Aragón

La Diputación de Zaragoza manifiesta su "apoyo rotundo" a la finalización de las obras de Mularroya

Zaragoza

El Pleno de la Diputación Provincial de Zaragoza ha manifestado este miércoles su "apoyo rotundo" a la continuación y finalización de las obras de construccióon del pantano de Mularroya "como un infraestructura esencial contenida en el Pacto del Agua de Aragón". Ha aprobado una moción de PSOE y Cs a la que se ha sumado el PP con una enmienda.

En la iniciativa, la Diputación ha expresado su apoyo a las obras hidráulicas "como motor de desarrollo en el medio rural zaragozano, generador de dinamismo económico y social y uno de los motores fundamentales en la protección del modelo de la agricultura familiar y la lucha contra la despoblación".

Ha exigido formalmente al Gobierno de España que presente el recurso de casación correspondiente en el Tribunal Supremo contra la sentencia de la Audiencia Nacional que anula el proyecto para la defensa de los legítimos intereses del territorio y sociedad que en él habita.

Asimismo, la DPZ ha manifestado su "solidaridad y apoyo" a los regantes del río Jalón, los agricultores, ganaderos, industriales, Ayuntamientos afectados y el conjunto de la sociedad, comprometiéndose a "su defensa en todos los estamentos donde sea posible".

El portavoz socialista, Francisco Compés, ha dicho que esta es "una obra histórica y de vital importancia en el Pacto del Agua", también "una herramienta de protección de la agricultura y la lucha contra la despoblación, por no hablar de los beneficios directos e indirectos de este embalse", en relación a la modernización de regadíos, la creación de empleo y las obras de restitución territorial.

"Una institución como la DPZ, tan identificada con la lucha contra la despoblación, no puede pasar por alto este revés judicial", ha continuado Compés, quien ha urgido a continuar las obras, que están ejecutadas al 70 por ciento. Ha pedido al Ministerio para la Transición Ecológica que recurra la sentencia de la Audiencia Nacional ante el Tribunal Supremo y ha confiado en que la resolución de la Audiencia "obedezca a razones subsanables".

La portavoz del PP, Iluminada Ustero, ha señalado que en el caso de Mularroya se ve "la luz al final del túnel", pero "ahora volvemos a la oscuridad" y ha defendido el proyecto al considerarlo "fundamental" para garantizar el suministro de agua a 80.000 personas, apuntando que ya se han invertido 140 millones de euros y que la obra está ejecutada al 73,5 por ciento. Ha pedido al Gobierno de España que recurra la sentencia de la Audiencia Nacional.

El diputado de Cs, Conrado Gayán, ha manifestado su respeto a las sentencias judiciales "sin perjuicio de recurrirlas" y ha considerado que "es muy posible que haya que revisar algunas variables" del Pacto del Agua, pero para alcanzar el consenso porque "no podemos desandar el camino y menos en una situación como esta".

En representación de Podemos, Susana Palomar ha aseverado que "la justicia nos da la razón" y que el proyecto de Mularroya "representa políticas del pasado", en alusión al "desarrollo insostenible" y "el despilfarro de dinero público", añadiendo que quienes lo promueven "interpretan los espacios naturales como un problema y no como una oportunidad".

En el contexto del cambio climático "no tienen cabida proyectos tan poco sostenibles", ha continuado Palomar, quien por otra parte ha dicho que es responsabilidad de sus promotores "haber despilfarrado en un proyecto ilegal e insostenible".

La diputada de En Común, Elena Garcia ha recordado que varias sentencias firmes han anulado el proyecto, pero "no parece que hayan sido un obstáculo para que el Estado español haya continuado destrozando el territorio, el patrimonio, la cultura, y enterrando cientos de millones en la obra". Ha apuntado que el río Jalón ya está regulado.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.