Andalucía

Ayesa abre su capital por primera vez en 55 años con la entrada de AMCE

  • El Gobierno de España autoriza la operación, ya que la ingeniería sevillana participa en proyectos de Airbus relacionados con la Defensa Nacional
  • La alianza tiene como objetivo crear un grupo español líder en servicios digitales duplicando facturación hasta los 500 millones en cinco años
José Luis Manzanares Abásolo, CEO de Ayesa.
Sevilla

El Gobierno de España ha autorizado "la inversión extranjera de AMCE Fund SPV-1 S.à.r.l. en las sociedades españolas Ayesa Inversiones, S.L. y Ayesa Air Control Ingeniería Aeronáutica, S.L. para que esta última pueda realizar actividades relacionadas directamente con la Defensa Nacional", según figura en los acuerdos del Consejo de Ministros de ayer.

Ayesa, proveedor internacional de servicios tecnológicos y de ingeniería, explica en un comunicado que ha llegado a un acuerdo para dar entrada a A&M Capital Europe (AMCE) en su accionariado, lo que supone abrir su capital por primera vez en 55 años de historia.

La inversión de AMCE tiene como objetivo crear un grupo español líder de servicios digitales, duplicando la facturación hasta los 500 millones de euros en un horizonte temporal de cinco años.

Actualmente, Ayesa es un proveedor de servicios tecnológicos de referencia y una de las mayores ingenierías del mundo. Con sede en Sevilla, la firma tiene presencia en 17 países de Latinoamérica, Europa, Asia y Oriente Medio. En 2020, registró un año récord en ventas y contratación a pesar del COVID, alcanzando una facturación de 256 millones de euros y una cartera de 513 millones. Hoy su plantilla la componen 5.400 profesionales a nivel global.

Esta operación corporativa, explica la compañía, permitirá a Ayesa consolidarse como una plataforma de servicios digitales y explotar su potencial en tecnologías emergentes como la inteligencia artificial, big data, análisis de datos, ciberseguridad y computación en la nube, entre otros. Asimismo, impulsará el crecimiento del negocio de ingeniería –reconocido a nivel internacional por su posicionamiento en transporte urbano y abastecimiento de agua– con una fuerte estrategia de diversificación geográfica.

Según el acuerdo alcanzado con AMCE, José Luis Manzanares Abásolo, actual CEO, seguirá dirigiendo la compañía con su mismo equipo directivo y liderará el plan de crecimiento, basado en la consolidación del mercado de servicios digitales y el crecimiento exterior de la división de ingeniería.

El fundador de Ayesa, José Luis Manzanares Japón, seguirá como presidente honorífico tras haber cumplido recientemente 80 años. Desde esta posición destaca que "la incorporación de un socio financiero es un paso natural en la evolución de la consultora que, tras 55 años, aspira a seguir creciendo y aprovechar las oportunidades de concentración en el sector. Creemos que AMCE será el socio ideal para ayudarnos a alcanzar nuestras aspiraciones de crecimiento a nivel global".

Para esta operación Ayesa ha contado con DC Advisory como asesor financiero y con Cuatrecasas como asesor legal. Por su parte, AMCE ha contado con JB Capital como asesor financiero, con Houlihan Lokey como asesor de deuda y con Pérez-Llorca y Weil, Gotshal & Manges como asesores legales.

El cierre de la operación está sujeta a las pertinentes autorizaciones regulatorias, que se esperan obtener en las próximas semanas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.