Aragón

Las tendencias estratégicas en las pymes industriales para impulsar la recuperación

  • Innovación, sostenibilidad, digitalización y más productividad y competitividad son algunos de los ejes clave en el futuro del sector
  • La industria debe jugar un papel protagonista en objetivos como la digitalización y el clima
De izda a dcha en la mesa: María Domínguez, directora ejecutiva de EQUIMODAL; Ana Blanch, directora general de ARGYOR y Ana Martínez, CEO y consejera delegada de MAGAIZ.
Zaragoza

La industria es un sector estratégico. Con un peso en el PIB del 19,6% en Aragón -cinco puntos más que la media española- y con el 21,3% del empleo de la comunidad vinculado a este sector, es más que evidente que es clave en la columna vertebral de la economía.

Pese a su importancia, en ocasiones, las pequeñas y medianas industrias pasan a un segundo plano porque las medidas solo llegan a las grandes, aunque las pymes aportan su "granito de arena" al tejido económico. Es una de las dificultades a las que se enfrentan en su día a día pequeñas y medianas industrias a las que se suman los problemas para ganar más tamaño para ser más competitivas. Además, de forma generalizada, se observa escasa productividad, deben afrontar costes energéticos elevados y continúan teniendo dificultades de acceso a los mercados por la regulación, a pesar de estar en uno único como la Unión Europea. Una barrera que debería eliminarse.

Son retos a superar que también se convierten en oportunidades para las propias pymes y para impulsar la recuperación económica, que pasa a su vez por una reindustrialización. "En el sector industrial son todo oportunidades. Debemos apostar con fuerza por los fondos europeos y que sean capilarizados a toda la sociedad. Apostar por el sector industrial es una apuesta que tiene menos riesgo de fuga que una multinacional, hay más calidad en el empleo, más longevidad de las empresas (tienen una vida media que supera los 20 años) y vertebran el territorio", explica Ana Blanch, directora general de Argyor, empresa especializada en el sector de la joyería.

"La industria debe jugar un papel protagonista en objetivos como la digitalización y la neutralidad climática que son exigencias de competitividad mundial y metas en las políticas europeas para los próximos años que han quedado reflejadas en líneas prioritarias para los fondos Next Generation UE", afirma Ricardo Mur, presidente de CEOE Aragón, entidad que, junto con CaixaBank y Directivas de Aragón, ha organizado la jornada 'Tendencias y gestión para un nuevo futuro: la industria' con el fin de abordar las perspectivas de este sector y, a su vez, desde una perspectiva de género, a través de la experiencia, líneas de trabajo y visión de las industrias Argyor, Magaiz (especializada en el sector de la elevación y accesibilidad), y Equimodal (sector de contenedores y soluciones containerizadas).

En el sector industrial se observan una serie de tendencias estratégicas claras como la digitalización, que se ha convertido en un imperativo. "Ser pyme es una oportunidad de oro para crecer y asentar en el territorio pequeñas y medianas empresas que crezcan y se hagan grandes. A las multinacionales les cuestan mucho los cambios. Esto en la pyme es una ventaja, lo que unido a la democratización de la tecnología y digitalización, le permite a la pequeña y mediana empresa una serie de posibilidades" que antes eran más difíciles sobre todo por el tema de costes tecnológicos, explica Ana Martínez, CEO y consejera delegada de Magaiz.

La nueva reindustrialización o la nueva globalización igualmente debe trabajarse, lo que va a abrir nuevas oportunidades, aunque se trata de "un equilibrio y no de traer todo de Asia a Europa. No es pasar de cero a 100 ni de 100 a cero. Europa debe revisar su política industrial", expone María Domínguez, Directora Ejecutiva de Equimodal.

La sostenibilidad financiera es otro de los ejes clave para la industria, sobre todo, en un momento en el que muchas se han visto afectadas por el impacto de la pandemia de la covid-19 y tienen estructuras patrimoniales endeudadas. Una situación ante la que se aboga por buscar soluciones y, aunque no se consideran una prioridad las ayudas directas, posiblemente sea precisa alguna ayuda a la reestructuración de la deuda. Además, en materia financiera, las pymes industriales creen conveniente disponer de mediadores financieros para un mejor asesoramiento y relación entre empresas y sector financiero. La sostenibilidad también debe llegar a otras áreas de la industria, que puede precisar de estímulos fiscales que ayuden a la innovación ante la necesidad de tecnificación.

Atraer y retener talento es otro de los retos, así como la necesidad de que haya un pacto por el empleo entre todos los agentes para que los empresarios dispongan de una regulación estable y la flexibilidad que, por ejemplo han dado los ERTE, para mantener y crear empleo de calidad. "El Plan España puede responder a las necesidades de las empresas, pero tiene que permeabilizar a la pyme", apunta la directora general de Argyor. Pero, sobre todo, a las pequeñas y medianas empresas "les falta plantearse el futuro y crecer", concluye Ana Martínez, quien también apunta a la necesidad de que las pymes tengan más confianza en sí mismas, idea en la que coincide con María Domínguez.

La mujer en la industria

Tan solo el 28,5% del empleo es femenino en la industria, sector en el que la mujer tiene también escasa representación en los puestos directivos, a pesar de que es "decisiva para impulsar las empresas en este ámbito", afirma Ricardo Mur, presidente de CEOE Aragón. Visibilizar este liderazgo es clave en el siglo XXI, al igual que "es innegable la necesidad de lograr la igualdad", añade Isabel Moreno, directora de la Territorial Ebro en CaixaBank, quien incide en que en la mujer se concentran dos cualidades significativas como la capacidad de adaptación "que nos lleva a buscar oportunidades y soluciones en cualquier circunstancia y la tenacidad y afán de superación con los que, en general, nos enfrentamos a las dificultades". Además, la incorporación de la mujer aumenta la productividad en un 19% de acuerdo con diversos estudios.

Pero, ¿debe haber un liderazgo femenino? Directivas como Ana Martínez asevera que "no creo en el liderazgo femenino ni masculino. Hay directivas y directivos buenos y malos. Lo que se necesita es liderazgo". Esta CEO y consejera delegada de Magaiz sí reconoce, al igual que Ana Blanch y María Domínguez, que son necesarios referentes femeninos sobre todo para las niñas que hoy están en la escuela con el fin de que se puedan incorporar al sector, lo que también pasa por despertar vocaciones STEM. Dentro de la industria, hay áreas totalmente masculinizadas como sucede en el ascensor en el que el 100% de los alumnos de Mecatrónica son varones, lo que dificulta la paridad, aunque realmente lo que se precisa, "con independencia del género, es ser un buen profesional", señala Ana Martínez.

"Todo el talento tiene que ser STEM y digital y esta formación se tiene que hacer desde el principio", añade María Domínguez, quien incide en que también es preciso hacer atractiva la FP y tener capacidad de liderazgo y formación en competencias para adaptarse a los cambios que se suceden con gran rapidez.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.