Aragón

Implaser fabrica abrepuertas de metacrilato para minimizar el riesgo de contagio de la COVID-19

Zaragozaicon-related

Abrepuertas, sistemas de sujeción de mascarrilas o mamparas antisalpicaduras colectivas son algunos de los productos que la empresas aragonesa ha comenzado a fabricar tras adaptar su actividad al contexto actual de la crisis sanitaria de la Covid-19.

Especializada en señalización industrial y seguridad, Implaser está adaptando su actividad a la nueva realidad surgida con la crisis sanitaria de la Covid-19 con el fin de dar respuesta a las necesidades de la sociedad y de los profesionales. La empresa aragonesa ha dado un paso más en su producción, fabricando señalética para los principales hospitales de campaña de España.

No es el único producto que ha salido de sus instalaciones, ya que la compañía también está fabricando otros productos de protección. A sus pantallas faciales protectoras -fue una de las primeras empresas en desarrollarlas-, se suman ahora los abrepuertas, siendo pionera a nivel nacional en esta fabricación.

Con estos abrepuertas se pretende evitar el contagio del coronavirus, ya que los pomos, manillas e interruptores son uno de los principales focos al ser tocados por numerosas personas en un corto período de tiempo.

Los abrepuertas de metacrilato "permiten accionar las puertas sin necesidad de utilizar las manos. Su mecanismo es sencillo y ayudan muchísimo", según ha explicado Clemente Huerta, director-gerente de Implaser.

Este desarrollo no es el único. Su equipo de I+D+i está investigando en otros productos para facilitar la adaptación de las instalaciones de todos los sectores de actividad -como hostelería o educación-, a la nueva situación con el fin de que estos espacios sean más seguros para las personas.

"La crisis sanitaria que estamos viviendo ha generado que las medidas de seguridad en las empresas se estén revisando. Las barreras de protección personal son imprescindibles para poder reanudar la actividad. Ofrecer medios que protejan a las personas y eviten potenciales propagaciones víricas, además de vital, es una responsabilidad", ha añadido Clemente Huerta.

De momento, entre los productos ya desarrollados se encuentran también los nuevos sistemas de sujeción de mascarillas para evitar rozaduras en las orejas producidas por las gomas y las pantallas faciales de protección individual que minimizan la posibilidad de contagio al actuar como barrera y que, además, se pueden desinfectar. La empresa aragonesa ha empleado su know how y experiencia en materia de protección y seguridad para desarrollar estos productos, que ya están siendo utilizados por los profesionales.

En la sede de Implaser, en la localidad zaragozana de Alfajarín, igualmente se han desarrollado las mamparas antisalpicaduras de metacrilato, que son útiles para puestos de trabajo en los que no es posible mantener la distancia de seguridad de dos metros. Un desarrollo que ya se está utilizando en oficinas, salas de reuniones y puntos de atención al cliente, entre otros internos.

El nuevo porfolio de productos de la empresa se completa con los adhesivos de distanciamiento en el suelo para que las personas puedan mantener la distancia de seguridad, y las flechas de dirección para establecer rutas bien definidas en las superficies y evitar el contacto entre los individuos al entrar o salir en un entorno.

La capacidad productiva de la empresa también comprende otros productos como la señalética para hospitales de campaña o cartelería específica de información y prevención para, por ejemplo, indicar cómo se hace el lavado de manos, cómo hay que quitar los guantes o las reglas que se deben seguir en los puestos de trabajo.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud

endesa