Actualidad

Saras D. Sarasvathy: "Para un emprendedor, tener mucho dinero puede ser un problema"

  • Empezar: "No hace falta tener una idea brillante, simplemente arrancar con lo que tienes"
  • Financiación: "El emprendedor que pide capital externo fracasa más que el que elige el camino difícil"
  • Europa: "Con la calidad de vida que ha logrado, Europa se ha podido permitir no trabajar y China no"
Saras D. Sarasvathy, profesora de la Universidad de Virginia. Foto: Luís Moreno
Barcelonaicon-related

La profesora Saras D. Sarasvathy (Bombay, 1959) se ha convertido en una de las voces más autorizadas para hablar de emprendimiento. Docente en la Universidad de Virginia y doctorada en la Universidad de Carnegie Mellon, recibió este año el premio a la Investigación del Emprendimiento que reparte el Research Institute of Industrial Economics, también conocido como el Nobel del emprendimiento.

Avalada por el Nobel Herbert Simon, visitó la Universidad IQS de Barcelona y se sentó con elEconomista.es para desgranar las bases de su teoría y defender que no hacen falta muchos recursos ni una idea brillante para montar una compañía de éxito.

Usted ha sido premiada por la teoría effectuation sobre el emprendimiento, ¿nos podría explicar en qué consiste?

Cuando pensamos en emprendedores, pensamos en gente que monta empresas, quizás gente que termina por hacer mucho dinero. Lo que yo hago cuando pienso en un emprendedor es pensar en gente que es experta en trabajar con la incertidumbre. Habrá gente que te diga que vayas a la universidad y te saques carreras y esas carreras te enseñarán a predecir el futuro. La experiencia de los emprendedores eficaces da por hecho que te enfrentarás a cosas impredecibles, así que dicen lo contrario: no puedes predecir el futuro, no lo intentes.

¿Dejamos las cosas al azar?

No. Lo que diferencia al emprendedor es tomar decisiones en un entorno impredecible sin tratar de predecirlo. ¿Cómo lo hacen? Un ejemplo es el de la cocina: para hacer un pastel de chocolate necesitas chocolate, azúcar, harina y el resto de ingredientes. Lo que pasa es que solo piensas en lo que no tienes y tratas de conseguir esos recursos. El método de emprendedor dice: ¿qué hay en mi nevera? Y hacen la receta con lo que hay.

Emprender sin tener clara una idea parece incluso más complicado que hacerlo con el método tradicional...

Por eso mi método te dice: aprende a controlar los riesgos. Y si los controlas podrás ir a por los beneficios. Hay que calcular el tiempo o el esfuerzo o ahorro puedes poner en esto. Es vital tener claras las pérdidas que puedes afrontar.

¿Cree entonces en la idea del self-made man creando una compañía en un garaje?

¡Y también en la self-made woman! En un sentido sí, creo que no hacen falta muchos recursos para montar una empresa de éxito. De hecho, la mayoría de compañías exitosas fueron creadas por personas normales. Lo que no me creo es que una persona solitaria pueda montar la firma. En el método effectuation, una de las claves es hablar con gente, con todo tipo de gente.

¿Para ficharlos?

No. La manera estándar de hacer las cosas es: tengo una idea brillante, si inviertes vas a hacer muchísimo dinero. Con estos principios no puedes hacerlo así, porque no tienes una idea brillante, estás cocinando con lo que tienes. Así que lo que haces es: mira es lo que estoy haciendo, y le preguntas que te parecería hacer esto conmigo. Y si lo hicieras conmigo, ¿cómo lo harías? Y tienes que tener esta conversación con multitud de gente y trabajar con la gente que se ilusione con el proyecto. Tu trabajas con cualquiera que quiera trabajar contigo y ves que te pueden aportar. Trabajando juntos podréis crear el futuro, no hará falta predecirlo.

Emprender sin una idea brillante...

Mira Sony, empezó fabricando ollas para cocer arroz. O Starbucks, que era solamente una cafetería en Seattle con ganas de servir buen café. No era un tipo en un garaje, pero eran tres entusiastas con una idea.

Pero sin muchos contactos y con poca capacidad de soportar las pérdidas, parece complicado...

Los tres tipos de Starbucks no tenían grandes contactos. Tu empiezas con lo que tienes y trabajas con todo el que quiera trabajar contigo. Es cierto que tener muchos contactos puede facilitar las cosas, pero también lo puede hacer más difícil. Si conozco a alguien muy rico, la tendencia será ir a verle y hacer lo que él quiera. Pero si tengo contactos diferentes, que sean buenos en diseño, o que sepa de algo de leyes, saldrá mejor. Vuelvo con el ejemplo de la cocina: lo más creativo viene cuando no tienes todos los ingredientes. Si lo tienes todo, harás solo el pastel de chocolate.

El dinero influirá...

Yo no digo que si no tienes nada y no conoces a nadie es positivo, pero tener muchos recursos puede ser un problema. Si tienes muchas posibilidades y cosas por hacer, te puedes llegar a paralizar.

¿Sí?

Está demostrado que nueve de cada diez empresas que recurren a financiación de capital riesgo fracasan a medio plazo. En cambio, esa cifra se reduce a cinco de cada diez emprendedores cuando no piden dinero externo.

Entonces el fin del dinero gratis será una buena noticia...

A lo largo del siglo XX, la mayoría de grandes compañías se crearon en épocas de recesión. Y puedes suponer fácilmente el motivo: en los tiempos duros, más problemas, más oportunidades. Además, muchas veces tener mucho dinero mata el emprendimiento. La gente que crea compañías de la manera difícil tiene más éxito, y eso pasa en épocas en que el dinero no es gratis.

¿Sirve de algo estudiar un MBA para un emprendedor?

No es malo. Tener herramientas nunca es malo, aunque vayan en la dirección opuesta al método effectuation, pero hay que enseñar las nuevas herramientas, como mi método. Y lo que tiene que enseñar a la gente es enseñarles a utilizarlas. A la gente habría que enseñarles todas las dimensiones y desarrollar el juicio de cuando usarlas. Si no te enseñan el método, creerás que debes trabajar del mismo modo que un dirigente de banca de inversión o un directivo de cualquier empresa. Y esto es una mala idea.

¿Europa ha perdido el tren?

Europa se puede permitir no trabajar y países como China, no. Es lo que te decía del método effectuation, cuando no tienes todos los recursos es cuando eres más creativo. La vida europea es la vida de ensueño para todo el mundo. En este sentido Europa tiene lo más importante, pero también juega en contra de Europa.

¿Y puede mejorar?

Los policy makers deben dejar de intentar recrear Silicon Valley. Lo que hay que preguntarse es como Silicon Valley llegó a ser lo que es hoy. Llegó a ser eso porque tenía una industria y universidades muy cerca. En Europa hay que saber en qué eres bueno y potenciarlo. No pensaría en ver quién tiene más unicornios, o las empresas más tecnológicas.

¿Y sobre el bitcoin, qué opinión tiene?

Lo que me interesa del blockchain es los smart contracts. La tecnología puede ser utilizada como una idea revolucionaria, pero lo que hace la gente con esta tecnología a día de hoy no estoy segura de que sea lo mejor que ese puede hacer con ella. Los smart contracts van a ser algo muy grande, pero el mundo de las criptomonedas no me interesa tanto. Es una cosa de confianza. La idea de que no necesites un banco entre dos empresas para hacer esto.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud