Actualidad

Nace el primer club de fútbol impulsado con bitcoin: así es el Real Bedford FC de los hermanos Winklevoss

  • Los hermanos se dieron a conocer en 2009 por su guerra con Mark Zuckerberg
  • Cada uno cuenta con un patrimonio estimado de 2.700 millones de dólares
Los hermanos Cameron y Tyler Winklevoss. Foto: Alamy
Madridicon-related

Los hermanos Winklevoss se dieron a conocer en 2009 por su guerra con Mark Zuckerberg, alegando que el fundador de Facebook les había robado la idea. Pidieron más de 100 millones de dólares y en 2011 acabaron aceptando 65. Dos años más tarde, decidieron invertir 11 millones en una moneda virtual que por aquel entonces apenas se estaba dando a conocer: el bitcoin.

Ahora, los multimillonarios Cameron y Tyler, con un patrimonio estimado de 2.700 millones de dólares cada uno, han decidido entrar en una nueva etapa como copropietarios de un club de fútbol inglés, como es el Real Bedford FC, un club semiprofesional con una población de poco menos de 200.000 habitantes que quieren llevarlo a lo más alto y disputar algún año la Premier League.

Los gemelos, que hoy en día dirigen el intercambio de criptomonedas Gemini, anunciaron el pasado viernes que invirtieron 4,5 millones de dólares en bitcoins en el Real Bedford Football Club (RBFC), convirtiéndolo en el "primer club de fútbol impulsado por bitcoin". "No solo estamos invirtiendo en un club de fútbol, estamos invirtiendo en un sueño de llevar el fútbol de la Premier League a Bedford", dijo Cameron Winklevoss.

Tanto Cameron como Tayler serán los propietarios junto a Peter McCormack, también inversor en criptomonedas y presentador de podcast, quien planea utilizar parte de la inversión para conseguir financiación para construir un nuevo centro de formación, valorado en unos dos millones de dólares. Además, se dará apoyo continuo al fútbol femenino y juvenil.

Metodología con bitcoins

Una de las pautas a seguir por parte de estas personas es la decisión de no vender ningún bitcoin para financiar proyectos (como el anteriormente mencionado). En cambio, el bitcoin servirá como un fondo para "días difíciles".

"La decisión inteligente es conservar el bitcoin, pedir prestado libras para pagarlo y luego el centro de capacitación se amortiza a lo largo de un período de siete años porque también es parte de un club que aporta dinero", reveló McCormack.

"Hay que aguantar en los buenos y en los malos momentos", añadió. "Cualquier viaje como este será un camino lleno de baches. Habrá reveses y dificultades".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud