Actualidad

Las microalgas le sientan bien al vino

  • Aumentan la calidad y cantidad de uva con bioestimulantes marinos
  • Ayesa, Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, G2G Algae Solutions, Leitat, González Byass y Agroecosistema forman un consorcio
  • La inversión supera los 600.000 euros con fondos europeos, e incluye IA
Vides de Finca Bergonza, en Toledo.

El Grupo Operativo 'Algavid', que pretende sustituir fertilizantes y abonos de origen químicos en el viñedo por bioestimulantes basados en las microalgas, obtiene sus primeros resultados. En un ensayo en la Finca Bergonza, en Toledo, perteneciente a Viñedos del Río Tajo, se ha inyectado a la vid biofertilizante a base de microalgas. El resultado ha sido más bayas por racimo, más peso de baya y más cantidad de azúcar acumulada por baya.

El consorcio que forma el grupo está coordinado por Fundación Ayesa lo forman Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, la startup G2G Algae Solutions, el centro tecnológico Leitat, Viñedos del Río Tajo (perteneciente a la Familia de Vino y Spirits González Byass) y la Fundación Agroecosistema, con la colaboración de Bodegas Robles (Montilla, Córdoba) y la viticultora Beatriz Larrosa (Borja, Zaragoza), por lo que los ensayos, que han comenzado el Toledo, se realizan en Andalucía, Aragón y Castilla-La Mancha.

Las microalgas de G2G Algae Solutions, además de en Toledo, se testan en la provincia de Córdoba (Montilla) y en la de Zaragoza (Borja), con la diferencia de que, en este último emplazamiento, la producción de las microalgas empleará energía solar en los sistemas de cultivo, mientras que en Toledo y en Montilla el biorreactor de algas se alimenta directamente de la red eléctrica.

Ventajas

Además de mejorar la producción vitivinícola, otro de los propósitos de 'Algavid' es validar el uso de las microalgas en la agricultura para recuperar la microbiota del suelo y frenar su erosión, logrando así un uso más eficiente del agua. No en vano, este proyecto también contempla el aprovechamiento y la recuperación de aguas de la industria agroalimentaria mediante el uso de las microalgas.

Los investigadores usan una red de sensores dotados de Inteligencia Artificial. Leitat está trabajando también en el diseño y desarrollo de un sistema de medición basado en medidas óptico-fotónicas, mediante el uso de fibras ópticas, para la observación de los niveles de NPK en suelos agrícolas. Toda la información recabada con los sensores se gestionará en una plataforma de datos que está desarrollando Fundación Ayesa y que permitirá a los usuarios tener un profundo conocimiento del estado, en tiempo real, de su viñedo.

Para añadir un valor más al sistema, la plataforma podrá emitir alertas y recomendaciones a los agricultores sobre su viñedo. En concreto, se han acotado las recomendaciones de interés a tres tipos: sobre el riego, sobre el aporte de microalgas y sobre fertilizantes tradicionales.

Fondos europeos

El consorcio, que estará activo hasta 2025, cuenta con una subvención para la ejecución de proyectos de innovación de interés general por grupos operativos de la Asociación Europea para la Innovación en materia de productividad y sostenibilidad agrícolas (AEI-Agri), en el marco del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2022, con fondos procedentes del Instrumento de Recuperación Europeo (EU Next Generation). La autoridad de gestión encargada de la aplicación de la ayuda correspondiente se atribuye a la Dirección General de Desarrollo Rural, Innovación y Formación Agroalimentaria (DGDRIFA). Se trata de una medida subvencionada al 100% con Fondos 'Next Generation' y articulada a través del Programa Nacional de Desarrollo Rural y del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER). El montante total de la ayuda asciende a 599.883,57 euros y el presupuesto del proyecto a 607.083,57 euros.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud