Andalucía

Arranca la fresa en Huelva con costes disparados que cuestionan la rentabilidad

  • Suben un 150% los abonos, un 73% el gasóleo y un 270% la energía eléctrica
  • El valor de las exportaciones rondó la campaña pasada los 1.400 millones
  • Se espera la llegada del contingente de Marruecos, y los primeros ecuatorianos empiezan hoy a trabajar
Plantación de fresas en Huelva. Fernando Ruso
Sevilla

La campaña de la fresa arranca tímidamente en Huelva. Con retraso, por los fríos de diciembre. "Una semana más tarde que el año pasado, pero ya se está cogiendo fruta", confirma Francisco Contreras, presidente de Cooperativas Agro-alimentarias de Huelva, provincia que concentra el 95% de la producción nacional de berries. Según datos de la patronal Freshuelva, hay plantadas 11.740 hectáreas de frutos rojos (un 0,95% más que el año pasado) de las que 6.167 corresponden a la fresa. Con la referencia de la campaña pasada, la producción de este año rondará las 350.000 toneladas y alcanzará un valor aproximado de más de 1.500 millones de euros, con un 85% correspondiente a exportaciones. Y aún así, los productores dudan incluso de que puedan cubrir gastos por el incremento de los costes a los que se enfrentan.

Junto a la fresa se comienza a coger ahora el arándano, el berry que presenta un incremento mayor de su superficie, concretamente del 6,70% con un total de 3.532 hectáreas, por las 3.310 plantadas en la campaña pasada. "Esta situación se debe, sobre todo, al arbusto que entra en producción comercial después de cumplirse tres años de su plantación y a que muchos productores han apostado por este cultivo para complementar el de la fresa", explican en Freshuelva.

En realidad la campaña de los berries comenzó en septiembre con la frambuesa. Un cultivo que está sufriendo especialmente la competencia de plantaciones extracomunitarias, y cuya superficie cultivada decrece en un 8,10%, pasando de las 2.070 hectáreas plantadas en la campaña pasada a las 1.902 de la presente.

La producción de berries se completa con 139 hectáreas de moras.

Tomando como referencia las exportaciones de enero a julio pasados, las fresas de Huelva alcanzaron en los mercados internacionales un valor de 537 millones de euros, los arándanos 407 y frambuesas y moras 299, según datos de Extenda. Ampliando el periodo hasta octubre el valor de las exportaciones de berries alcanzaron los 1.375 millones de euros, cantidades a las que habría que sumar la parte que va al mercado nacional.

En torno a un 60% de la producción onubense corresponde a las cooperativas. En un año que arranca con enormes incertidumbres por los costes. "Realmente no sabemos a cuánto se van a ir, aunque sí tenemos claro que nos quedará poco margen. Este año toca aguantar. Hablamos de un producto muy perecedero, lo que nos da poca capacidad de maniobra a la hora de comercializar. El 70% de nuestra producción va a supermercados, que compiten por precio y son los que marcan la cotización realmente. No es factible que nosotros podamos tirar del precio hacia arriba", explica Francisco Contreras.

En Freshuelva (que integra a cooperativas y a privados, representando a la inmensa mayoría del sector) cuantifican la subida de costes con la que se enfrenta esta campaña: el 20% en las plantas, el 150% en los abonos, el 33% en agua, el 46% en los plásticos. Y señalan especialmente el gasóleo que usan los tractores (+73%) y a la energía eléctrica (+270%). "A esto se unen los costes laborales y socio-sanitarios derivados de la pandemia, que se han incrementado en casi un 30% en los últimos tres años", apuntan.

Las plantas suben un 20%, los plásticos el 46%, el riego un 33% y ahora afrontan la reforma laboral 

Freshuelva ha mostrado su "preocupación" por las "graves consecuencias" de esta situación de incremento de costes, incluso que "sea aprovechada por países terceros que venden en Europa sin necesidad de pagar aranceles y con unos costes de producción muy inferiores, realizando una competencia desleal en los mercados", por lo que han advertido a las grandes superficies de la "importancia" de apostar por las producciones locales para "poder superar esta grave problemática entre todas las partes de la cadena alimentaria"

Contreras añade ahora otro motivo más de preocupación por los costes: el de la reforma laboral. Los productores tienen una pequeña plantilla fija que cuida todo el año de las fincas, y un grupo de fijos discontinuos para la campaña. Pero los picos que marcan los días de recogida más fuertes se han cubierto siempre con temporeros. "Hay mano de obra que sólo se precisa en momentos puntuales. Cuando pasan esos picos no hay trabajo para ellos", indica Contreras.

100.000 empleos

Para cubrir toda la demanda de mano de obra que genera esta campaña, entre 80.000 y 100.000 empleos, se recurre desde hace años a un contingente reclutado en Marruecos. Este año se espera a unas 10.000 temporeras. En principio iban a llegar a finales de diciembre, aunque se retrasó por la sexta ola de Covid. Las empresas están pendientes ahora de recibirlas en los primeros días de enero. De momento sin noticias, según Contreras.

Al mismo tiempo, este año comienza una experiencia piloto con contingentes procedentes de Honduras y Ecuador. Cooperativas ha gestionado la llegada de 74 trabajadores de este contingente. Los primeros comenzarán a trabajar mañana mismo.

Desde Cooperativas Agro-alimentarias de Huelva se destaca el compromiso social y por la sostenibilidad del sector. Para garantizar los derechos de los trabajadores extranjeros las empresas financian un servicio de mediadores laborales que les atienden en sus idiomas de origen debidamente formados, dentro de un Plan de Responsabilidad Ética, Laboral, Social y de Igualdad (PRELSI) que puso en marcha hace cuatro años la interprofesional de la fresa en Andalucía, Interfresa.

Además, los berries de Huelva están a la cabeza de la agricultura europea en cuanto a innovación, uso de nuevas tecnologías e incorporación de aplicaciones digitales a los procesos productivos, biotecnología en el control de plagas y optimización del aprovechamiento del agua.

"El sentido de responsabilidad del sector es muy alto. Incluso las cadenas comerciales que compran nuestros productos nos auditan y comprueban la calidad del producto y la calidad de cómo se produce en todos los sentidos", explica Francisco Conteras.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.