Actualidad

Los antiguos suelos de Aceralia en Zaragoza contarán con una nueva zona residencial con 850 viviendas

  • Esta cicatriz urbanística llevaba 21 años bloqueada
  • Los 159.080 metros cuadrados de terreno darán paso a una nueva zona residencial con 850 viviendas, 32.623 metros cuadrados de zonas verdes, vivienda protegida, equipamientos y nuevos viarios públicos
  • Saica ampliará su presencia con la construcción de oficinas
El consejero de Urbanismo, Víctor Serrano, el alcalde, Jorge Azcón, el presidente del Grupo Saica, Ramón Alejandro, y el presidente de la Asociación de Vecinos Picarral-Salvador Allende, Javier Artal. Foto: Daniel Pérez
Zaragozaicon-related

El Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza ha conseguido promover un acuerdo entre la Sociedad Anónima Industrias Celulosa Aragonesa (SAICA) y la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria S.A. (SAREB) para la redacción de una modificación de Plan General de Ordenación Urbana sobre la antigua área F/53-4, suelos de Aceralia, en el barrio del Picarral.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha estimado que se trata de un "día histórico" y el consejero de Urbanismo, Víctor Serrano, ha enfatizado en que se desbloquea así una "cicatriz urbanística" que lleva 21 años sin resolverse y que permitirá un desarrollo con viviendas, zonas verdes y equipamientos.

En el acto de presentación del proyecto --que el jueves, 19 de enero, pasará por la Comisión de Urbanismo del Consistorio--, ha contado con la presencia del presidente del Grupo Saica, Ramón Alejandro, y del presidente de la Asociación de Vecinos Picarral-Salvador Allende, Javier Artal.

Azcón ha agradecido el trabajo realizado por el área de Urbanismo y la disposición de los propietarios del suelo, de la dirección de Saica y de los vecinos para solucionar "el problema urbanístico más importante del Picarral", que marca "un antes y un después" e iniciará ahora su andadura y permitirá "soñar con nuevos objetivos".

El alcalde ha subrayado el papel de Saica como "motor de este proyecto", empresa que posee una fábrica en la zona, y que, según este proyecto, ampliará su presencia con la construcción, principalmente, de oficinas. Asimismo, se ha referido a la SAREB, propietaria de gran parte del suelo, "que también gana aprovechamientos urbanísticos residenciales".

A colación, ha remarcado la importancia de haber contado con su apoyo, dados el "número de frentes abiertos" que tiene, lo que hace "complicado que los atienda", pero se ha conseguido convencerle de la utilidad del proyecto.

El alcalde ha estimado que se ha logrado "una propuesta equilibrada, que será buena para la ciudad de Zaragoza, sumando este proyecto a los muchos que se han desbloqueado" en este corporación municipal, "de la mano de un equipo de gobierno que piensa en resolver problemas desde el diálogo y la colaboración".

Plazos

Jorge Azcón ha confiado en que, a partir de ahora, el plan pueda avanzar políticamente con el mismo consenso que ha habido en la consecución del acuerdo ya que todos los equipos de gobierno "han querido solucionarlo, pero por distintos motivos no ha sido posible conjugar los distintos intereses que había".

El alcalde ha detallado que el primer trámite será la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que se aprobará inicialmente por parte de la Comisión de Urbanismo y del pleno municipal en las próximas semanas. Después, saldrá a exposición pública durante un mes y, una vez resueltas las alegaciones, "tendrá que acordarse de forma definitiva", algo que ha estimado que podría ocurrir dentro de unos seis meses.

A partir de ahí, se deberán redactar otros instrumentos de planeamiento necesarios, como son el plan parcial, el proyecto de urbanización y el proyecto de reparcelación.

Eliminar espacios vacíos

El consejero de Urbanismo, Víctor Serrano, ha abogado por "fomentar la eliminación de esos espacios vacíos que bloquean el desarrollo orgánico del urbanismo y la movilidad de la ciudad, sobre todo por una dignificación de estos terrenos en desuso para mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos en los barrios de la ciudad".

Ha recordado actuaciones anteriores en esta línea, en la antigua Averly, en los depósitos de Pignatelli y en la prolongación de la avenida de Tenor Fleta, así como "próximos acuerdos en los suelos del Portillo o el estudio de los antiguos suelos del colegio Jesús y María".

"Estamos centrados en la regeneración de los barrios, con actuaciones como Giesa en Las Fuentes, o en los suelos de El Portillo en Las Delicias, que es el barrio con más déficit de zona verde en toda la ciudad", ha apuntado.

Compromiso con el Picarral

El presidente del Grupo Saica, Ramón Alejandro, se ha felicitado por un acuerdo "en el que todos hemos cedido", para el que antes de iniciar la negociación se habló con todos los partidos políticos con representación en el Consistorio "y en principio todos mostraron su conformidad", y que se ha logrado en colaboración con la asociación de vecinos y el mayor propietario de terrenos, la SAREB.

"Todas las partes estamos relativamente satisfechas, es un acuerdo razonable" y para Saica va a suponer "consolidar" su presencia en el barrio. Ha anunciado que en cuanto estén en condiciones de hacerlo, solicitarán la licencia de obra y su parte se urbanizará lo antes posible.

El presidente de la Asociación de Vecinos Picarral-Salvador Allende, Javier Artal, ha expresado su satisfacción, tras "más de 20 años negociando" respecto a un espacio que es considerado por quienes viven en la zona como un "cáncer que nos estaba corroyendo", por la presencia de chabolismo y droga en él.

Ha considerado que "lo que no es admisible en el paseo Independencia, no lo es en el Picarral, somos igual de vecinos" y, sobre los usos del suelo, "creemos que pueden ser mejores para los vecinos" respecto al proyecto presentado, para plantear que el futuro puedan llegar el tranvía e incluso tener un apeadero del ferrocarril del Canfranc.

Proyecto

La transformación de estos 159.080 metros cuadrados de suelos, situados entre la avenida del alcalde Caballero y los caminos de los Molinos y de la Corbera Baja, se preveía expresamente en el PGOU de 2001 y hubo otros intentos de modificaciones que no contaron con el beneplácito de los propietarios de los suelos y que llegaron incluso hasta los tribunales de justicia, que les terminó dando la razón con una sentencia del Tribunal Supremo en 2012, anulando así la propuesta municipal en aquel momento.

La modificación que ahora se plantea define un área de intervención de suelo urbano no consolidado de usos mixtos --residencial e industrial--, que reduce la edificabilidad del área, que pasa a 125.025 metros cuadrados --el 46,46% menos-- y el número máximo de viviendas, que baja de las previstas 2.400 a 850 --61,08% menos-- al reducir la densidad residencial, y también la altura máxima de los edificios residenciales, que tendrán seis plantas y no ocho. La previsión de viviendas de protección es de 237.

Además, el 10% del aprovechamiento dotacional municipal contará con 74.383,64 metros cuadrados. De estos, las zonas verdes que se crearán alcanzarán los 32.623,79 metros cuadrados, los equipamientos tendrán una parcela de 15.946 metros cuadrados y el viario público ocupará 25.813,85 metros cuadrados.

Concretamente, se dispone una zona verde al norte, frente a avenida del Alcalde Caballero; una parcela de equipamiento y zona verde separando las viviendas de los terrenos industriales de Saica; y un espacio libre de transición entre el uso residencial y las vías del ferrocarril. La zona sur tendrá usos industriales, en la zona más próxima a las instalaciones de Saica.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud