Aragón

La estadounidense Raven SR invertirá 30 millones en instalar en Aragón su primera planta europea de transformación de residuos en hidrógeno

  • La compañía mantiene conversaciones avanzadas con aerolíneas interesadas en combustible sostenible
  • Su tecnología permite reducir emisiones y generar más hidrógeno verde por tonelada de residuos que otros sistemas de la competencia
  • Aragón puede convertirse en la base de operaciones de la compañía en Europa
Imagen de archivo de Matt Murdock, CEO de Raven SR.
Zaragoza

La compañía de combustibles renovables ha dado ya los primeros pasos para poner en marcha estas instalaciones con la constitución de Raven SR Iberia SL, una subsidiaria de propiedad total, en Zaragoza.

Esta es una de las primeras acciones de Raven SR, con sede en Wyoming, dentro de su plan de expansión para desarrollar proyectos de combustibles renovables en España, así como en mercados adicionales de la Unión Europea y Reino Unido.

Una implantación en el continente europeo que tiene por fin satisfacer la creciente demanda mundial de fuentes de combustibles renovables y escalables, en concreto hidrógeno renovable, que contribuyan a alcanzar los objetivos de cero emisiones netas en los sectores industriales, de generación de energía y de transporte. De hecho, la Unión Europea apoya activamente el uso del hidrógeno como fuente de energía renovable para cumplir los objetivos de descarbonización y lograr la neutralidad de carbono para 2050, inciden desde la empresa.

En este plan de expansión, la comunidad aragonesa y, en concreto Zaragoza, es uno de los principales focos que contempla la compañía, que ya ha constituido su subsidiaria en la capital zaragozana. En concreto, la empresa de combustibles renovables tiene previsto desarrollar en Aragón la primera planta industrial de transformación de residuos de hidrógeno de toda Europa. Unas instalaciones que conllevarán una inversión de más de 30 millones de euros.

Raven SR está participando en la actualidad en el Consorcio Europeo vinculado a la Acción Piloto Hy2Market, que se presentó el pasado 22 de febrero al programa I3 de inversión interregional en innovación de la Comisión Europea. Este proyecto fue elegido el pasado diciembre por el S3 European HYdrogen Valleys Partnership como mejor iniciativa vinculada al hidrógeno tanto por la tecnología desarrollada como por las posibilidades de implantación en la Unión Europea.

Raven SR centra su actividad en la transformación de biomasa, desechos sólidos municipales mixtos, biosólidos, aguas residuales, desechos médicos y gas natural o biogás en combustibles renovables.

Con su tecnología patentada, produce un gas de síntesis rico en hidrógeno, independientemente de la materia utilizada. Con el uso de sistemas modulares y la producción de bajas emisiones al aire, sus sistemas se pueden ubicar más cerca de los clientes y de la materia prima, creando combustible local a partir de desechos locales para la movilidad local.

La tecnología de Raven SR reduce las emisiones a la vez que produce más hidrógeno verde por tonelada de residuos en comparación con los procesos empleados por la competencia. Además, comprende el único proceso de producción de residuos al aire libre de combustión a nivel mundial.

El proceso está basado en pirólisis sin combustión y permite transformar los residuos en gas sintético e hidrógeno. Igualmente, se posibilita la producción de otros productos de energía renovable entre los que se encuentran combustibles líquidos sintéticos, aditivos y solventes como acetona, butanol y nafta, así como electricidad a través de microturbinas.

Las unidades modulares y escalables de la compañía abren a su vez las puertas a producir combustible de aviación sostenible, que cada vez se está utilizando más para la descarbonización de la industria de la aviación a nivel mundial. Precisamente, en esta línea, la compañía está manteniendo conversaciones -se encuentran en estado avanzado-, con varias aerolíneas en Europa interesadas en este tipo de combustibles.

Desde la compañía, el CEO de Raven SR, Matt Murdock, manifestó recientemente a raíz de este plan de expansión que la empresa puede ayudar a ofrecer "soluciones prácticas para mitigar la crisis climática con energía renovable avanzada".

Filial aragonesa

Los planes de la empresa han sido trasladados al Ejecutivo aragonés por Matt Murdock, CEO de Raven SR, en el transcurso de una reunión mantenida con el vicepresidente y consejero de Industria, Arturo Aliaga, quien ha confirmado que están trabajando desde hace varios meses para que la compañía se instale en Aragón y esta comunidad sea la base para su expansión.

Aliaga también ha manifestado que la planta de Raven SR en la comunidad aragonesa será igualmente importante en términos de generación de riqueza y empleo. Por su parte, desde la compañía apuntan que contribuirán a impulsar la posición del Gobierno de Aragón como líder tecnológico en la producción y uso generalizado del hidrógeno como fuente de energía renovable.

La filial española de Raven SR estará inicialmente dirigida por Carmen Font, consultora de negocio de la compañía en Europa, y que cuenta con una amplia trayectoria profesional dentro de la que destaca la presidencia de varios grupos de trabajo dentro de la Asociación Europea de Valles de Hidrógeno, que está formada por 56 regiones europeas para llevar el hidrógeno al mercado.

comentariosicon-menu1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Google+
Canal de prueba
A Favor
En Contra

Es indignante que se hable y defienda tanto lo de "la educación" y que los ingenieros españoles no tengamos apoyo para crecer aquí. Ésto es algo que ya lo tenemos desarrollado aquí, con ingenieros de aquí, y aunque lo diga un estadounidense, el sistema español es mucho mejor y tiene ya más de 10 años que se propuso al gobierno. ¿Es que si lo presenta un tal José Fernández no vale y si lo presenta un Joe Murdock si?

En España tenemos patentes mundiales de sistemas de reciclaje que superan con creces a lo que hay en EE.UU. y en el resto del mundo. Pero están en cajones guardados porque los responsables políticos prefieren proyectos de fuera. ¿Para eso invertir en educación? ¿Para tener ingenería parada, ingenieros trabajando de camareros, de repartidores, o de administrativos en una oficina pública para tener un sueldo fijo? Es indignante, es un destrozo social inmenso, en vez de crear futuro para el país, están vendiendo el nuestro para dárselo a otros.

Si fuera mejor proyecto, perfecto, adelante, sin duda, pero NO LO ES.

La ingenería española es puntera en este tema y en varios otros.

Puntuación 0
#1