Aragón

Ibercaja se adhiere a plazox para facilitar el pago fraccionado de las compras en comercios minoristas

Zaragoza

El servicio plazox es una nueva solución de pago aplazad para el comercio minorista que ha sido puesta en marcha por entidades de crédito a través del Sistema de Tarjetas y Medios de Pago.

Con su adhesión a este servicio, basado en una herramienta universal, Ibercaja facilita a las personas elegir en sus pagos efectuados con tarjeta realizar o no el pago del importe a plazos.

El usuario podrá optar por aplazar los pagos en 3, 6, 9 ó 12 meses, para compras que superen los 20 euros mensuales. Además, el comercio podrá ofrecer fraccionar cualquier tipo de compra que tenga un importe mínimo desde 60 ó 100 euros, dependiendo del sector.

Esta elección en el pago está disponible en las compras efectuadas físicamente a través del Terminal de Punto de Venta (TPV) y en las compras online.

La herramienta está disponible para los comercios clientes de Ibercaja y es totalmente gratuita, con la única necesidad de disponer de un TPV con el servicio de plazox activo.

Este nuevo servicio forma parte de la campaña que Ibercaja ha puesto en marcha y que incluye otros servicios y ventajas para sus clientes. De este modo, los comercios que tengan contratado su TPV con la entidad financiera dispondrán, de forma gratuita, del servicio Legalitas durante 12 meses.

Ibercaja ofrece también al comercio la posibilidad de incorporar en su página web el sistema de pago bizum, ampliando y facilitando así al cliente final todos los modos de pago para realizar sus compras en el pequeño comercio.

La entidad igualmente posibilita mejorar la prima anual del seguro que el comercio ya tenga en otra aseguradora si contrata el seguro Comercio Connect de Ibercaja, que ofrece tres modalidades de contratación con el fin de adaptarse a las necesidades de cada negocio.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.