Actualidad

El Gobierno aprueba una nueva Selectividad más dura: las faltas de ortografía restarán un 10% y habrá una prueba única para cada asignatura

  • El Consejo de Ministros de este martes ha dado luz verde a la reforma
  • El nuevo modelo entraría en vigor a partir del curso 2024/2025
Madridicon-related

El Gobierno ha aprobado en el Consejo de Ministros de este martes un nuevo modelo de prueba de acceso a la universidad, la llamada Selectividad, que recupera el nombre de PAU: Prueba de Acceso a la Universidad y entrará en vigor en 2025.

Impulsada por el Ministerio de Educación bajo la dirección de Pilar Alegría, esta nueva estructura será la primera alineada con la reciente reforma educativa, la Ley Orgánica de Modificación de la LOE (Lomloe), enfocándose en un modelo competencial que prioriza la aplicación de conocimientos sobre la memorización.

Este nuevo modelo, que entrará en vigor en el curso 2024/2025, incorporará una penalización de hasta el 10% en la nota por faltas de ortografía y acaba con la posibilidad de elegir entre pruebas dentro de la misma asignatura, según se venía haciendo en los últimos años.

De acuerdo con Alegría, se trata de una reforma aprobada con todos los agentes implicados y con todas las comunidades autónomas, enfocada a homogeneizar procedimientos en todo el país.

La nueva EBAU se divide en dos fases principales: la fase de acceso y la fase de admisión.

Fase de Acceso

En esta primera etapa, los estudiantes se enfrentarán a exámenes de varias materias obligatorias:

Lengua Castellana y Literatura II.

Historia de España o Historia de la Filosofía (a elección del estudiante).

Lengua Extranjera II: con opciones entre alemán, francés, inglés, italiano o portugués.

Además, deberán realizar un examen de una materia específica correspondiente a la modalidad de Bachillerato cursada. Por ejemplo:

Artes: Dibujo Artístico II o Artes Escénicas II.

Ciencias y Tecnología: Matemáticas II o Matemáticas Aplicadas a las Ciencias Sociales II.

En las comunidades autónomas con lengua cooficial, también habrá un examen de Lengua Cooficial y Literatura II.

Fase de Admisión

Para aquellos que deseen mejorar su nota de admisión, se ofrece la oportunidad de examinarse de hasta tres materias adicionales de modalidad. Además, los estudiantes pueden optar por la materia común no realizada en la fase de acceso (Historia de España o Historia de la Filosofía) y una segunda lengua extranjera, permitiendo realizar hasta un máximo de cuatro exámenes en esta fase.

Un examen unificado

Cada materia contará con un único modelo de ejercicio que incluirá diferentes tipos de preguntas, desde cerradas hasta "semiconstruidas" y abiertas. Al menos el 70% de la puntuación total de cada examen corresponderá a preguntas o tareas de respuesta abierta y "semiconstruida". Los ejercicios están diseñados no solo para evaluar el conocimiento del temario, sino también la creatividad, el pensamiento crítico y la capacidad de reflexión de los estudiantes.

Además, también se tendrá en cuenta la coherencia, cohesión, presentación y corrección gramatical, léxica y ortográfica tendrán un peso significativo en la evaluación, representando hasta un 10% de la nota. Cada examen durará 90 minutos, con un descanso mínimo de 30 minutos entre ejercicios consecutivos.

Calificación

La calificación de la fase de acceso se calculará como la media aritmética de los exámenes realizados, con una nota mínima de cuatro sobre diez para que se compute la media. Esta nota se sumará al 60% de la nota media de Bachillerato para obtener la calificación de acceso a la universidad, que deberá ser de al menos cinco para ser válida. En la fase de admisión, la nota final se obtendrá sumando la calificación de acceso a la universidad con las notas ponderadas de las materias adicionales, seleccionando las más favorables para cada estudiante.

Desde el ministerio de Educación indican que el objetivo principal de esta reforma es ofrecer una evaluación más adecuada a las necesidades del alumnado actual. Según el Ministerio de Educación, la nueva EBAU no solo busca evaluar los conocimientos académicos de los estudiantes, sino también fomentar habilidades clave como la creatividad y el pensamiento crítico, adaptándose a un contexto educativo moderno y diverso.

Reacciones de la comunidad educativa

La reciente reforma de la EBAU ha suscitado diversas reacciones entre la comunidad educativa. Mientras muchos docentes aplauden el nuevo enfoque competencial, que permitirá a los estudiantes demostrar un entendimiento más profundo y aplicado de los conocimientos adquiridos, algunos estudiantes expresan preocupación. Temen que el cambio aumente la presión y el estrés en la preparación de los exámenes.

Esta reforma ha sido comparada con sistemas educativos de otros países europeos, como Finlandia y los Países Bajos, que ya han implementado evaluaciones competenciales. Estos países se consideran ejemplos exitosos en la evaluación no solo de conocimientos teóricos, sino también de habilidades prácticas y de pensamiento crítico.

Cabe destacar que para asegurar una transición suave al nuevo modelo de EBAU, el Ministerio de Educación ha anunciado programas de formación para docentes. Además, se publicarán guías y recursos didácticos para ayudar a docentes y estudiantes a familiarizarse con los nuevos formatos de examen y criterios de evaluación.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud