Aragón

Las 80 viviendas sociales de la calle Fray Luis Urbano estarán terminadas dentro de un año

Zaragoza

Las obras de las 80 viviendas sociales de la calle Fray Luis Urbano 92, en el distrito zaragozano de Las Fuentes, estarán terminadas en el primer trimestre de 2022, después de una década tras resolver los problemas generados por la anterior constructora.

En la actualidad, se trabaja en la tabiquería para dividir los espacios interiores del edificio y delimitar cada una de las viviendas y las zonas comunes y, también, en perfilar los acabados de la cubierta del edificio.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, acompañado por la concejal delegada de Vivienda, Carolina Andreu, y el gerente de Zaragoza Vivienda, José María Ruiz de Temiño, ha visitado las obras.

Tras el desbloqueo del proyecto por parte del Gobierno de Zaragoza, los trabajos de construcción de estas viviendas se reanudan a finales del pasado mes de diciembre. El coste del proyecto es de 5,8 millones de euros --IVA no incluido-- que corre a cargo de la empresa Ferrovial.

El edificio contará con 20 alojamientos por cada una de sus cuatro plantas. Del total, 3 viviendas serán de unos 60 metros cuadrados y 17 contarán con unos 45 metros cuadrados. En el exterior habrá espacios ajardinados sin vallar, abiertos al vecindario.

Azcón ha subrayado que con este proyecto se "regenera" el distrito de Las Fuentes y se resuelve un problema que "lleva atascado desde hace casi una década".

Se trata de una obra muy demandada por los vecinos en la que trabaja Zaragoza Vivienda con el objetivo de aumentar el número de vivienda social, al tiempo que dinamizar la zona en la que, recientemente, también han terminado los trabajos de rehabilitación del eje central del Parque Torre Ramona.

Modelo colaborativo

"Queremos compatibilizar el final de la construcción con el proceso de selección de los inquilinos de las viviendas, de tal manera que no quede tiempo para que las viviendas estén vacías en ningún momento", ha explicado Azcón.

Al respecto, ha apuntado que se seguirá el modelo seguido en las viviendas del antiguo edificio de la Imprenta Blasco, donde se han seleccionado familias jóvenes con hijos con personas mayores y otras con alguna discapacidad física dentro de un proyecto "colaborativo" en el que todos hacen su aportación a la comunidad.

Este edificio contará con zonas comunes para formación o esparcimiento y socialización entre los vecinos, ha destacado el alcalde. "Este gobierno se preocupa especialmente por la política de vivienda porque no solo es construir nuevos edificios, sino que serán mas eficientes, con menores emisiones de CO2". Azcón ha avanzado que dentro de poco habrá nuevos proyectos impulsados por Zaragoza Vivienda.

Ha aportado el dato de que en dos años, hasta 2022, se invertirán casi 14 millones de euros en rehabilitación de vivienda cuando en los últimos 10 años se han destinado casi 12 millones de euros, ha comparado.

Por su parte, la concejal de Vivienda, Carolina Andreu, ha explicado que se trabaja en la mezcla de colectivos y al ser tuteladas el predominarán las personas mayores o que tengan necesidades especiales. Se realizará el proceso al final de la construcción para que no haya decalaje y la incorporación de los nuevo moradores sea inmediata.

Más viviendas sociales

A estas 80 viviendas de Fray Luis Urbano, se suman las 36 viviendas sociales ya en construcción del edificio Flumen, en La Jota, y las 19 viviendas en las que se llevará a cabo una rehabilitación integral en la zona de San Pablo-Pignatelli, incluidas en el ARRU.

Zaragoza Vivienda gestiona 2.387 viviendas, de las que 1.801 son propiedad de la sociedad municipal. Todas están dedicadas al alquiler social cuya renta de alquiler se calcula según el nivel de ingresos de los inquilinos y, en ningún caso, supera el 20 o 30 por ciento del mismo.

Proyecto desbloqueado

El proyecto de construcción de 80 viviendas en Fray Luis Urbano sufrió retrasos en su ejecución durante el anterior mandato como consecuencia de la paralización de los trabajos y las reclamaciones por parte de la adjudicataria.

En mayo de 2019, se había ejecutado sólo el 22,61 por ciento de las obras, cuando los trabajos deberían haber finalizado el 4 de julio de ese mismo año.

En febrero de 2020, el Gobierno PP-Ciudadanos resolvió el acuerdo con la empresa que desarrollaba las obras para evitar la vía judicial y más retrasos en el proyecto.

Apenas unos meses después, en julio de 2020, Zaragoza Vivienda licitó nuevamente las obras y en octubre se adjudicaron a la empresa Ferrovial, quien, desde el pasado mes de diciembre, trabaja en el proyecto con el horizonte puesto en el primer trimestre de 2022.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.