Aragón

Alcaldes de las siete grandes ciudades piden ayudas directas y rápidas ante caída de ingresos

Zaragoza

Los alcaldes de las siete ciudades más grandes de España --Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Zaragoza, Málaga y Murcia- han solicitado al Gobierno central ayudas directas, de forma rápida y en un importante volumen ante la drástica caída de ingresos, derivada del estado de alarma para frenar la pandemia del coronavirus.

Mediante la aplicación 'Zoom' han participado en un encuentro el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; el de Valencia; Joan Ribó; el de Sevilla, Juan Espadas; el de Zaragoza, Jorge Azcón; la alcaldesa accidental de Málaga, Susana Carrillo, y el de Murcia, José Ballesta.

Los siete han analizado los problemas y desafíos comunes que plantea en los grandes municipios la crisis sanitaria y socioeconómica generada por la pandemia mundial de coronavirus.

"Ha sido positivo y en tono propositivo", ha sintetizado el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón. "Se ha constatado que a los alcaldes nos gusta resolver los problemas y con el animo de pensar en nuestros vecinos".

En una posterior videoconferencia con los medios de comunicación, Azcón ha contado que una de las peticiones consensuadas es poder invertir la totalidad de los remanentes del 2019, que en el caso de Zaragoza son unos 40 millones de euros, frente al 20 por ciento que les ha autorizado el Gobierno de España.

No poner límites

"Todos creemos que es insuficiente ese 20 por ciento y se pide poder disponer de la totalidad y los Ayuntamientos que hayan generado ahorros lo destinen a combatir la crisis sanitaria".

Esa cuantía se tiene que dedicar a políticas sociales porque "no hay certeza de poder cubrir todas las necesidades de la ciudad". Al respecto, ha contado que esta semana, en Zaragoza, se han duplicado las peticiones de ayudas de urgente necesidad y también las comidas a domicilio para personas mayores, junto a la capacidad del albergue municipal que ha sumado otras cien plazas en otro equipamiento.

"No es época de poner límites a las ayudas sociales y todas se tramitan", ha subrayado Azcón para recordar que el Ayuntamiento de Zaragoza aumentará un 15 por ciento el importe de algunos de los convenios más importantes y se firmará de forma inmediata para dar el cien por cien al inicio para que tengan la liquidez desde el principio.

Azcón ha precisado que los siete alcaldes no hacen un llamamiento de auxilio, pero si de ayudas tanto al Gobierno de España como a las Comunidades autónomas y que se centren, especialmente, en el transporte público porque, en el caso de Zaragoza y en el peor de los escenarios, el "agujero" es de 18 millones de euros, debido a la caída de casi el 95 por ciento de los usuarios de autobús y tranvía.

En este sentido, ha explicado que al transporte público se destinan unos 50 millones de euros del presupuesto del Ayuntamiento de Zaragoza --de 800 millones de euros-- y otro tanto se recauda por los billetes que pagan los viajeros y es de esa parte de donde se pueden dejar de recaudar 18 millones.

"Por eso los alcaldes estamos de acuerdo en pedir una partida específica en los Presupuestos Generales del Estado que ayude a la caída de ingresos y en concreto al transporte público".

50 millones de agujero

Según sus cálculos la reducción de ingresos totales del Ayuntamiento puede rondar los 50 millones de euros o más y "es evidente que hará un agujero por el que estamos pidiendo ayuda para salir". A su parecer, el Gobierno de España "tendrá que arrimar el hombro porque la situación económica que viene será dramática".

Ha apremiado a un nuevo marco financiero que cambie la regla de gasto y la estabilidad presupuestaria ya que es más necesario que nunca un cambio en la financiación de los ayuntamientos.

Azcón ha considerado que es "necesaria una mayor interlocución con el Gobierno de España" porque mientras ha mantenido cuatro videoconferencias con los presidentes autonómicos "se echa de menos con el municipalismo porque los ayuntamientos están en la primea línea".

Tras recordar que "se ha llegado tarde a proveer de material sanitario y las mascarillas a los ciudadanos" ha confiado en que no pase lo mismo con las ayudas que reclaman.

Como contrapunto a las ayudas del Gobierno de España a los ayuntamientos, Azcón ha expuesto las del Gobierno de Italia con los consistorios de la república italiana a los que ha dotado de más liquidez con 4.300 millones, además de enviar 400 millones para bonos o vales en comida, 10 millones para la Policía Local italiana, junto a 70 millones para la desinfección de las ciudades. Además, desde el Ayuntamiento de Bari se ha pedido un fondo extra de 5.000 millones de euros.

"En España, al contrario, nos han dado menos dinero del que correspondía por los ajustes de 2019 y a Zaragoza le ha supuesto un millón de euros menos". Azcón ha reiterado que la situación de Italia y España es distinta, pero "se tendría que hablar de la ingente necesidad porque esta pandemia afecta, especialmente, a las grandes ciudades por que la densidad humana es propicia a la propagación del virus".

Declaración

La declaración que han firmado los siete alcaldes señala que el éxito de los proyectos de ciudad tienen que basarse en un equilibrio inteligente que combine la competitividad económica, la personalidad cultural propia, la cohesión social y la sostenibilidad ambiental y "pensando en la innovación como telón de fondo", ha apostillado.

"No estamos viviendo una época de cambios, sino un cambio de época". Con esta premisa la declaración añade que se superponen distintas crisis como la sanitaria, económica, de cohesión social, medioambiental, reza el texto.

Entre las propuestas se pide suspender los plazos de presentación de los planes económico-financieros mientras se prolongue el estado de alarma, disponer de fondo europeos extraordinarios para mitigar la crisis; contar con recursos para prestar servicios sociales y desarrollar programas de empleo.

Asimismo, se solicita que el Gobierno central permita a los ayuntamiento avalar línea de crédito para ayuda a pymes y autónomos; junto a una participación activa en los planes estatales y autonómicos relacionados con la crisis del coronavirus, entre otras demandas.

C10

Azcón ha señalado que el Ayuntamiento de Zaragoza tiene una "caja única, pero las necesidades son infinitas por lo que la ayuda se necesita ya" ha apremiado nuevamente.

Asimismo, ha subrayado que esta petición de los siete alcaldes se hace desde "la lealtad, con interés en cooperar y no es una petición de auxilio, sino un llamamiento serio, sino habrá problemas más importantes que en el pasado".

Ha contado que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha propuesto crear un grupo de 'Whasapp' que ha denominado C7 y en breve se pasará a denominar C10 porque se sumarán los alcaldes de Bilbao, Palma Mallorca y Las Palmas de Gran Canaria. Azcón es el administrador del grupo de esta red social, que busca "reforzar a la FEMP" porque la interlocución del municipalismo en España se hace con el presidente de esta Federación, Abel Caballero, pero "se apuntala con esta declaración que se le hará llegar para que la traslade al Gobierno de España".

Azcón ha recalcado que a pesar de ser alcaldes de partidos políticos muy distintos se ha puesto en común que los problemas no son distintos y eso hace que el grado de consenso sea prácticamente unánime. "Todos hemos sido prácticos al abordar problemas para solucionarlos".

El C10 no tiene fecha de una nueva reunión, pero Azcón ha propuesto que Zaragoza sea la primera ciudad anfitriona cuando se pueda hacer una reunión presencial.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Facundo
A Favor
En Contra

Pero funcionarios los mismos que antes de la crisis del 2008. Espaa tena segn la EPA ms de tres millones de funcionarios.

Puntuación 1
#1