Aragón

El sector hotelero invertirá más de 5.000 millones hasta el año 2026

Zaragoza

Estas inversiones se acometerán a través de nuevas aperturas, destinándose 3.500 millones, así como a proyectos de reforma, que suman alrededor de 1.500 millones de euros.

El sector hotelero sigue creciendo a nivel global y también en España y las perspectivas de cara a los próximos años son favorables. Hasta el año 2026, está previsto que se inviertan un total de 5.117 millones de euros en nuevas aperturas y en reformas proyectadas. "Es un sector saludable", ha indicado Ignacio Allende, director de Financial Advisory de Deloitte, quien ha participado en Zaragoza en la jornada 'Perspectivas del sector inmobiliario y hotelero' organizada por esta compañía, a elEconomista.es

De estas inversiones, alrededor de 3.500 millones de euros se destinarán a nuevas aperturas en el sector hotelero, mientras que cerca de 1.500 millones irán dirigidos a reformas que están proyectadas.

Unas inversiones que no se van a distribuir de manera igualitaria en el conjunto de España, pero que sí comprenden tanto a los hoteles urbanos como a los vacacionales. Atendiendo a la zona geográfica, Andalucía es la que más inversión va a concentrar con un 29% del total, seguida de las Islas Canarias con un 23%. También será relevante la inversión en Baleares con un 15% y en Madrid con el 14%.

El sector es atractivo para los inversores tanto internacionales como nacionales, así como "para cadenas medianas interesadas en comprar hoteles y para los inversores privados que lo ven interesante por la situación de los tipos de interés bajo" y las rentabilidades que se pueden obtener, que oscilan entre el 5% y el 7,5%, aunque todo depende la ubicación geográfica y la localización del hotel dentro de ella, el tipo de establecimiento y si es urbano o vacacional, entre otros factores.

De cara al futuro, se prevé que el interés de los inversores se mantenga por el sector hotelero español y, sobre todo, para invertir en ciudades secundarias. También continuará el atractivo en los hoteles de la costa española, aunque ahora en menor medida hay atracción por localizaciones como Canarias a raíz de la crisis del Thomas Cook. No obstante, el archipiélago canario recuperará su atractivo porque "el impacto es más a corto plazo que en el medio y largo plazo", dado que el operador se terminará sustituyendo por otro.

En los próximos años, se mantendrá así el ritmo inversor, que ha alcanzado máximos en el año 2018 con un más de 4.800 millones de euros invertidos en el mercado de hoteles en España. Una cifra con el que el país se ha situado en el segundo de Europa por inversión y a raíz de las grandes operaciones a nivel corporativo en el sector.

"Hay inversores, grandes fondos de inversión extranjeros que han entrado como Blackstone, que crean nuevos vehículos de inversión hotelera sean o no socimis", explica el responsable de Deloitte, quien también incide en que cada vez se observa más la tendencia a una separación entre la figura del propietario y la del operador del hotel con el fin de maximizar las inversiones.

Sube el ingreso por habitación

En el caso de la comunidad aragonesa, el ritmo inversor no es tan dinámico y tan solo se ha registrado una operación en 2019 vinculada con el Hotel Tryp Zaragoza. "Se ha ralentizado la actividad en Zaragoza, pero no baja el interés. En ocupación, se está razonablemente bien y la oferta hotelera también está bien".

No obstante, el potencial de crecimiento en el caso de Zaragoza está "en la subida en el precio y en que se tenga más marca internacional". Precisamente, la capital zaragozana registra uno de los mayores aumentos en el ingreso por habitación -ha aumentado más del 12%-, superando las tasas de otras comunidades como Andalucía, donde este incremento ha sido del 4% en hoteles urbanos, o País Vasco con el 8%. Sin embargo, la subida en el caso de Zaragoza tiene un matiz: "el ingreso por habitación es de los más bajos y tiene más recorrido al alza". Y, para conseguirlo, sería recomendable que las instituciones potenciaran la marca Zaragoza.

Además, tanto en la comunidad aragonesa y, sobre todo, en el conjunto de España, hay más potencial para el sector hotelero a través de marcas internacionales hoteleras que no están presentes y que tienen cartera de clientes, lo que impulsa la llegada de turistas nacionales e internacionales. "Es una palanca de crecimiento".

Producto de calidad

El sector hotelero también registra buenos datos en afluencia de turistas. A nivel global, "las tasas son elevadas y ha aumentado un 6% el número de turistas que se mueven. En España, sigue creciendo, habiendo aumentando el 1% el año pasado". Además, un dato a tener en cuenta es que el gasto turístico en el país crece más que la llegada de turistas, lo que indica que "vendemos un producto de calidad".

La buena evolución se observa tanto en el hotel urbano de forma generalizada en España, sobre todo, en ciudades que no son Madrid y Barcelona. Precisamente, Cataluña es la comunidad autónoma que se diferencia del conjunto del país porque la evolución no está siendo favorable por el conflicto catalán. En el hotel vacacional, la evolución también ha sido favorable en la costa española, notándose de nuevo en Cataluña una situación diferente a la del resto de España.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.