Actualidad

Marine Le Pen no alcanzaría la mayoría absoluta: un revés para la ultraderecha en Francia

  • El sondeo de Harris Interactive asigna a Reagrupamiento Nacional 190-220 diputados, muy lejos de los 289 que marcan la mayoría en la Asamblea Nacional
Marine le Pen, miembro del Parlamento francés del partido de extrema derecha Rassemblement National (RN), abandona la sede del partido en París ayer.
Madridicon-related

Los franceses se preparan para decidir en la segunda vuelta de unas cruciales elecciones legislativas este domingo, donde la ultraderecha liderada por Jordan Bardella, pupilo de Marine Le Pen, obtuvo una victoria en la primera ronda con más del 33% de los votos, según las encuestas. Sin embargo, los últimos sondeos indican que el partido de Marine Le Pen, Reagrupamiento Nacional (RN), no alcanzaría la mayoría absoluta necesaria para gobernar, que se sitúa en 289 diputados.

Según la encuesta de Harris Interactive para Challenges y M6, el RN se proyecta con entre 190 y 220 escaños, alejándose de la posibilidad de obtener la mayoría requerida. A pesar de esto, Marine Le Pen ha expresado confianza en la capacidad de su partido para alcanzar la mayoría suficiente y formar gobierno, destacando la incertidumbre y la estrategia que marcan esta última fase de la campaña.

La derecha radical de Le Pen se enfrenta así a un escenario donde la mayoría absoluta parece escurrirse entre los dedos, planteando un panorama de expectativas y posibles alianzas en una Asamblea Nacional que se perfila fragmentada.

A pesar de estos resultados preliminares, Le Pen ha manifestado una confianza firme en sus posibilidades de lograr una mayoría, subrayando que los franceses demandan un cambio en la dirección del país. En declaraciones a TF1, criticó los movimientos entre partidos para formar una "gran coalición" en su contra, denunciando lo que percibe como falta de cohesión y unión en los oponentes políticos.

Jordan Bardella, el candidato del RN a primer ministro, también ha lanzado críticas hacia esta "gran coalición", argumentando que carece de un proyecto común claro y representa una respuesta fragmentada ante el avance de la ultraderecha.

Le Pen, quien aseguró su escaño en la primera vuelta de las elecciones, tiene su mira puesta en un objetivo mayor: la presidencia de Francia en 2027. Esta ambición presidencial marca su estrategia política, dejando claro que su objetivo actual no es ocupar un cargo ministerial sino consolidar su base de apoyo y prepararse para futuras contiendas electorales.

El panorama político en Francia sigue siendo incierto a medida que se acerca el día de la votación, con el RN enfrentando el desafío de convertir su popularidad en una mayoría legislativa decisiva, mientras que los otros partidos buscan estrategias para contrarrestar su avance y asegurar la gobernabilidad del país en los próximos años.

El Nuevo Frente Popular de izquierda

La encuesta de Harris ha delineado un panorama incierto pero estratégico. Según los resultados, el Nuevo Frente Popular de izquierda podría asegurar entre 159 y 183 escaños, mientras que Together, la alianza del presidente Macron, sólo alcanzaría entre 110 y 135 escaños. Otros partidos obtendrían entre 17 y 31 escaños, marcando un escenario de fragmentación política.

El primer ministro Gabriel Attal, aliado cercano de Macron, expresó optimismo en la capacidad multipartidista para evitar una mayoría absoluta para el partido de extrema derecha RN. Descartó la idea de una coalición amplia, proponiendo en su lugar mayorías caso por caso en la Asamblea Nacional.

Macron, en una reciente reunión de gabinete, rechazó la opción de una coalición que incluyera a la extrema izquierda de Jean-Luc Melenchon, destacando la polarización política dentro del espectro parlamentario. Esta dinámica sugiere que, incluso sin una victoria del RN, Francia podría enfrentar meses de incertidumbre política hasta el fin del mandato de Macron en 2027, cuando Marine Le Pen podría presentarse como una competidora seria para la presidencia.

La pregunta crucial es si los votantes respaldarán el esfuerzo por bloquear al RN, conocido por su postura euroescéptica y antiinmigrante. Los centristas podrían resistirse a apoyar a un rival de extrema izquierda, mientras que los desilusionados con Macron podrían no respaldar a alguien de su alianza.

El RN buscará alianzas

Por su parte, Marine Le Pen ha mencionado la posibilidad de buscar acuerdos con otros partidos si el RN no logra la mayoría absoluta. Su candidato a primer ministro, Jordan Bardella, ha afirmado que rechazaría formar un gobierno sin un mandato claro y sólido.

Mientras, los mercados financieros muestran cierta estabilidad tras estos desarrollos, la incertidumbre persiste sobre el futuro político de Francia y su impacto en la integración europea, en medio de planes para revertir reformas de Macron y cuestionamientos sobre la viabilidad económica de las propuestas del RN.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud