado que mantendrá próximamente una reunión con los regantes de la cuenca del Guadalope para estudiar "conjuntamente" los efectos que el cese de actividad de la central tendrá sobre este colectivo y analizar propuestas que se puedan proponer a las Administraciones para tratar de mitigarlos.

Inversiones adicionales en Aragón

Montaner ha relatado que Endesa ya tenía previsto realizar en Aragón una quincena de inversiones, puesto que dispone de autorizaciones para desarrollar proyectos eólicos en la Comunidad autónoma, que se adjudicó en la subasta de energías renovables organizada por el Gobierno en 2017.

En total, prevé desarrolla proyectos de parques eólicos con una potencia total de 513 MW y una inversión de unos 500 millones de euros en las provincias de Huesca y Zaragoza.

Montaner ha añadido que los proyectos solares y eólicos que se propone desarrollar en Aragón, tanto los propuestos para la zona de Andorra, como en el resto de la Comunidad, "suman más de 1.500 MW de nueva potencia y una inversión de unos 1.300 millones de euros".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0