Aragón

Orache Desinfection crece un 86% llevando sus pastillas desinfectantes a 50 países

  • La empresa prevé facturar en 2021 unos siete millones de euros
  • En este ejercicio se realizará una inversión de 50.000 euros en automatización de la planta de producción
  • Orache sigue abriendo más mercados exteriores que suponen ya el 75% de su facturación
Zaragoza

La empresa Orache Desinfection, especializada en la fabricación y comercialización de pastillas desinfectantes y detergentes, ha cerrado el año 2020 con un crecimiento en la facturación del 86%, alcanzando los 6,6 millones de euros frente a los 3,3 millones de 2019. La previsión es continuar creciendo en 2021 para llegar a facturar unos siete millones de euros, además de seguir abriendo más mercados internacionales como el de Nigeria.

La crisis que ha desencadenado la covid-19 no ha frenando el crecimiento de la empresa Orache Desinfection, cuyas pastillas virucidas, que comercializa bajo la marca Cleanpill, han sido decisivas para frenar el coronavirus al actuar sobre los virus más resistentes como la covid-19, así como el VIH e, incluso, el ébola.

Durante el año 2020, Orache Desinfection acometió en sus instalaciones en Sabiñánigo (Huesca) una inversión de 611.000 euros con el fin de poner en marcha dos nuevas líneas de producción para tener mayor capacidad productiva y llegar a fabricar hasta cuatro millones de pastillas diarias.

La demanda de estas pastillas para frenar la covid-19, así como del resto de pastillas desinfectantes y detergentes, impulsó su crecimiento, incrementándose la facturación en un 86%, pasando de facturar 3,3 millones de euros en 2019 a 6,2 millones de euros en 2020.

Orache Desinfection igualmente ha crecido en plantilla que, en 2019, estaba formada por 21 empleados. Una cifra que ha aumentado hasta los 46 en 2020, conformando un equipo de profesionales de 50 empleados en este año.

"La tendencia para este año es muy positiva. En este momento, el crecimiento es de un 28%, respecto al año pasado. El 2021 es un año de consolidación, estabilización y automatización" en el que se prevé alcanzar una facturación de siete millones de euros, según explica Sergio Mayenco, CEO de Orache Desinfection, a elEconomista

En este 2021, la empresa también contempla nuevas inversiones por valor de 50.000 euros, cantidad que se destinará a la automatización de la planta de producción en Sabiñánigo. Además, se va a seguir poniendo el foco en los mercados exteriores, teniendo ya presencia en un total de 50 países en todo el mundo.

"Trabajamos con mercados internacionales muy potentes como por ejemplo Estados Unidos, Chile, Suiza y gran parte de la Unión Europea. Un 75% de la facturación corresponde a exportación", añade Sergio Mayenco, quien afirma que "las alianzas estratégicas de Orache Desinfection trazan una red global que permiten adaptar las soluciones a las necesidades de cada cliente sin importar en qué país se encuentre. Cada día, se trabaja en abrir nuevos mercados". De momento, el punto de mira está en Nigeria donde la empresa participará en este mes de marzo en un trade show virtual para explorar este mercado y contactar con potenciales clientes.

Crecimiento basado en la innovación

Orache Desinfection, de capital 100% aragonés, nació en 2012 teniendo como base la innovación. La empresa del sector químico está especializada en fabricación y comercialización de pastillas desinfectantes y detergentes, acometiendo también la distribución hasta el cliente.

Las pastillas de Orache Desinfection sustituyen a la lejía líquida y presentan varias ventajas en su uso, ya que la dosificación es más fácil, hay más seguridad al evitarse salpicaduras, se produce un ahorro económico, se reduce el espacio de almacenamiento por su envase y hay mejoras ambientales. A modo de equivalencia, un bote de 48 pastillas equivale a seis litros de lejía líquida convencional.

La empresa, que tiene una trayectoria de más de 16 años y ha ganado el Premio Pyme del año 2020 de Huesca, fabrica bajo la marca Cleanpill pastillas desinfectantes que tienen diferentes aplicaciones como las Cleanpill Superficies para uso genérico o las Cleanpill Industria Alimentaria, especialmente realizadas para uso profesional, en el canal horeca, bodegas o conserveras, entre otras industrias. Es una gama que se completa con las pastillas Cleanpill Virucidas, que son la que actúan frente a los virus más resistentes como la covid-19. Todos ellos son productos registrados en el Ministerio de Sanidad.

La innovación ha permitido crecer y continuar con su expansión para lo que "trabajamos continuamente comprometidos con la calidad e I+D", estando acreditados por certificaciones como la ISO 90001, ISO 140001, la Norma IFS y la implantación del modelo EFQM. Además, la empresa implanta nuevos controles y procesos para asegurar la máxima calidad en los productos y se realizan ensayos continuados en el laboratorio interno, cuyos resultados plantean mejoras en producto. "Toda esta gestión integral nos permite identificar vías de crecimiento para seguir creciendo cada día. Al mismo tiempo, el departamento de I+D está continuamente trabajando en nuevas fórmulas de productos desinfectantes o biocidas".

Precisamente, por ese poder virucida, la empresa, dentro de las acciones de Responsabilidad Social Corporativa, ha realizado numerosas acciones durante la pandemia. Por ejemplo, de la mano de la SD Huesca repartió producto virucida a los centros hospitalarios oscenses bajo el lema "Tú me cuidas, yo te cuido", llegando a centros asistenciales de tercera edad, hospitales o ambulatorios. La empresa cedió 26.000 botes de pastillas desinfectantes a los Bancos de Alimentos de Huesca, Zaragoza y Teruel, aparte de regalar las pastillas desinfectantes a establecimientos de Sabiñánigo, colegios, instituciones y diversas asociaciones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin