Actualidad

El Mad Cool 2024, en el aire: el festival no tiene licencia por la falta de acuerdo entre el Ayuntamiento de Madrid y Delegación del Gobierno

Mad Cool 2023. Foto: Europa Press.

Peligra el Mad Cool 2024. La celebración del macrofestival, que tendrá lugar del 10 al 13 de julio en el espacio Iberdrola Music de Villaverde, pende de un hilo debido a una nueva polémica política entre el Ayuntamiento de Madrid y la Delegación del Gobierno en la capital. El consistorio de José Luis Martínez-Almeida se niega a conceder la licencia al evento hasta que la representación del Ejecutivo no dé el visto bueno al plan de movilidad presentado por el promotor, y esta a su vez no autorizará dicho programa porque, según asegura, carece de competencias. Todo ello a falta de poco más de un mes para su celebración y miles de entradas ya vendidas.

Pero esta polémica viene de lejos. En concreto, en 2023 el caos de movilidad generado por el festival provocó que la Delegación del Gobierno enviara una carta al Ejecutivo madrileño en la que le pedía "reconsiderar" la autorización de este tipo de eventos masivos en Villaverde hasta que se tomaran las "medidas oportunas para garantizar una entrada y salida de público ordenada y segura". Las largas colas para los accesos y las dificultades para encontrar transporte público nocturno fueron constantes esos días.

Una semana después del Mad Cool 2023 tuvo lugar en el mismo recinto el concierto de Harry Styles con 65.000 asistentes, aunque en esta ocasión sí contó con mejor organización. Sin embargo, el Reggaeton Beach Festival, que iba a concentrar a unas 38.000 personas, fue cancelado al no garantizarse las condiciones de seguridad y evacuación necesarias para un evento de estas características. Desde entonces no se ha vuelto a celebrar en el recinto ningún macrofestival.

Con estos antecedentes, el Ayuntamiento de Madrid advirtió este miércoles que no concederá la licencia para la celebración del Mad Cool hasta que la Delegación del Gobierno apruebe el plan de movilidad presentado por la promotora. El consistorio ha enviado un requerimiento a la empresa para que entre el 10 y el 14 de junio aporte un documento acreditativo con el visto bueno del Ejecutivo para continuar los trámites de concesión de la licencia.

La edición de este año contará con un refuerzo en los dispositivos de seguridad y movilidad, y se ha reducido el aforo permitido de 70.000 a 58.000 asistentes, y de los escenarios, que pasarán de ocho a seis, para minimizar el impacto acústico y poner fin a las quejas de los vecinos.

También se ampliarán los accesos, de una a tres zonas de entrada; aumentará el personal de información en el exterior en más de 100 personas y se mejorará el plan de transporte, con la incorporación de trenes de Cercanías entre Atocha y Villaverde Alto que apoyarán la oferta de Metro, autobuses lanzadera, taxis y VTC hasta las cuatro de la madrugada, al finalizar los conciertos.

Tras anunciar estas mejoras, el delegado de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, se mostró tajante respecto a la celebración del festival: "Hasta que no esté validado ese plan de movilidad por la Delegación del Gobierno no vamos a otorgar la licencia a Mad Cool".

"El promotor ha entregado un plan de movilidad al Ayuntamiento de Madrid porque es preceptivo, tal y como establece la ordenanza. Ese plan de movilidad afecta a la M-45, que es gestionada por Guardia Civil y, por tanto, por Delegación del Gobierno. El año pasado se manifestó que había problemas de movilidad y lo que hemos dicho es que ese plan tiene que estar validado por la Delegación del Gobierno, que tiene competencias en el ámbito de la movilidad a través de la gestión de la M-45", explicó Carabante.

La Delegación alega no tener competencias

La respuesta de la Delegación del Gobierno no se ha hecho esperar. En un comunicado, recuerda que es el Ayuntamiento el responsable de otorgar la licencia de actividad sin requerir ninguna otra validación. La Delegación insiste en que no está entre sus competencias validar ningún plan de movilidad, "como se puede verificar en la celebración de otros grandes espectáculos".

La representación del Ejecutivo en Madrid insiste en que lleva meses intentando mantener una reunión con el alcalde de la ciudad para abordar la situación del recinto que acogerá el Mad Cool, "con el objetivo de conocer qué cambios ha promovido el Ayuntamiento que supongan una mejora de las condiciones de movilidad y seguridad en el entorno". Sin embargo, aseguran que no han recibido respuesta a esta petición.

"Desde la Delegación se quiere agradecer la predisposición a la colaboración del Ayuntamiento de Getafe y de los promotores de Mad Cool, que en los últimos meses han venido trasladándonos su preocupación e interés por la mejora de las condiciones para la celebración de este festival" agregan, al tiempo que informan de que en las próximas semanas se llevará a cabo una reunión de coordinación de seguridad en la que se definirá el dispositivo que se desplegará.

Una "terrible irresponsabilidad"

Por su parte, el delegado Francisco Martín ha insistido en la "terrible irresponsabilidad" de Almeida por intentar avalar el recinto de Villaverde, ya que a su juicio "no cumple en materia de movilidad y accesibilidad" y obliga a un despliegue policial "desproporcionado".

Asimismo Martín ve una "irresponsabilidad manifiesta" en la actuación del Ayuntamiento "habilitando la contratación y venta de localidades sin tener garantías de las condiciones en las que se encuentra el recinto cuando el año pasado retiró la licencia de eventos de este tipo. Ante ello, le pide que rectifique para que los ciudadanos "no paguen las consecuencias".

"No es justo ni positivo. Cada uno tiene que ser consecuente con sus decisiones o con la falta de ellas. La Delegación no tiene competencia alguna en validación de los planes de movilidad. Pido al alcalde que rectifique. Es más, los planes de movilidad nunca pasan por la Delegación. Se inventan un trámite para trasladar a la Delegación su profunda responsabilidad. No tiene ni base jurídica ni procedimental alguna", ha zanjado.

Miles de personas, en vilo

Por contra, José Luis Martínez-Almeida ha exigido a Francisco Martín que se pronuncie sobre la celebración del Mad Cool para "demostrar que no le da igual la seguridad y la integridad de los asistentes", al tiempo que ha destacado la importancia de que haya una corresponsabilidad entre administraciones. "Vamos a esperar que la Delegación tenga un comportamiento responsable y no mantenga en vilo a miles de personas", ha apuntado.

"El delegado del gobierno lo que quiere es una reunión conmigo y mi pregunta es: ¿Qué conocimientos tenemos nosotros de las condiciones de movilidad? ¿Es que vamos a ser nosotros los que le digamos a los técnicos qué tienen que hacer en materia de movilidad?", ha manifestado el alcalde, a la vez que ha valorado que esto supondría una "faltar el respeto" a los técnicos.

"No contemplo un escenario en que la Delegación del Gobierno no se pronuncie acerca de garantizar la seguridad e integridad de las personas. Es que sería una tremenda irresponsabilidad. Dicho de otra manera, ¿por qué el año pasado me envía esa carta y este año se niega a decirme antes lo que opina?", se ha preguntado el alcalde.

Ante tantos desencuentros, lo único que se sabe a ciencia cierta es que el festival carece de licencia y, por tanto, su celebración está en el aire hasta que Ayuntamiento y Delegación lleguen a un acuerdo. Fuentes del consistorio madrileño han asegurado a elEconomista.es que están a la espera de ver cómo se desarrollan los acontecimientos en los próximos días e informarán "en función de los hechos".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud