Aragón

anda CONMiGO llevará sus terapias infantiles a toda España con 40 centros especializados

  • La empresa tiene ya abiertos 12 centros y se ha marcado el objetivo de alcanzar las 40 franquicias en el territorio nacional en 2022.
  • La franquicia nació a raíz de la experiencia personal del CEO que tuvo un hijo prematuro y con una pequeña parálisis cerebral que necesitaba terapia
Instalaciones de uno de los centros de anda CONMiGO.
Zaragoza

Logopedas, psicopedagogos, fisioterapeutas o psicólogos son algunos de los profesionales que los niños pueden necesitar a lo largo de su vida para su correcto desarrollo. Son servicios que, habitualmente, no suelen estar integrados ni concentrados en ningún sitio y que, además, no siempre son accesibles a través de servicios públicos cuando el niño supera los seis años de edad. Con el fin de evitar esta situación y de seguir favoreciendo su desarrollo desde los cero a los 14 años de edad, nació anda CONMiGO. La empresa, abrió su primer centro de terapias infantiles en Madrid en el año 2016, y ahora está impulsando su expansión por toda España a través de las franquicias.

"El plan de expansión contempla acabar este año con 14 centros en España", explica Javier Bergón, fundador y CEO de anda CONMiGO. La empresa cuenta ya con 12 centros repartidos por diferentes localidades como Zaragoza, que ha abierto sus puertas recientemente, así como Alcalá de Henares, Vélez-Málaga, Mijas, Valdemoro, Murcia o Alicante, entre otros. Ahora el objetivo es seguir ampliando su presencia en todo el territorio nacional con el fin de alcanzar los 40 centros en España en el próximo año.

Las principales áreas geográficas en las que se contemplan aperturas son la zona sur de España y comunidades como la valenciana, aunque el objetivo también está puesto en Madrid, ciudad en la que, a pesar de contar con centros, la enseña puede seguir creciendo. Igualmente, la expansión comprenderá la comunidad de Castilla y León, especialmente, capitales como León y Burgos, así como Cataluña con Tarragona como punto clave.

La mayor presencia de la firma se ha impulsando recientemente, tras el parón por la covid-19, ante la "demanda de los papás y mamás que nos llamaban para ver si había algún centro cerca de su vivienda. Viendo esta necesidad, decidimos dar el salto y prepararnos para la expansión por franquicia. Es un modelo que hace falta para llegar a la mayor población posible". De hecho, la enseña anda CONMiGO, que cuenta con la ISO 9001 para la gestión terapéutica de los centros, no es una franquicia al uso. "No buscamos rentabilidades altas, sino llegar a la sociedad" para prestar los servicios que necesitan los niños para su correcto desarrollo, además de apoyar a las familias en este proceso.

Los centros anda CONMiGO se caracterizan por concentrar en un único centro las terapias infantiles y profesionales que el niño puede precisar como logopedas, psicólogos, psicopedagogos, terapeutas ocupacionales, fisioterapeutas pediátricos e infantiles, entre otros, con el fin de cubrir especializaciones como la atención temprana, retrasos madurativos y del lenguaje, gestión emocional o funciones ejecutivas, entre otras áreas que se trabajan siempre desde un punto de vista lúdico. "El niño tiene que tener la sensación de que está jugando". También se acompaña a las familias, sobre todo, con apoyo psicológico, que se implican en el desarrollo del niño, al igual que los terapeutas y los educadores y orientadores de los colegios. Además, se imparten programas intensivos en épocas como por ejemplo el verano.

Los centros utilizan sistemas innovadores para facilitar el desarrollo infantil como las últimas herramientas procedentes de Estados Unidos, que favorecen este proceso y que permiten avanzar en tan solo un mes el trabajo de todo un año. La empresa pone en marcha varios proyectos de innovación tecnológica anualmente para mejorar las terapias y hacerlas más efectivas como, por ejemplo, la aplicación de la realidad virtual a la fisioterapia para que "los niños trabajen en un entorno que es otro mundo", lo que favorece su desarrollo y solucionar situaciones de bloqueo psicológico para, por ejemplo, lograr que deje de andar con muletas. Las gafas de realidad virtual o habitaciones interactivas son otras herramientas con las que se trabaja para lograr avances en los niños, por ejemplo, con autismo.

En general, las personas que se interesan por abrir un centro anda CONMiGO ya han vivido alguna experiencia cercana en su vida o bien disfrutan con el mundo infantil, aunque la franquicia está abierta tanto a gestores de negocio como terapeutas ocupacionales. En todos los casos reciben formación especializada en distintas áreas para conocer los aspectos técnicos o gestión empresarial, además de continuar este proceso con píldoras formativas específicas cada tres meses.

En el proceso de selección del franquiciado es clave la central en Madrid "porque necesitan vivir en un centro anda CONMiGO y compartir parte del trabajo", que está totalmente protocolizado. Cada centro cuenta con terapeutas especializados en su área, un director o gestor y un coordinador técnico, que siempre es un terapeuta porque "nos permite saber lo que los padres e hijos necesitan y entiende todas las indicaciones del resto del profesionales del equipo". Además, aunque el empresario tiene capacidad de decisión sobre los perfiles profesionales a contratar, la última parte del proceso de selección se lleva a cabo también en Madrid.

Los centros de anda CONMiGO precisan de locales con una superficie de unos 90 metros cuadrados y que, preferentemente, estén situados en áreas con zona verde y entornos en los que sea fácil aparcar vehículos, valorándose además que estén localizados cerca de espacios educativos. "Revisamos arquitectura y obra, trabajamos con proveedores homologados... Estamos muy encima para que se cumpla la normativa".

La franquicia requiere de una inversión de unos 38.000 euros con IVA para abrirla y tiene un royalties del 5% en la parte de explotación y del 3% en publicidad y marketing. No obstante, "siempre se prima la parte social sobre la rentabilidad", añade Javier Bergón.

Una franquicia nacida de la propia experiencia

anda CONMiGO nació como empresa de la fundación del mismo nombre que se puso en marcha en el año 2015 a raíz de la experiencia personal de su CEO, que tuvo un hijo prematuro y con una pequeña parálisis cerebral que necesitaba muchas terapias. "Tuve la suerte de coger plaza en los centros públicos, pero a los seis años estas plazas se acaban y hay que ir a sitios privados", no estando los servicios integrados ni centralizados. "Era un caos porque todo estaba desorganizado y, al final, estás de un lado para otro y no tienes nada". En este momento fue cuando Javier Bergón decidió dejar la empresa en la que trabajaba y "montar algo para poder crecer con mi hijo. Hice la fundación porque había pagado cantidades ingentes sin saber por qué, por esperanza, pero hay familias que no llegan económicamente". Con este objetivo, en la fundación se abren dos convocatorias de becas con las que se puede cubrir una gran parte de los costes de las terapias en los casos de unidades familiares que no pueden costearlas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin