Andalucía

Sevilla padece el tercer juzgado para cláusulas abusivas más atascado de España

  • El CGPJ mantiene un año más órganos exclusivos y excluyentes en la materia en esta provincia, Cádiz y Málaga
  • Salen del plan de especialización los de Almería, Córdoba, Granada, Jaén y Huelva, donde se ha reducido el atasco
Palacio de Justicia de Sevilla. /Fernando Ruso
Sevilla

La Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial ha acordado prorrogar a partir del próximo 1 de enero el plan de especialización en materia de cláusulas abusivas, en unos casos por seis meses y en otros por un año, en tres órganos judiciales andaluces y ha decidido su finalización en otros cinco. Entre los juzgados en los que se mantiene el plan está el Primera Instancia n.º 29 de Sevilla, que recibe 3.713 asuntos al año y tiene una pendencia acumulada de 15.694. Es el tercero con más pendencia de España, tras el de Madrid (70.119) y el de Barcelona (28.426).

Además del de Sevilla, los juzgados andaluces en los que es necesario continuar con el plan son el Primera Instancia n.º 2 de Cádiz, que actualmente recibe 11.089 asuntos anuales y tiene una pendencia acumulada de 4.073; y el Juzgado de Primera Instancia n.º 20 de Málaga, con 3.366 asuntos en entrada y una pendencia de 6.671 (el quinto más atascado de España tras Valencia, que tiene 7.367).

La decisión de prorrogar el plan de especialización se ha adoptado de acuerdo con dos criterios objetivos: una entrada de nuevos asuntos superior a 2.000 en el periodo comprendido entre el 1 de octubre de 2020 y el 20 de septiembre de 2021; y una pendencia superior a 1.500 asuntos en el último trimestre (desde el 30 de septiembre de 2021).

Las provincias donde se da por finalizado el plan en el juzgado especializado en cláusulas abusivas son Almería, Córdoba, Granada, Jaén y Huelva. El órgano de gobierno de jueces lo fundamenta en "la positiva evolución experimentada por esos juzgados tanto en lo que respecta al número de asuntos pendientes como a su capacidad de resolución", según informa el CGPJ en un comunicado.

Respecto a estos, la Comisión Permanente considera necesario mantener las medidas de apoyo vigentes respecto de jueces y magistrados, letrados de la administración de Justicia y personal al servicio de la administración de Justicia; así como eximirlos de forma temporal (total o parcial) del reparto de asuntos de naturaleza civil por períodos de tres o seis meses que podrán prorrogarse, en su caso, según determine la Sala de Gobierno correspondiente, previa audiencia de la Junta de jueces de Primera Instancia.

Asimismo, dichos juzgados continuarán conociendo de todos los procesos pendientes ante los mismos en materia de cláusulas abusivas hasta su definitiva conclusión.

El plan de especialización en cláusulas abusivas fue puesto en marcha por el CGPJ el 1 de junio de 2017 y, desde esa fecha hasta hoy, se ha venido prorrogando de forma continuada.

Este plan consiste en la especialización de determinados juzgados de primera instancia para la atribución, en el ámbito territorial que se establezca en cada caso, del conocimiento de los asuntos relativos a las acciones individuales sobre condiciones generales incluidas en contratos de financiación con garantías reales inmobiliarias cuyo prestatario sea una persona física.

En la actualidad, son 44 los órganos judiciales en España que se encargan de la tramitación de este tipo de asuntos. "Tras cuatro años de aplicación del plan de especialización, se ha conseguido reducir notablemente la bolsa de asuntos pendientes en muchos de esos juzgados, un hecho que pone de manifiesto la eficacia de esta medida. Asimismo, se ha conseguido la homogeneización de criterios en la materia, circunstancia que ha ido en beneficio del principio de seguridad jurídica", indica el CGPJ.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.