Aragón

El PAR votará a favor de la reforma de Sucesiones tras pactar con el PSOE su entrada en vigor en 2018

El grupo del PAR en las Cortes de Aragón ha anunciado su voto a favor de la reforma del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en la Comunidad tras llegar a un acuerdo con el PSOE para que entre en vigor en 2018, introducir cambios en las reducciones aplicadas a empresas familiares y realizar la modificación sobre la liquidación de la fiducia sucesoria a través de la proposición de ley de este grupo.

La diputada del Partido Aragonés, Elena Allué, ha explicado en rueda de prensa que su grupo ha mantenido contactos con el Ejecutivo autonómico y el grupo del PSOE desde que se anunciara el acuerdo entre Ciudadanos y socialistas para reformar este impuesto, elevando la exención del impuesto de Sucesiones hasta los 500.000 euros, con independencia del patrimonio preexistente.

La parlamentaria ha aclarado que "en nuestro espíritu ha estado siempre tratar de conseguir los máximos beneficios para todos los aragoneses" y si bien no están de acuerdo "en los mínimos conseguidos" de la base exenta de tributación hasta los 500.000 euros, "no íbamos a impedir que ningún aragonés se beneficiara de la reforma".

Finalmente, el PAR votará a favor de la misma tras alcanzar tres acuerdos, uno de ellos relativo a su entrada en vigor en 2018 "y no en 2019, año electoral". Según ha detallado Allué, el PSOE aceptará una enmienda en la tramitación para que la reforma se aplique al mes y medio de la aprobación en las Cortes.

La parlamentaria ha indicado que "técnica e informáticamente es complejo aplicarla al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial de Aragón" y el personal de Hacienda "pedía un tiempo mínimo de tres meses", si bien "hemos pedido que fuera mes y medio".

Tramitación ordinaria

La diputada del PAR ha recordado que la reforma podría haber entrado en vigor antes del verano, si se hubiera tramitado de urgencia, pero esta posibilidad fue "bloqueada" por el PP y Podemos, de forma que la tramitación ordinaria "hace que nos vayamos a después del verano, perdiendo unos meses" que hará "que muchos aragoneses salgan perjudicados".

Allué ha comentado que el próximo 28 de junio el pleno de las Cortes de Aragón votará la toma en consideración del proyecto de ley. Tras este debate de totalidad, deberán tener lugar las audiencias legislativas, la presentación de enmiendas y la aprobación final, para estimar que esta podría tener lugar "a principios de septiembre, para que se empiece a aplicar en octubre".

No obstante, ha reconocido que dependerá "de la urgencia que tengamos todos de sacarla adelante; a nosotros nos corre mucha prisa" para "beneficiar cuanto antes a los aragoneses", pero para eso "julio va a tener que ser un mes muy intenso" y los portavoces de área de Hacienda "trabajar con ahínco", ya que, si bien es "un mes inhábil para plenos y comisiones, las ponencias se pueden reunir".

Fiducia

Elena Allué ha detallado que el segundo acuerdo es el relativo a la figura del derecho foral aragonés de la fiducia, por la que se puede delegar en otra persona, que suele ser el cónyuge vivo, el reparto de la herencia.

El PAR registró una proposición de ley en las Cortes, que ya ha sido tomada en consideración, para que no se liquide el impuesto de Sucesiones en caso de fiducia hasta que se haya producido ese reparto de la herencia. Actualmente, se hace una liquidación provisional a los futuros herederos.

El acuerdo entre PAR y PSOE supone que la modificación de la liquidación en caso de fiducia no se va a hacer a través del proyecto de ley del Gobierno de Aragón para reformar Sucesiones, "sino que se tramitará a través de la proposición de ley del PAR, de manera ordinaria, tal y como estaba previsto", ha apuntado Allué.

La diputada ha aclarado que la tramitación de esta proposición de ley "está más adelantada que la reforma de Sucesiones" e "irá mucho más rápido" puesto que "queda el trámite de audiencias legislativas y de enmiendas y el siguiente paso será la aprobación".

Por lo que respecta a las empresas familiares, Allué ha comentado que el proyecto de ley de reforma "reduce el beneficio actualmente vigente, no sé si por error" por lo que las empresas familiares "salían perjudicadas". El PAR ha pactado con el PSOE que en la reducción por la adquisición mortis causa de una empresa individual, negocio profesional o participaciones en entidades se eliminen las limitaciones a las empresas que cotizan en bolsa.

Además, en el caso de las participaciones en entidades, se aminora del 20 al 10 por ciento el porcentaje de control que debe tener la familia, ha glosado la parlamentaria.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin