Aragón

Car Angel instalará 3.000 cajas negras en la flota de una empresa de mercancías peligrosas

La empresa zaragozana, especializada en el desarrollo de las cajas negras para vehículos, ha ultimado un acuerdo con una compañía de mercancías peligrosas por el que instalará 3.000 unidades en su flota en España y Europa.

Car Angel ha ultimado un acuerdo con una empresa de mercancías peligrosas para instalar sus cajas negras en su flota para España y Europa, lo que supondrá que la empresa zaragozana implantará un total de 3.000 unidades, según ha explicado Ignacio Grilló, director de Car Angel a elEconomista.es

Este pedido es uno de los de mayor volumen que la empresa zaragozana ha cerrado y cuya actividad se está impulsando recientemente tras recibir el certificado de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) para que sus cajas negras puedan grabar en la vía pública sin invadir la privacidad de otros conductores o peatones. Una autorización con la que sus cajas negras para vehículos son las únicas que se ajustan a las exigencias de la LOPD.

Esta autorización permitirá acelerar el crecimiento de Car Angel, que sigue avanzando en el desarrollo de sus cajas negras con las que se ayuda a reducir la siniestralidad "porque al haber un vídeo se modifica la forma de conducir".

Además, la empresa ha incorporado nuevas funcionalidades a sus cajas negras para ayudar a la conducción a través de un sistema de alertas que se reciben cuando el conductor tiene algún despiste. "Se trata de avisar con antelación para evitar el accidente".

Y es que cada año en Europa se producen alrededor de 1,3 millones de accidentes corporales que causan más de 40.000 muertes y alrededor de 1,7 millones de heridos, lo que tiene un coste de unos 160.000 millones de euros, es decir, el 2% del PNB de la Unión Europea. En el caso de España, la mayoría de los accidentes mortales son in itinere o trabajando.

En la actualidad, Car Angel comercializa las cajas negras para vehículos BBX1 PRO y BBX2, que permiten grabar lo que sucede en el interior del vehículo y monitorear el comportamiento del conductor, entre otras funciones, aparte de ofrecer servicios de valor añadido asociados a sus dispositivos.

Una combinación con la que se facilita que las empresas puedan identificar riesgos hasta ahora ocultos y poder abordarlos mediante formación e introduciendo cambios positivos en los hábitos de los conductores.

Además, las ventajas de estas herramientas van más allá de la seguridad, puesto que las empresas también pueden ahorrar en combustibles y mejorar sus operaciones, así como implementar planes de movilidad más eficaces.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado