Aragón

Silvia Lacruz: "Saber comunicar con eficacia tiene una clara ventaja competitiva para las empresas"

Silvia Lacruz, directora de la Escuela Comunicando

La comunicación se ha convertido en una herramienta fundamental para poner en valor los productos y los servicios de las empresas, pero también para conseguir mejores resultados y avanzar en la carrera profesional. En la Escuela Comunicando, especializada en habilidades comunicativas, se trabaja la comunicación en sus 360 grados para conseguir los mejores resultados. Silvia Lacruz, su directora y la primera coach en Aragón certificada por ICF (International Coach Federation) a nivel PCC, comenta a elEconomista.es las ventajas y beneficios de la comunicación y cómo se puede conseguir mejorar a través de diferentes técnicas como el coaching, inteligencia emocional, teatro o programación neurolingüística, entre otras.

¿Cómo nace la idea de Escuela Comunicando?

La Escuela Comunicando nació en Zaragoza con la idea de acercar nuestros cursos a todas aquellas personas que quieran formarse en materias relacionadas con la comunicación y no tengan ocasión de hacerlo en sus empresas. Son muchos los autónomos, emprendedores o profesionales liberales que quieren presentar sus productos, servicios o proyectos ante clientes, inversores... y no saben cómo hacerlo. Necesitan a alguien que les oriente y les ayude a desarrollar sus habilidades comunicativas: desde hablar en público hasta otro tipo de habilidades sociales.

Por otro lado, las empresas, en ocasiones, quieren formar a una o dos personas y no hacer un grupo completo. Les viene muy bien la escuela para poder formar al número exacto de trabajadores que necesitan, al tener la ocasión de inscribirlos en grupos en los que participan alumnos procedentes de diferentes organizaciones.

¿Qué tipo de formación se imparte en la Escuela Comunicando?

Nuestros cursos tienen que ver con el desarrollo de lo que suele llamarse habilidades "soft": comunicación interpersonal, hablar en público, inteligencia emocional, coaching, liderazgo... El lado más humano del día a día profesional, en definitiva.

En la escuela se desarrollan las habilidades trabajando con los 360 grados de la comunicación. ¿En qué consiste?

Trabajando todos los elementos que intervienen: el lenguaje no verbal, la voz, el contenido y la mente. Es importante entrenar todos los aspectos: preparar lo que quieres decir y organizar bien el contenido, saber cómo colocarte, qué hacer con las manos, utilizar la voz de forma eficaz y, por supuesto, comunicar con seguridad y soltura. Para ello, los alumnos de la Escuela entrenan sus habilidades comunicativas de la mano de un equipo multidisciplinar de profesores con dilatada experiencia en cada uno de esos campos.

¿Existe cada vez más demanda de este tipo de cursos?

Hasta ahora no había mucha cultura de la comunicación, puesto que nuestro sistema educativo no lo ha propiciado mucho. Pero estamos en un momento en el que hay muchos más profesionales bien preparados académicamente que puestos de trabajo y muchos emprendedores con buenos productos o servicios en un momento en el que seguimos sin consumir con mucha alegría... Así que el que sabe comunicar con eficacia tiene una clara ventaja competitiva frente al resto. Lo mismo ocurre con las grandes empresas. Cada vez necesitan más profesionales capaces de hacer llegar al mercado sus mensajes causando un determinado impacto y esto hay que saberlo hacer.

¿Son cada vez más conscientes los empresarios, emprendedores y profesionales de esta importancia de saber comunicar?

En mi opinión, el porcentaje es cada vez más alto, aunque todavía queda camino por recorrer en este sentido.

En general, ¿cuáles son las principales carencias que tienen las personas a la hora de comunicar?

Desde la perspectiva desde la que yo lo veo, como coach, creo que en general lo que falta es más concentración en lo que están haciendo. Es decir: en lugar de pensar en cómo están quedando, qué impresión están dando..., muchas personas tienen que aprender a pensar en sus interlocutores y en el para qué de su comunicación, centrándose en lo que dicen y no en cómo se sienten o en el "qué dirán".

Las técnicas se aprenden más o menos rápido, pero para conseguir lo que llamamos "mente en calma" hace falta un poco más de tiempo y profesionales que sepan acompañar al alumno en el desarrollo de su autocreencia y su escucha, que son dos cualidades en mi opinión esenciales en todo buen comunicador. Concentración, empatía y emoción, son los aspectos que creo que hay que trabajar más en líneas generales. Precisamente, son los aspectos que caracterizan a un comunicador excelente.

Una de las herramientas que se utiliza en la Escuela es el coaching. ¿Cómo se aplica en el campo de la comunicación?

El coaching está presente en la Escuela de forma permanente. Yo soy coach certificada y aplico el coaching en todo lo que hago, ya que es una herramienta muy potente que ayuda a conseguir resultados extraordinarios. Todos nuestros cursos están diseñados mediante técnicas de coaching y enfocados a que los participantes alcancen los objetivos que se proponen al comenzar la formación. Aplicamos técnicas de coaching a la hora de relacionarnos con los alumnos, proporcionarles feedback...

Además, en la escuela también se trabaja con la programación neurolingüística, ¿qué ventajas aporta?

Son muchas las ventajas que aporta al alumno a la hora de trabajar y tomar conciencia de su lenguaje verbal y no verbal, pero sobre todo para aprender a ponerse objetivos y no límites. Escuchamos con mucha frecuencia frases del tipo "los límites te los pones tú mismo". En nuestros cursos trabajamos para que los alumnos interioricen este concepto y no se quede únicamente en una frase bonita. También les enseñamos a utilizar el lenguaje de forma eficaz, no solo a la hora de escribir sus discursos, sino para hablarse a sí mismos.

En los últimos años, se habla mucho de la inteligencia emocional. ¿Qué habilidades se consiguen mejorar de cara a la comunicación?

Muchísimas. La inteligencia emocional tiene, digamos, dos vertientes: la relación que tenemos con nosotros mismos y la que tenemos con los demás. Aprender, por un lado, a creer en ti mismo y a conocer la relación entre tus pensamientos, sentimientos, decisiones, acciones y resultados es crucial a la hora de afrontar cualquier reto.

Y, por supuesto, defender nuestras ideas, gustos u opiniones cuidando las relaciones con los demás. Saber generar confianza en los otros para que nos contraten o compren nuestros productos, por ejemplo, también es inteligencia emocional. No basta con trabajar muy bien o tener un buen producto o servicio: es imprescindible saber comunicarlo, hacerlo llegar al entorno.

En la escuela también se imparten técnicas de teatro, ¿qué papel juegan en la comunicación? ¿Hay conciencia de su importancia como sucede en otros países como Estados Unidos?

Creo que todavía no hay toda la conciencia que debería. En ese sentido, estamos todavía muy por detrás de los Estados Unidos, donde es habitual actuar, debatir y comunicar desde la infancia. Por eso nos pareció interesante introducir clases de técnica teatral en el curso para que los alumnos aprendan a conocer el espacio escénico, a moverse en él y bajen su listón del ridículo, entre otros aspectos. En estas clases hacemos una serie de ejercicios que hacen que el alumno amplíe sus recursos a la hora de comunicar.

¿Qué importancia tiene el storytelling en la comunicación? ¿Cómo se puede utilizar o trabajar para mejorar el discurso?

Algunas personas piensan que hablar solo de cifras o datos otorga más seriedad a las exposiciones. Sin embargo, la seriedad no está reñida con el entretenimiento: ¡cuidado con confundir serio con aburrido! Si hablamos solo de datos, nuestros interlocutores se aburren, por eso hay que incluir la emoción contando historias, anécdotas, metáforas, ejemplos... Está demostrado que el público atiende mucho más cuando contamos una historia. Y esto también se puede aprender y entrenar.

¿Qué papel juega la voz en la comunicación? ¿Cuándo es necesario educarla para sacarle el mayor partido?

Según Mehrabian, la voz tiene nada menos que el 38% de peso en la comunicación. El volumen, la velocidad, el timbre y la entonación pueden dar mayor o menor credibilidad y mayor o menor sensación de profesionalidad a lo que decimos según cómo los utilicemos. En nuestro equipo contamos con profesionales del doblaje, la locución y especialistas en voz que, con unos ejercicios sencillos, enseñan al alumno a sacar mayor partido a su lenguaje paraverbal.

¿Es mejor aprender todas estas habilidades de niño o pueden trabajarse igualmente en la edad adulta?

Está claro que de niños aprendemos con más facilidad y no tenemos tanto que "desaprender" como en la edad adulta. Pero no olvidemos que las habilidades sociales o la oratoria no son un don con el que se nace, sino habilidades que se entrenan y todo el mundo puede hacerlo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0