Aragón

VEOS Ibérica pone en marcha en Monzón una planta pionera en España con una inversión de 30 millones

  • La capacidad máxima de transformación es de cuatro millones de litros semanales
  • La empresa prevé seguir aumentando plantilla hasta alcanzar los 40 puestos de trabajo
  • Proyecta otras líneas de actividad relacionadas con el colágeno y el huevo
Zaragoza

La empresa, surgida de la joint-venture entre el grupo belga VEOS y el grupo español Vall Companys, revalorizará la sangre procedente de los mataderos de porcino de España mediante su transformación en una proteína funcional que es empleada en la elaboración de alimentos para animales (pet food).

Este proceso se llevará a cabo en la planta de VEOS Ibérica en la localidad oscense de Monzón en la que ha realizado una inversión de 30 millones de euros y generado hasta el momento 25 empleos cualificados, explica Javier Viscarri, director general de VEOS Ibérica, a elEconomista

La inversión de VEOS Ibérica se ha centrado en la compra de los terrenos -la planta está situada sobre una parcela de 66.000 metros cuadrados de la que se han edificado 15.000 metros cuadrados-, así como a la maquinaria y tecnología innovadora para la revalorización de la sangre procedente de los mataderos de porcino con su transformación en proteína para la alimentación de mascotas como perros y gatos.

Esta planta es pionera en España y, con su puesta en marcha, se ha implantado el modelo de negocio que el grupo belga Veos tiene implementado con éxito en Bélgica y Francia, incorporando en la planta de Monzón todos los avances tecnológicos.

Las instalaciones de VEOS Ibérica comenzaron a operar el pasado mes de julio tras la finalización de todas las obras de construcción de la planta y la obtención de todos los certificados y licencias. La planta está transformando en la actualidad dos millones de litros a la semana, aunque su capacidad máxima de transformación es de cuatro millones de litros semanales, lo que permitirá abordar todo el mercado español sin necesidad de contar con más plantas en España.

Las instalaciones de Monzón está recibiendo la sangre procedente de los mataderos limítrofes de Aragón y de Cataluña, aunque se sigue aumentando el radio de acción a otras zonas de España, ya que el objetivo es trabajar con todos los mataderos del país. Precisamente, en la elección de Monzón para la ubicación de la planta se tuvo en cuenta su posición central e importante en la producción porcina y el hecho de albergar las instalaciones de sacrificio más importantes del país, así como la situación privilegiada y equidistante respecto a otras zonas ganaderas de España y su conexión logística que favorece la conectividad y el transporte de mercancías.

El proyecto de VEOS Ibérica en Monzón no comprende solo este proceso de transformación de la sangre de porcino en proteína para alimentación animal. La empresa ya ha adquirido superficie suficiente con los 66.000 metros cuadrados para posibles ampliaciones y poner en marcha otras líneas de negocio relacionadas con el colágeno y huevo. Precisamente, esta última ya queda recogida en la inversión realizada de 30 millones. Son nuevos proyectos que se pondrán en marcha una vez se haya consolidado la actividad en la línea actual, lo que se prevé que podría alcanzarse en marzo o abril de 2022.

La consolidación de esta actividad está yendo más rápido de lo que inicialmente estaba previsto por la empresa, lo que ha sido posible por la capacidad financiera de los dos socios y el equipo cualificado. Dos factores que han favorecido este crecimiento y alcanzar una cuota de mercado del 35%.

El objetivo de la empresa también es continuar ampliando su plantilla hasta alcanzar las 40 personas. Una incorporación de nuevos trabajadores que se irá produciendo de forma acompasada con el aumento de la capacidad de transformación. Además, la empresa también ha generado empleo indirecto, sobre todo, en el área de logística y maquinaria.

Economía circular

La actividad de VEOS Ibérica tiene también un importante impacto económico y medioambiental. La sangre que se emplea en la planta es adquirida a los mataderos de porcino, que perciben una retribución económica por ella. De este modo, se consigue transformar un residuo -antes se tiraba-, en un subproducto útil y sostenible mediante un proceso biotecnológico, lo que permite enriquecer proteicamente otros productos destinados a la alimentación animal.

De hecho, en los mataderos ha sido una iniciativa muy bien recibida porque ahora este residuo se ha convertido en una línea de actividad económica, que se traduce en un valor añadido. Además, al no tirarse, se reduce el impacto medioambiental. Asimismo, la tecnología que se emplea está orientada a la protección del medioambiente y la seguridad de las personas.

La empresa, en cuyo ADN está la economía circular, participa también de manera activa en proyectos de I+D que mejoran el rendimiento y conocimiento de los productos con el fin de maximizar su valor, siendo utilizados como materia prima en alimentación animal, y optimizando el gasto energético y el consumo de agua, llegando a reutilizar la mayor parte de productos en sus diferentes procesos.

Joint-venture

VEOS Iberica ha nacido en 2021 en Monzón con la joint-venture entre el grupo belga VEOS, que factura alrededor de 100 millones de euros, y el grupo español Vall Companys. La empresa ha acometido durante los años 2019 y 2021 una de las 100 inversiones más importantes de España y de Aragón.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

kaligandaki
A Favor
En Contra

AragÓn, sin la iniciativa catalanA, aún estarian en la buena labor de pastores, que en verdad sería mucho mejor, cientos de empresas catalanas instaladas en los poligonos de aragón, dando trabajo a miles de aragoneses, de lo cuál me alegro. mi abuela era de Roda de Isábena, de hecho Benasque que conozco muy bien, su despertar hubiera tardado años,

Puntuación 0
#1