Aragón

ASAJA pide ayudas directas y cambios en los seguros agrarios ante una afección en los cultivos de más de 150 millones por las heladas

  • Aragón y Cataluña se unen para pedir medidas
  • Abogan por cambios en los seguros agrarios
  • Consideran que este año no debería aplicarse la franquicia del 30%
Diferentes responsables de Asaja, entre ellos, el presidente nacional, Pedro Barato, informan sobre los daños producidos por las últimas heladas en frutales y almendro.
Zaragoza

El presidente de ASAJA, Pedro Barato, ha reclamado a las administraciones la puesta en marcha de medidas efectivas para que los productores puedan hacer frente a las consecuencias de las heladas que, en algunos casos, han afectado a más del 75% de los cultivos en las zonas de Aragón, Cataluña, La Rioja y Navarra. Otras organizaciones y productores aragoneses también se suman a la demanda de ayudas, mientras se muestra a su vez el rechazo a la propuesta de rechazo de ayudas a los afectados por la guerra de Rusia y Ucrania.

Son medidas que se reclaman ante unas pérdidas que se cifran en 150 millones de euros en España, según las primeras estimaciones de Agroseguro, aunque la cifra se presume mayor, puesto que hay producciones, como por ejemplo las del almendro, sin asegurar.

En concreto, las heladas ocurridas entre los pasados días 2 y 5 de abril han generado daños en el 75 por ciento de la producción de almendra y fruta en la provincia de Huesca, en la misma proporción en algunas zonas de Teruel y del 65 por ciento en la provincia de Zaragoza, según ha indicado el presidente de Asaja, Pedro Barato, en rueda de prensa en la capital aragonesa, quien ha estado acompañado del secretario general de Asaja Aragón, Ángel Samper; el presidente de Asaja Lleida, Pere Roqué; el presidente de Asaja en La Rioja, Eduardo Pérez; y el presidente de la Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra (UAGN), Félix Bariáin.

Barato ha detallado que la "peor parte" en las provincias de Huesca y Zaragoza ha sido para el almendro porque la floración estaba muy avanzada. Además, solo unas 4.000 hectáreas de las cerca de 80.000 que se cultivan en Aragón de este fruto seco están aseguradas. En fruta dulce, las hectáreas aseguradas son unas 30.000 en esta comunidad autónoma.

El responsable nacional de Asaja ha precisado que en la provincia oscense toda la superficie de frutales está afectada en mayor o menor proporción, siendo las zonas con más daños las de La Litera, Cinca Medio y Bajo Cinca y los cultivos albaricoque, melocotón, paraguayo y nectarina.

En Zaragoza, las zonas más perjudicadas han sido La Almunia y Calatayud, tanto en fruta de hueso, como de pepita. La superficie total afectada representa el 65 por ciento del total, mientras que en Teruel, si bien inicialmente se estimaron daños del 55 por ciento, esa cifra alcanza el 75 en algunas comarcas.

Barato ha aportado datos de otras comunidades del valle del Ebro, como Cataluña, con la provincia de Lérida como la más perjudicada, con más del 65 por ciento de las parcelas productoras de fruta dulce y almendro dañadas, mientras que en algunas zonas y cultivos esa cifra se eleva al cien por cien.

El presidente de Asaja Lleida, Pere Roqué, ha calculado en 600 millones de euros las pérdidas en Cataluña por las heladas, una cuantía "hacia la que nos vamos" también en Aragón, según el secretario general de Asaja en esta comunidad autónoma, Ángel Samper.

Ayudas directas

El presidente nacional de Asaja ha reclamado ayudas directas a los agricultores, "las ponga quien las ponga", si bien, a su entender, han de ser tanto los Gobiernos autonómicos, que hasta ahora "se están yendo de rositas", como el Ejecutivo central.

Igualmente, ha estimado que hay que mejorar el sistema de seguros en España, para que sea "más transparente y accesible", además de criticar que este año la franquicia sea del 30 por ciento, lo que ha conmiserado que es "una aberración". También se ha mostrado contrario a que se penalicen tanto los siniestros y ha rechazado que se suban las primas, se modifiquen las tablas de bonificaciones, haya "recargos" y "recorte de coberturas".

Todo esto hace que muchos agricultores dejen de asegurarse, ha advertido, para pedir estudiar la figura del mediador y "reforzar" las competencias de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (Enesa), que debe "velar porque estas cosas no se hagan" ya que "no puede ser que Agroseguro esté haciendo los estudios y proponiendo qué modificar", "no podemos poner a la zorra a cuidar las gallinas", ha sintetizado Barato.

Además, ha añadido que Enesa "debe corregir" cuestiones relativas al aseguramiento de zonas y superficie. Como ejemplo, ha citado el caso de Aragón, donde se ha planteado por escrito a Agroseguro "asegurar más" el cultivo de almendro ante la previsión de una mayor producción, pero éste ha respondido que no.

Obligatoriedad

Barato ha considerado que este año, dada la situación, la franquicia no debería aplicarse. También ha abogado por hacer obligatorio el seguro, al menos en las producciones acogidas a las ayudas de la Política Agraria Común (PAC) y así "incrementar la caja" y, "a lo mejor, tendríamos algo más para cubrir", pero "no se quiere hacer, no sé por qué".

Por otra parte, ha evidenciado la necesidad de incrementar la aportación pública puesto que si en 2008 la subvención de Enesa fue de 331 millones, en 2021 es de 260, cuando la producción asegurada en ambos casos es prácticamente la misma, unos 40 millones de toneladas y el capital asegurado ha pasado de los 11,7 a los 15,5 millones. "Tanto el ministerio, como las comunidades autónomas deben complementar estas ayudas", ha observado.

Barato ha estimado que ante el cambio climático y otras circunstancias "nos tenemos que adecuar a los tiempos" y habría que contemplar un seguro de grandes catástrofes, como ha considerado que se puede calificar lo ocurrido en el valle del Ebro con las heladas de este mes.

Por su parte, el secretario general de Asaja Aragón, Ángel Samper, ha comentado que desde el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno regional el consejero Joaquín Olona les ha transmitido "que el tiro lo tienen centrado en la ganadería, no en la fruta".

Al respecto, Barato ha aclarado que puesto que el Ministerio de Agricultura ha asumido todas las ayudas a la ganadería, la cantidad que iban a destinar las comunidades autónomas la pueden dirigir a otras cuestiones, como a ayudas por las heladas, además de que el segundo pilar de la PAC --políticas de desarrollo rural-- se puede trasvasar al primero --ayudas directas--, ha aclarado.

Consenso para pedir soluciones

En el día de hoy, también representantes de las comarcas de Lérida, Zaragoza y Huesca afectadas por las heladas de la semana pasada se han reunido en la Comarca del Bajo Cinca. Un encuentro en el que han acordado reclamaciones conjuntas, que serán trasladadas a los departamentos provinciales y gobiernos autonómicos para hacer frente a las pérdidas que las heladas han provocado en explotaciones agrícolas.

En la reunión se ha constatado que las heladas de los 2, 3, 4 y 5 de abril han causado pérdidas que derivan desde el 80% al 100%, en cultivos como el melocotón, la nectarina, el albaricoque, el almendro, y en menor cantidad, el nogal, el manzano y el peral.

Estos daños ocasionados a la producción de la fruta, arrastran tras de sí una problemática mucho más amplia, ya que de estas explotaciones agrarias subsisten otras empresas auxiliares, como pueden ser fabricantes de cajas, embalajes o productos fitosanitarios, entre otros, que dependen de la campaña frutícola para su subsistencia. Los asistentes a la reunión han mostrado su preocupación por la afectación directa que esta problemática tiene sobre la población, y la despoblación en concreto, ya que "sin una economía fuerte que apoye al sector de la fruta en momentos duros, será difícil retener a los habitantes de las pequeñas zonas rurales".

Además, se ha recordado que este es el segundo año consecutivo en el que se produce este fenómeno, ya que en el pasado 2021 también hubo una gran helada que afectó a agricultores de territorios aragoneses y catalanes del mismo modo. Es por ello, que frente a esta tesitura común, desde los territorios afectados se ha decidido llegar a la Generalitat de Catalunya y al Gobierno de Aragón, respectivamente, para concienciar sobre la realidad del territorio.

También se ha puesto de manifiesto la falta de unos seguros agrarios realistas y adaptados a las explotaciones, que son poco atractivos para los agricultores y que no incentivan que estos sean contratados.

En la reunión otro de los temas debatidos ha sido la imposibilidad de solicitar más créditos por parte de los agricultores, que están ya ahogados con los ya existentes. Desde las entidades representadas, calculan que puede haber unas pérdidas de más de 400 millones de euros vinculadas a la fruta dulce en la provincia de Lérida y unas pérdidas de 300 millones de euros vinculadas a frutales y almendros en Aragón.

Por ambas partes, tanto la catalana como la aragonesa, han acordado un intercambio de información de los informes y estudios de las afectaciones, tanto los de este 2022 como los del 2021, para redactar un acuerdo común beneficioso para el territorio, puesto que se entiende que en este aspecto, las fronteras no existen.

En este sentido, han acordado llevarlo de forma unánime y conjunta al departamento de agricultura, ganadería y medio ambiente y departamento de economía, planificación y empleo del Gobierno de Aragón y al departamento de acción climática, alimentación y agenda rural y la consejería de economía y hacienda de la Generalitat de Catalunya, respectivamente.

Al finalizar la reunión se han acordado varios puntos entre los que se encuentran la posibilidad de realizar ERTEs para mantener a los trabajadores, solicitud de ayudas directas, mejoras en los seguros, revisión del 30% de la franquicia del seguro y y reivindicaciones sobre PAC para que no sea discriminada en este tipo de ayuda.

En esta reunión han participado el presidente de la Comarca del Bajo/Baix Cinca, Marco Ibarz; la vicepresidenta de la Comarca del Bajo/Baix Cinca, Débora Bravo; el presidente de la Comarca del Cinca Medio, José Ángel Solans; el presidente de la Comarca de la Litera, Josep Antón Chauvell; Maria Pilar Mustieles, alcadesa de Caspe y diputada en la diputación provincial de Zaragoza; el presidente del Consell Comarcal del Segrià, David Massot; el presidente del Consell Comarcal del Pla d'Urgell, Rafael Panadés; el vicepresidente del Consell Comarcal de les Garrigues, Olegari Alberich; el alcalde de La Granja d'Escarp, Manel Solé, y el alcalde de Almudafar, Óscar Moret.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin