Aragón

Empresas y Cruz Roja se alían para generar oportunidades de empleo

Zaragoza

Cruz Roja Aragón y las empresas colaboradoras de su plan de empleo contribuyen a ayudar a las personas, con dificultades de inserción en el mercado laboral, a obtener un trabajo y así poder tejer nuevas oportunidades de vida.

La entidad cuenta desde 2013 con el mencionado plan de empleo, que ofrece un itinerario formativo personalizado, que incluye capacitación, prácticas no laborales e inserción. Si en el primer año se atendió a unas 150 personas, en el periodo 2020 y 2021 lo ha hecho a más 6.000, de las que 3.954 han encontrado un puesto de trabajo, lo que supone un índice de inserción laboral del 64 por ciento.

No obstante, el responsable del Plan de Empleo en Aragón de Cruz Roja, Luis Royo, ha opinado que lo importante, más que las cifras, son las personas y la acción conjunta entre los diferentes actores, como empresas, entidades que dan la formación, los propios beneficiarios y su organización.

En ella, se da una atención integral a las personas y, entre otras ayudas, se les ofrece, si es necesario, participar en este plan. "Solo con el empleo las personas pueden integrarse en la sociedad, son autónomos, independientes; es la única salida digna a la exclusión laboral", ha esgrimido Royo.

Además, ha puesto énfasis en la importancia de romper barreras, "como el origen, el sexo o la edad, que no se tienen que tener en cuenta para la inserción laboral de las personas".

Según ha dicho, los empleadores han de buscar competencias y que las personas se adapten a las necesidades del mercado y el hecho de ser mujer, joven o venir de otro país "no tiene que influir en esa decisión".

Confianza de las empresas

Royo ha estimado que el éxito del plan es que las empresas ven en esta entidad "a un actor que colabora con ellos" ya que se les proporciona a personas formadas, y, al mismo tiempo, tienen la ocasión de ejercer la acción social y favorecer la inserción.

En este sentido, el responsable de Recursos Humanos de Carrefour en Zaragoza, Alberto Sanz, ha subrayado que este programa "es una herramienta muy buena porque ayuda a las personas y nos ayuda a nosotros".

Ha explicado que, por un lado, en su compañía, acogen a alumnos de prácticas en las áreas de logística y comercio, pero también contratan directamente a otros perfiles muy específicos que cuesta encontrar en el mercado y tienen una alta empleabilidad, como los relacionados con el producto tradicional fresco, como carnicería o pescadería.

Son profesiones para las que apenas hay formación, si bien Cruz Roja, gracias a la colaboración de MercaZaragoza, cuenta con un buen curso y, después, facilita a empresas como a Carrefour a personas especializadas, donde les dan una primera inserción, y "continúan la formación porque son oficios que requiere mucha práctica", ha afirmado Sanz.

"El objetivo que nosotros tenemos es que estas personas, además de enriquecerse en el puesto, luego puedan formar parte nuestra plantilla", ha enfatizado el responsable de Recursos Humanos de Carrefour en Zaragoza.

Asimismo, ha contado que muchos de los participantes en este tipo de programas "vienen con bastantes ganas de hacer las cosas bien" y se aprecia en ellos "una mejora muy rápida".

Ha animado a otras empresas a que participen "porque es muy enriquecedor" y, además de apoyar a personas "que necesitan nuestra ayuda, nos llegan perfiles que son muy buenos en muchos casos y que, al final, son insertados laboralmente con éxito".

Buscar ayuda

Éste es el caso de Maryorie Delgado, una venezolana de 37 años que llegó a España en febrero de 2020, con su marido y su hija pequeña, a pocas semanas de propagarse la pandemia del coronavirus. Dada la situación, ha contado, "comenzamos a buscar instituciones que nos pudieran ayudar" y así contactó con Cruz Roja, donde, entre otras cosas, le ofrecieron la posibilidad de hacer un curso online sobre limpieza.

Gracias a él comenzó a trabajar al poco tiempo y desde noviembre de 2020 tiene un contrato indefinido en el servicio de limpieza del Hospital Clínico de Zaragoza.

Maryorie Delgado ha considerado una "gran oportunidad" la que le ofreció Cruz Roja, que, además, le ha hecho un "seguimiento" y le ha ayudado "en todos los sentidos". "Si trabajas con amor y bien, el trabajo dignifica", ha opinado.

Asimismo, ha comentado que el proceso de emigrar y dejar prácticamente todo atrás "es difícil" y "tener una estabilidad económica, un sueldo que te permita pagar los gastos básicos, te da mucha tranquilidad".

Proceso de mejora

Por su parte, Manuel, de 47 años, llegó a Zaragoza desde Bilbao con su pareja y contactó con Cruz Roja a través de la Unidad de Emergencia Social, encargada de atender a personas sin techo --él llevaba tres meses viviendo en la calle--. Se trasladó al albergue municipal y recibió ayuda de la entidad.

Entre otras cosas, se integró en el plan de empleo, que le permitió recibir formación y diferentes habilidades. Asimismo, gracias a los acuerdos con empresas, logró un trabajo en el Parque de Atracciones. Ahora vive en un piso y ha podido rehacer su vida.

Según ha contado, aprendió a hacer un currículum, a enviarlo a través del correo electrónico, "no sabía usarlo antes", ha reconocido. También adquirió otras habilidades y comprendió que aunque su objetivo inicial era "tener trabajo ya, cuando antes", haber dedicado un tiempo a la formación le ha abierto nuevas posibilidades.

"Cuanta más tengas, mejor", ha remarcado. Asimismo, ha destacado el seguimiento que ha recibido por parte de Cruz Roja, que le ha ayudado a comprender cómo seguir un proceso formativo y mejorar sus competencias le ha posibilitado lograr un trabajo.

Destinatarios

El responsable del Plan de Empleo en Aragón de Cruz Roja, Luis Royo, ha precisado que está dirigido a cualquier tipo de persona que esté en paro y tenga dificultades para acceder al mercado laboral. Se elabora con ella un itinerario de inserción personalizado, dando una especialización en un puesto concreto "en sectores que tienen recorrido e inserción".

En algunos casos, los itinerarios son más largos y en otros más cortos, en función de sus necesidades. "Hay quien solo necesita una activación y una motivación para el empleo, por lo que con dos talleres y la mejora de su currículum tiene suficiente" y otros requiere de formación en cuanto a idioma, higiene personal y actitud, como la puntualidad.

"Cada orientador trabaja de forma individualizada, hasta que todos llegan a una misma línea, que es la capacitación, las prácticas y la inserción".

Royo ha manifestado que para esta formación "echamos mano de las empresas, que colaboran no solo en la inserción, sino en las prácticas no laborales", así como a través de cursos, charlas de orientación y sensibilización para el empleo. "Vienen y explican cómo es su sector y qué buscan en una entrevista de trabajo", ha dicho.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin