Actualidad

Sólo el 28% de los ciudadanos españoles valora el sistema educativo como bueno

  • El 35% de los españoles encuestados cree que el sistema educativo es pobre
  • El plan de estudios y la falta de financiación pública son los retos más señalados

Hablar de sistemas educativos a lo largo y ancho del mundo es hacerlo de heterogeneidad. No obstante, aquellos que suelen catalogarse como buenos sistemas tienen algunos aspectos en común como son la cualificación del profesorado, el aprendizaje transversal y los estudios gratuitos.

A este respecto, el último Monitor Global de Educación, de Ipsos, pone de manifiesto que en España la ciudadanía que valora positivamente el sistema es una minoría. Así, un 28% de los consultados califica el sistema educativo español como bueno, mientras que un 35% considera que es pobre. El 36% restante se mantiene en un término medio y no lo define ni como bueno ni como pobre.

No obstante, ampliando la fotografía a Europa, España se posiciona entre los cinco países donde hay una opinión más positiva, junto con Irlanda (63%), Reino Unido (47%), Países Bajos (39%) y Suecia (36%). A nivel mundial, sólo un tercio de los encuestados (33%) declara que el sistema educativo de su país es bueno.

Por otro lado, es sorprendente que para casi la mitad (48%) el sistema educativo actual ha empeorado respecto al que ellos vivieron. En lo que sí hay una opinión más contundente es en relación a las posibilidades con las que cuentan las instituciones educativas. Para el 60%, existen suficientes recursos en cuanto a libros, tecnología, instalaciones, etc. Esta valoración es la octava más elevada de toda la clasificación.

Grandes desafíos

Como recoge el estudio de Ipsos, el acceso universal a la educación es clave a la hora de garantizar que todas las personas tengan las mismas posibilidades de crecimiento y desarrollo. Y es que el avance de un país depende en gran medida del nivel educativo de su ciudadanía, así como la garantía de la igualdad entre todos los miembros de la sociedad.

En este sentido, el 57% de los españoles está de acuerdo en que la educación es un pilar importante para reducir la desigualdad, siendo así el segundo país europeo, detrás de Irlanda (60%), que más cree en este poder de la educación pública.

En este contexto, el sistema educativo afronta importantes desafíos, siendo el plan de estudios el más señalado por la ciudadanía española. En segundo lugar, destaca la falta de financiación pública (31%), seguida de las elevadas tasas de abandono escolar (30%). De este modo, es el segundo país europeo que más apunta a este aspecto como un reto para el sistema.

Otras problemáticas identificadas son la saturación de las aulas y el sesgo político e ideológico, con un 28% en ambos casos. Respecto a este último punto, España, tras Hungría (40%) y Polonia (39%), es el país donde más se destaca dentro de Europa.

La IA a debate

El despliegue de la inteligencia artificial (IA) en los últimos años ha impactado en prácticamente todos los sectores de la sociedad y la educación no ha sido una excepción. Desde la Unesco indican que la inteligencia artificial "tiene la capacidad de hacer frente a algunos de los mayores desafíos que afronta, hoy en día, el ámbito de la educación, de desarrollar prácticas de enseñanza y aprendizaje innovadoras y, finalmente, de acelerar el progreso en la consecución del ODS 4 (garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos".

Sin embargo, estos avances tecnológicos rápidos "implican inevitablemente numerosos riesgos y retos que los debates sobre las políticas y los marcos reglamentarios tienen aún dificultades para poder superarlos".

Sobre esta materia, el estudio de Ipsos destaca que, si bien la educación es uno de los campos donde más aplicaciones puede tener esta tecnología, existen muchas opiniones encontradas en cuanto a su conveniencia y beneficios.

Si de media el 35% de la población a nivel mundial cree que la IA tendrá un impacto más positivo que negativo en la educación del futuro, España se sitúa como el país europeo con más población que opina lo mismo, con un 43%.

La población de nuestro país confía tanto en los beneficios positivos de la IA en la educación, incluido chatGPT, que el 40% declara que no debería estar prohibida en las escuelas, de nuevo, entre los países europeos que más a favor se muestra con esta medida, junto con Italia (43%), Hungría (41%) y Polonia (40%). Es más, el 66% de la gente piensa que es esencial enseñar a los estudiantes cómo usar la IA.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud