Actualidad

La feria para profesionales del enoturismo vuelve a Valladolid con 125 bodegas y más presencia territorial

Autoridades y responsables de Feria Valladolid en la inauguración de FINE
Valladolidicon-related

La cuarta edición de la Feria Internacional de Enoturismo (FINE) ha dado comienzo este miércoles y, durante dos jornadas, acogerá a más de un centenar de bodegas, rutas y hoteles de España, Portugal y la región francesa de Champagne, que participa por primera vez en este encuentro para profesionales del turismo enológico.

Con mayor oferta expositiva de bodegas, rutas y territorios, FINE vuelve a Valladolid y arranca con la jornadas 'Hablemos de enoturismo, no de vino' en las que se abordarán aspectos como los diferentes modelos de comercialización y casos de éxito desarrollados por bodegas y territorios.

El presidente del Comité Ejecutivo de la Feria de Valladolid, Víctor Caramanzana, ha hecho énfasis en el perfil internacional de esta feria que "nació con el objetivo de ser un lugar de negocios, de favorecer las relaciones comerciales entre las regiones vitivinícolas de Europa y los principales mercados emisores de turistas".

En este sentido, el director general de Feria de Valladolid, Alberto Alonso, ha apuntado que aspiran a ser "el evento de referencia para los profesionales del enoturismo y, al mismo tiempo, contribuir al posicionamiento de la Península Ibérica como un destino enoturístico de referencia en los mercados exteriores, de ahí la relevancia del mercado portugués", ha destacado.

Compradores de más de 20 países

Este año se han sumado a FINE Jerez, Canarias, Madrid, Guipúzcoa, Ronda y Málaga y, además, se ha observado un aumento en la participación de bodegas, rutas y museos catalanes. Así, crece el mapa de destinos del que ya formaban parte Ribera del Duero, Rías Baixas, La Rioja, Somontano, Murcia, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y las nueve rutas de Castilla y León, informa Ep.

El mercado de contratación en el que se desarrollan las entrevistas y los 70 touroperadores y agencias de viajes especializadas en enoturismo es el escenario principal de la actividad en FINE. Así, la principal novedad de esta edición es la incorporación de nuevos países, un total de 20, frente a los doce de la edición anterior.

Así, en esta edición se suman mercados como Jordania, Chile, Brasil, Serbia, Eslovaquia y República Checa, entre otros. Además, hay un "alto nivel de rotación del programa de compradores", con un 61 por ciento de nuevos participantes y, de estos, solo el 39 por ciento ha acudido a alguna de las ediciones anteriores.

Respaldo político

A la inauguración han asistido representantes de las distintas instituciones que colaboran en el proyecto, entre ellos, la concejal de Cultura y Turismo, Ana Redondo; el presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar; la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones; y el director general de Turismo, Ángel González Pieras.

"Hoy estamos hablando de una feria profesional, algo que hace gala la institución provincial de esa colaboración público privada", ha trasladado Íscar en declaraciones a los medios, a la par que ha asegurado que la Diputación sigue "creyendo" y entiende que "una marca de calidad de Valladolid es el vino". "Por lo tanto, apostamos, estamos colaborando en esta feria y deseamos que sea todo un éxito", ha recalcado.

Por su parte, Redondo ha destacado que para Valladolid "el territorio es fundamental" porque "la ciudad colabora y no compite con el territorio". "Lo importante es estar unidos en este proyecto que incrementa un turismo cada vez de mayor calidad, valora la cultural del vino como cultura ancestral y no se deslocaliza, es una industria que tiene en el territorio su gran valor", ha subrayado.

La representante del Gobierno en la Comunidad ha puesto en valor, en este sentido, que Castilla y León tiene "entidad propia" en este tipo de turismo. "Tenemos 3.200 establecimiento de turismo rural con 26.000 plazas hoteleras de distintos tipo, se nos antoja que el protagonismo especial en esta feria tiene que ser esencial", ha apuntado a continuación.

Así, Barcones ha aseverado que estos dos sectores se tienen que maridar para seguir creando empleo y que el Gobierno "lo tiene claro". "Por eso se destinan importantes cantidades de recursos para ganar en competitividad en el sector", ha concluido.

González Pieras ha aseverado que el turismo de Castilla y León se tiene que basar en aquellas cuestiones en las que la región es "singular y competitiva" y que el enoturismo también supone el desarrollo del turismo rural.

Además, el director general confía en que en un breve plazo de tiempo espera que Castilla y León cuente con una décima ruta del vino y que, además, está asociada "tanto a un territorio como una variedad".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud