Actualidad

El Real Club de Polo estrena el mayor gimnasio de la zona alta de Barcelona

  • La histórica entidad culmina su transformación tras una inversión de 13 millones
Nueva piscina en la zona de 'fitness' del Real Club de Polo de Barcelona. EE
Barcelonaicon-related

El Real Club de Polo de Barcelona está de celebración. La histórica entidad ha puesto el broche a sus intensas obras de reforma con la inauguración de una gran área de fitness de 750 metros cuadrados.

Las flamantes instalaciones del club, ubicadas junto a la pista de saltos donde se celebra anualmente el CSIO, atenderán las necesidades de sus más de 11.000 socios posicionándose como uno de los mejores gimnasios de la zona alta de Barcelona.

El área de ejercitación ocupa parte de una nueva edificación de 9.000 metros cuadrados, que se inauguró parcialmente hace un año y lleva la firma del estudio Batlle i Roig. Esta construcción, que acoge la remozada tribuna hípica, está hecha de madera y reúne los máximos estándares de sostenibilidad.

El espacio de fitness incluye un amplio gimnasio en dos niveles, diversas salas de actividades dirigidas, una sala de cycling, una sala de entrenamiento personal y dos piscinas (una de 25 metros y otra más reducida). También se ha recuperado una pista de squash.

La remodelación también ha conllevado una modernización de las anteriores máquinas de entrenamiento. Ahora se cuenta con equipos de maquinaria cardiovascular y de fuerza más modernos de las marcas Life Fitness y Hammer Strength, completada con la tecnología alemana de Egym. Los monitores y entrenadores también estrenarán uniforme deportivo de la firma de moda Lululemon.

Otra de las novedades es la creación del salón Olympia, una zona polivalente de 400 metros cuadrados con capacidad para 700 personas pensada para reuniones o celebraciones, tanto internas como externas.

Aunque la reforma ya ha culminado, los gestores del Polo aún tienen algún as en la recámara. Por un lado, se prevé conectar el aparcamiento del Palacio de Congresos de Cataluña con el club para ganar plazas de párking. Por otro, también se proyecta la construcción de dos pozos propios de agua para incrementar su autoabastecimiento.

Un antes y después

Con una inversión de 13 millones de euros, el Polo ha emprendido su mayor transformación desde las Olimpiadas de 1992. La puesta de largo celebrada ayer fue oficiada por el actual presidente, Pablo Sánchez, y por el anterior, Curro Espinós. De hecho, el proyecto fue aprobado bajo el mandato del último.

El Polo ingresó en 2023 un total de 26 millones de euros, un 12% más que el año anterior. Para el ejercicio en curso, la centenaria entidad de la Diagonal aspira a facturar 33 millones, un 10% más que el año anterior. Ello pese al veto de nuevos socios que mantiene vigente la institución para no colapsar sus instalaciones.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud