Aragón

CCOO y UGT avanzan en el diálogo social con el Gobierno pero siguen reivindicando la subida de SMI y reformas pendientes

Zaragoza

Comisiones Obreras (CCOO) y UGT han conseguido "empezar el diálogo social" con el Gobierno de España, en una primera reunión el pasado 17 de marzo, pero mantienen sus reivindicaciones en aras de que el Ejecutivo central cumpla con la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) y con "la agenda de reformas pendientes".

Por ello, los sindicatos se han vuelto a concentrar este lunes, 12 de abril, en las tres capitales de provincia aragonesas, cumpliendo con todas las medidas de seguridad para evitar la propagación de la COVID-19.

La protesta en Zaragoza ha contado con la presencia de los secretarios generales de CCOO y UGT Aragón, Manuel Pina y Daniel Alastuey, además de con 150 delegados sindicales, que han llevado pancartas con las reivindicaciones y el lema 'Ahora sí toca'.

Esta acción forma parte de la campaña nacional de movilizaciones que los sindicatos iniciaron hace dos meses bajo el lema '#AhoraSíToca'. Se concentran frente a las delegaciones y subdelegaciones del Gobierno en toda España para pedir al Ejecutivo la derogación de la última reforma laboral, de la reforma de pensiones y que suba el SMI.

En declaraciones a los medios de comunicación, el secretario general de CCOO Aragón, Manuel Pina, ha contado que se trata de la tercera concentración de este año y que, respecto a las dos anteriores, celebradas los pasados 11 de febrero y 11 de marzo, se ha producido un cambio. "Hemos empezado el diálogo social, pero mantenemos las reivindicaciones en tres temas muy importantes y que podrían ser resueltos de manera rápida: la subida del salario mínimo interprofesional, la reforma laboral y la de las pensiones".

"El Gobierno decidió no subir el SMI para 2021 a final del año pasado y creemos que es imprescindible para cumplir su compromiso, que se suba en la cuantía que sea, para llegar al 60 por ciento del salario medio al final de esta legislatura", ha sostenido Pina.

El secretario general de CCOO en la comunidad ha considerado que "perder un año supondría tener dificultades para ese cumplimiento en los dos años que faltan para finalizar la legislatura". Ha añadido que se trata de una cuestión de justicia social: "Estamos hablando de las personas que menos cobran, de personas no cubiertas por convenios colectivos".

En segundo lugar, ha tratado el tema de las pensiones. "Ya hay recomendaciones del Pacto de Toledo, ya hemos empezado a tener conversaciones con el Gobierno y nos parecería una buena forma de iniciar esas conversaciones la derogación de la última reforma de las pensiones, porque fue una reforma impuesta, no negociada con los agentes sociales".

Manuel Pina ha esgrimido que esta reforma "daría visualización", porque "está habiendo muchos rumores sobre medidas a tomar en el ámbito de las pensiones, que sería bueno reconducir", ha añadido.

Por último, el líder sindical aragonés ha resaltado como una de sus reivindicaciones la derogación de la última reforma laboral. En la primera reunión con el Ministerio de Trabajo, el pasado 17 de marzo, "se ha empezado a hablar de comenzar a revertir lo más negativo de la reforma laboral". "Estamos proponiendo que todo lo que tiene que ver con la negociación colectiva se toque ya, de manera inmediata. Le pedimos al Gobierno que intente el acuerdo y que si no, tome decisiones y que cumpla su programa electoral".

Seguirán las movilizaciones

Por su parte, el secretario general de UGT Aragón, Daniel Alastuey, ha anunciado que seguirán con las movilizaciones porque temen que "la presión en sentido contrario" esté haciendo "mella" en el Gobierno.

"El hecho de que se publiquen informaciones con tanta asiduidad acerca de las condiciones que pone Europa para conceder los fondos, los 140.000 millones, quiere decir que hay una presión de aquellos que no quieren perder terreno y nosotros tenemos que contrarrestarla mediante la movilización", ha subrayado.

A su juicio, las ayudas europeas "van a llegar", pero "no están condicionadas tal y como algunos están intentando hacer creer". "Europa puede poner condiciones en cuanto a la modernización del mercado de trabajo y de lo que habla Europa es de evitar lo que han hecho justamente todas las reformas laborales de este país, que es dualizar el mercado de trabajo y multiplicar la temporalidad".

Así que "lo lógico es que hagan caso a Europa. Ahora bien, lo que no pueden pretender es que empecemos por dónde quiere Europa sin haber resuelto las propias promesas del Gobierno. Y sobre todo, no podemos negociar un nuevo mercado de trabajo en este país si siguen vigentes las reformas que se hicieron entre 2008 y 2012, porque eso significa ir a la negociación con una mano atada en la espalda".

Alastuey ha recordado que no se trata de una reivindicación particular de los sindicatos sino del cumplimiento del programa del Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, "un Gobierno que pidió el voto haciendo este tipo de promesas, que después plasmó en su acuerdo de Gobierno y que ahora está demorando su resolución".

Salir de la crisis

Para el secretario general de UGT Aragón, estas tres medidas deben ser el inicio de una negociación más amplia que "de verdad prepare a este país para salir de la crisis". Una negociación que "no solo tiene que hablar de reforma laboral, sino también del reforzamiento de los servicios públicos, de reforma fiscal y de sacar a España de la crisis en la que nos ha sumido de la pandemia, de una manera completamente contraria a como salimos de la de 2008".

En cuanto a la reforma fiscal, Alastuey ha opinado que "ya es hora de que en este país empiecen a pagar los que más tienen" y ha puesto el ejemplo de Estados Unidos, donde "se ha previsto un plan de inversiones de dos billones de dólares, y ya se saben quién va a pagar esa inversión, lo van a hacer los empresarios". En este país, "es hora de lanzar este tipo de mensajes", ha apuntalado.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin