Aragón

El campo vuelve a salir a la calle: agricultores y ganaderos piden sobrevivir

Foto: Eva Sereno
Zaragoza

ASAJA, UAGA-COAG, UPA y ARAGA han convocado el próximo día 28 de enero una movilización bajo el lema "¿Quién te dará de comer mañana?" con el fin de denunciar una vez más la difícil situación que atraviesa el sector agrario y ganadero ante el aumento de los costes de producción -vuelven a subir con el incremento del Salario Mínimo Interprofesional- y los bajos precios que perciben, el exceso de cargas administrativas y la reducción de los presupuestos para el desarrollo rural, que han caído en un 40%. Factores que dificultan continuar con la actividad y que pone en peligro la alimentación, la seguridad alimentaria y también el mantenimiento de los servicios en el medio rural y de los propios municipios.

Todos a una. Las cuatro organizaciones agrarias con presencia en la comunidad aragonesa -ASAJA, UAGA-COAG, UPA y ARAGA-, han convocado una nueva movilización, que tendrá lugar el próximo día 28 de enero en la Plataforma Logística de Zaragoza con el fin de poner de manifiesto una vez más la difícil situación que atraviesa el sector. Bajo el lema "¿Quién te dará de comer mañana?", agricultores y ganaderos volverán a concentrarse y manifestarse para concienciar a la sociedad de la importancia del sector agrario y explicar los problemas que vienen afectando a las explotaciones y que se han convertido en un mal endémico.

Una situación que dificulta la continuidad y mantenimiento del sector agrícola y ganadero en Aragón y en España ante la falta de rentabilidad y que tiene consecuencias claras en toda la sociedad y en la permanencia de servicios en los municipios e, incluso, de los propios pueblos. "Se pone en peligro la alimentación y la seguridad alimentaria. Con las cosas de comer, no se juega", ha explicado José Manuel Roche, secretario general de UPA Aragón.

Tras estas dificultades para mantener la actividad agrícola están detrás varios factores. Uno de los principales es el aumento de los costes de producción -suben la mano de obra, que nuevamente se va a haber incrementada con la nueva subida de Salario Mínimo Interprofesional-, los fitosanitarios...)-, que están por debajo de lo que el productor percibe con la venta.

Es una situación que afecta de forma generalizada a todos los sectores -en 2019 solo se ha salvado el porcino y los frutos secos (almendra)-, y que pone en jaque la rentabilidad. De hecho, si no se tiene en cuenta el sector porcino, la rentabilidad del sector ha caído el 10% en 2019 en Aragón. Por ejemplo, el kilo de melocotón se paga a 22 céntimos de euro, mientras que los costes de producción se sitúan en 31 céntimos de euro. Es un precio que dista del que abona el consumidor, quien por un euro podría comprar cinco kilos de melocotones, cuatro kilos de tomate o 3,3 kilos de ciruelas, entre otros productos.

"Se lleva al sector a una situación insostenible", ha afirmado Roche, quien ha incidido en que hay herramientas para evitar esta situación. "Se sigue sin utilizar la ley de la cadena alimentaria y los acuerdos alcanzados con el Ministerio de Agricultura", que permitirían, por ejemplo, controlar los costes de producción y percibir unos precios más justos.

Y la situación no va a ser mejor con la nueva subida del Salario Mínimo Interprofesional con la que nuevamente van a peligrar empleos en sectores como la fruticultura, en el que el anterior incremento salarial ya hizo que se perdieran 50.000 empleos. Una subida del SMI con la que los sindicatos agrarios no están en contra, aunque sí critican que la tenga que asumir la parte social sin que la Administración actúe sobre, por ejemplo, las cotizaciones sociales o el IRPF, ya que el salario de 950 euros conlleva un coste total para el agricultor y ganadero de 1.500 euros.

Este no es el único problema al que se enfrenta el campo. "Nos asfixian a trámites y papeleos. La Administración ha conseguido algo que parecía imposible. Ya no vivimos el año natural o agrícola, sino que seguimos el calendario administrativo", que viene marcado por la PAC y los controles, ha incidido Jorge Valero, presidente de ARAGA. "Las Administraciones Públicas se creen que son el ombligo del mundo y que todos viven de ellas, pero deben velar por sus administrados y no ordeñarlos. Somos vacas a las que se les ordeña y un día dejaremos de dar leche y tendrá un problema la administración y nosotros".

Políticas agrarias con dinero

Los agricultores también demandan "políticas agrarias. El Estado español lleva mucho tiempo sin hacerlas y parece que todo era Europa", ha incidido José María Alcubierre, secretario general de UAGA-COAG. Una situación que contrasta con la de otros países como China que está afianzando su modelo con macrogranjas o de América Latina con los latifundios.

"Nos atacan con el BREXIT, que reducirá el presupuesto, y también con los aranceles. Esto lleva a que el modelo de agricultura y ganadería esté en peligro. El dinero de Europa muchas veces no va bien orientado para luchar por la agricultura familiar. En breve, habrá una futura PAC y, si no discrimina a los que nos jugamos el trabajo y las explotaciones, mal iremos porque desaparecerá este modelo", que será sustituido por el de grandes corporaciones "u otros modelos que desconocemos. Este año es clave", ha añadido desde UAGA-COAG.

Pero las políticas agrarias también deben ir acompañadas de dotación económica. Y aquí la situación tampoco ha sido mejor. "El presupuesto de Aragón es de 6.500 millones de euros y en el Plan de Desarrollo Rural, que es la principal herramienta, tiene entre 50 y 60 millones, pero entra todo: jóvenes, Leader, formación, cooperativas, montaña... Es la única herramienta para combatir la despoblación", ha incidido Ángel Samper, secretario general de ASAJA Aragón, quien ha denunciado la reducción de las partidas presupuestarias y su escasa ejecución.

"Es indignante", ha afirmado Samper, quien ha explicado que de los 1.075 millones de euros para el período 2007-2013 en Aragón, se ha pasado a 943 millones comprometidos para 2014-2020, pero se van a cumplir 700 millones y, en el próximo período serán 500 millones los proyectados". Unas partidas económicas que han ido cayendo, reflejando un descenso del 40%, y que se han desviado a otros fines como a transición ecológica. Y la situación no ha sido mejor en las partidas procedentes del Gobierno central que han pasado de 260 millones de euros a 80 millones en este período. Solo Europa ha realizado la misma aportación.

Poca sensibilidad

Las cuatro organizaciones agrarias también han querido poner de manifiesto el malestar con la Delegación de Gobierno de Zaragoza, quien ha comunicado hoy la no autorización de la ubicación para la movilización del día 28 en la rotonda de PlaZa por problemas de seguridad y ha propuesto otros emplazamientos alternativos como el parking del supermercado.

Los sindicatos han denunciado la falta de sensibilidad y el abandono del medio rural -como ya se vio en Andorra hace dos años y ahora con la borrasca 'Gloria' en Teruel en el que los propios agricultores han tenido que quitar la nieve con sus tractores-, y han comunicado su intención de mantener la concentración porque siempre han transcurrido con normalidad y han sido pacíficas.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0