Aragón

AP Social Media llega a América para gestionar las redes sociales

Zaragoza

Especializada en dar soluciones en redes sociales para empresas y marca personal, AP Social Media está inmersa en un plan de expansión internacional con el que impulsará su presencia en el continente americano tras sumar 37 franquicias, todas puestas en marcha curiosamente por mujeres porque la conciliación de la vida laboral y familiar está en el ADN de esta enseña, que es la única en el mundo con este modelo de negocio.

Con la apertura de oficina en Miami y con 37 franquicias en cinco países (España, Estados Unidos, Colombia, México y Chile), AP Social Media se ha marcado el objetivo de impulsar en 2020 su expansión internacional en el continente americano en el que prevé abrir 12 franquicias este año. Un salto que se ha iniciado para "diversificar y porque vamos creciendo", además de porque "allí hay mucho mercado" por el tejido económico y poblacional, según explica Ani Pocino, fundadora de AP Social Media, empresa con sede central en Zaragoza y especializada en dar soluciones en redes sociales para empresas y marcas personales, ya sea por formación o gestión, con el fin de generar clientes y fidelizar la cartera que ya se tiene, aparte de mejorar la imagen en Internet. Una actividad con la que se ha convertido en la primera franquicia en el mundo con este modelo de negocio.

La empresa, fundada en 2014, ya tiene presencia en Estados Unidos, además de contar con dos franquicias en Colombia, una en Chile y otra en México. En América, será el mercado estadounidense en el que se prevén más aperturas para este año con un mínimo de seis. También se impulsarán las franquicias en Colombia y México -junto con EEUU son los tres principales países objetivo-, contemplándose en toda Latinoamérica otras seis aperturas a lo largo de 2020.

"A las personas que ya han abierto les está yendo muy bien y acaban de ponerlas en marcha. Antes de hacer un mes con la franquicia, ya han tenido clientes. AP Social Media sigue creciendo y la gente lo conoce cada vez más y hay mejores opiniones", lo que beneficia a los franquiciados.

En las aperturas internacionales se aplicará el mismo método específico de gestión de redes sociales, que caracteriza a AP Social Media, porque "es escalable. Todas las franquicias trabajan con este método, pero siempre adaptado a cada cliente. Esto les da seguridad porque ven casos similares de éxito reales".

Y, aunque el objetivo ahora es la internacionalización, el plan de expansión en América se desarrollará de forma paralela al crecimiento en España, quedando todavía algunas zonas para abrir más franquicias. La evolución ha sido notable. "En tan solo dos años, hemos abierto 27".

La cartera de servicios "se va a ampliando -se quiere crecer también con nuevas líneas de negocio-, y siempre está actualizada porque los clientes cada vez piden más cosas. Los nuevos servicios siempre se ponen a disposición de las franquicias porque si son buenos para nosotros, también lo son para nuestros franquiciados. Queremos dar la oportunidad de que siempre tengan nuevas fuentes de ingresos porque las redes sociales estén en crecimiento, salen nuevas herramientas... Siempre estamos dando nuevas opciones".

Una franquicia con sello femenino

La franquicia es uno de los pilares de AP Social Media. "Se optó por ella hace dos años y medio porque yo era community manager y trabajaba desde casa. Me sentía muy bien y podía conciliar la vida laboral y familiar. Pensé en dar la oportunidad a otras personas para que hicieran lo mismo que yo con mi modelo de negocio. Franquiciamos para dar todo lo que teníamos hecho y, además, hicimos un programa de formación para que nadie se quedase fuera y que personas que no tuvieran esta formación pudieran optar y replicar una agencia de social media", añade Ani Pocino.

AP Social Media tiene una marcada presencia femenina. Curiosamente, todos los franquiciados hasta el momento son mujeres, aunque no se hace una selección por género. De hecho, próximamente, se podría incorporar una nueva franquicia puesta en marcha por un hombre. "Son mujeres que han querido abrir una agencia de AP Social Media. En el ADN de la empresa siempre ha estado desde el principio la conciliación de la vida laboral y familiar. Si no, no tiene razón de ser".

La conciliación es fácil porque se trabaja desde casa -no se necesita local u oficina, que además se considera un gasto innecesario-, y todas las reuniones se realizan vía online, estableciendo también canales de comunicación a través de aplicaciones de mensajería instantánea, entre otros sistemas.

En la elección del franquiciado tampoco influye el nivel de conocimiento en redes sociales. "No tiene por qué dedicarse a ello. Son perfiles que aporten al grupo porque la forma de trabajar es ayudarse entre todos. Contamos con periodistas, odontólogos, enfermeras... Se forma un equipo consolidado con muchas ramas de actividad, que se retroalimenta porque, por ejemplo, cualquier pregunta que se lance, aunque no sea propia, está disponible para el resto para que puedan leerla y aprender. El equipo nace sano y velamos para que no haya competencia porque cuidamos mucho las zonas de cada franquicia".

Sí se prima como posibles franquiciados a personas que tengan claro que "tienen su empresa, su negocio y que tienen que ofrecer los servicios a las empresas y profesionales. Es tener mentalidad de empresario y pasión por hacer algo diferente y dedicarse a esta profesión".

Todos los franquiciados reciben formación especializada intensiva en redes sociales y en áreas relacionadas como la fotografía específica para social media, así como en técnicas de venta. Además, se cuenta con apoyo en todos los temas de gestión empresarial y durante el primer año se dispone de un tutor-mentor para ayudar a poner en marcha la franquicia. De todos modos, siempre "el soporte es inmediato".

La apertura de una franquicia de AP Social Media es sencilla. Tiene un canon de entrada muy asequible y una cuota mensual. Esta última cantidad, el franquiciado la puede pagar con tan solo tener un cliente al que se le gestionen dos redes sociales. A partir de ahí, se obtienen beneficios. De media, se calculan unos 500 euros de gastos mensuales para una franquicia en España, incluyendo el pago de la cuota de autónomos a la Seguridad Social. Incluso, al principio, este coste puede ser inferior por las ayudas que se establecen en las comunidades autónomas para emprendedores o por la tarifa plana.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin