Aragón

La confianza empresarial se modera y merma las perspectivas de generación de empleo de las empresas aragonesas

Zaragoza

La confianza empresarial se modera en la comunidad aragonesa, produciéndose un ligero descenso en este indicador. Una menor confianza que se empieza a trasladar a unas menores perspectivas de contratación, inversión, exportaciones y facturación de las empresas aragonesas en los tres primeros meses de 2020.

El 16,8% de las empresas en Aragón prevé aumentar las contrataciones en este primer trimestre del año. Un porcentaje que es inferior al 23% que se apuntó en el cuarto trimestre de 2019 y que empieza a reflejar la moderación recogida en el último Indicador de Confianza Empresarial ICE de la Fundación Basilio Paraíso e Ibercaja (recoge los resultados del cuarto trimestre de 2019 y las perspectivas del primer trimestre de 2020), que se sitúa en el 7,1 frente al 7,5 del trimestre anterior.

Las previsiones de contratación de las empresas aragonesas disminuyem ligeramente, aunque la mayoría de ellas -el 60%- considera que mantendrá las contrataciones en este trimestre mientras que el 14,5% cree que se producirá una disminución.

El empleo no es la única variable en la que se percibe la moderación de la confianza empresarial, que también se deja sentir en la inversión: sólo el 17,3% de las empresas aragonesas prevé aumentar las inversiones y un 14,3% cree que las reducirá. Además, el 16,6%  no tiene previsto acometer ninguna.

Junto con el empleo y la inversión, la facturación es otra de las variables en las que se percibe esa menor confianza empresarial en comparación con el trimestre anterior. En concreto, el 30,7% prevé que aumente en estos tres primeros meses del año –frente al 39,5% del cuarto trimestre de 2019-, y el 25,5% considera que se producirá un descenso.

En cuanto a los precios de venta, el 17,5% de las empresas encuestadas opina que aumentarán (10,5% en el cuarto trimestre de 2019), mientras que el 12,1% considera que disminuirán.

Los factores que reflejan una perspectiva más positiva para el primer trimestre de este año son las exportaciones: el 11,3% se muestra confiando en que se incrementarán; el 34,5% opina que serán estables y un 5,3% que bajarán. Llama la atención que un 49% afirma que no realizará exportaciones.

También se nota una mejor percepción de las empresas aragonesas en la morosidad y endeudamiento al observarse un ligero descenso en los porcentajes de compañías que prevén un aumento. En concreto, el 13,3% cree que aumentará la morosidad y el 10,3% el endeudamiento frente al 14,8% y 13,3% del cuarto trimestre de 2019, respectivamente.

En cuanto a los factores que se apuntan como los principales limitadores de la actividad empresarial destacan la debilidad de la demanda (47,3%), aumento de la competencia (17,5%), escasez de mano de obra o personal cualificado (11,3%), trámites administrativos (5,8%), dificultades de financiación o tesorería (5,3%) e insuficiencia de capacidad instalada (1,5%).

Baja el Indicador de Expectativas

El Indicador de Confianza Empresarial refleja así una visión más favorable del cuarto trimestre de 2019 que del primer trimestre del año 2020.

En concreto, el Indicador de Situación se sitúa en el 10,8 frente al dato anterior del 10,1, mientras que el Indicador de Expectativas baja del 4,9 anterior al 3,4.

Por sectores de actividad, la confianza empresarial en la industria y la construcción sube 1,5 puntos hasta el 6,4 auspiciada por los datos de exportaciones y el crecimiento económico cercano al 2%, mientras baja en el comercio y en el sector servicios en más de dos puntos hasta situarse en 7,6 desde el valor de 10,3 anterior.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.