Actualidad

Así puedes reclamar la pérdida de los vuelos por culpa de las colas en los aeropuertos

Colas en el control de pasaporte de Barajas. / Europa Press

En los últimos días, numerosos usuarios están denunciando que en los principales aeropuertos españoles se están produciendo largas colas, de hasta dos horas de duración, en los controles fronterizos que se realizan antes de los vuelos internacionales a países que no pertenecen a la Unión Europa o que están fuera del espacio Schengen.

La organización Facua-Consumidores en Acción recuerda que, si como consecuencia del retraso el viajero pierde el vuelo, éste tiene derecho a reclamar al Ministerio de Interior, que es el responsable de estos controles, la devolución de los billetes, así como cualquier otro gasto adicional en el que hayan incurrido.

Esto es, alojamiento en hoteles, viajes organizados, vuelos de conexión o de vuelta (si el viaje de ida finalmente no se produce), gastos adicionales por haber tenido que coger un vuelo diferente con otra hora de salida o por el tiempo de espera entre el original y el final, además de otros conceptos. También podrían reclamarse los daños morales que supongan al afectado la pérdida de dicho vuelo como, por ejemplo, haber perdido sus vacaciones o parte de ellas.

Cómo reclamar

Para ello, la asociación aconseja aportar todas las pruebas que sean posible que demuestren que el retraso se ha debido a las colas y que el usuario había acudido con tiempo suficiente y cumpliendo el horario, como, por ejemplo, fotografías donde se puede demostrar la hora a la que se llegó al aeropuerto, o testigos que permitan corroborarlo.

Facua recomienda que la reclamación se presente en el mismo aeropuerto, mediante la presentación de una hoja de reclamaciones y de toda la documentación adicional, o, si no pudieran hacerlo, lo antes posible.

Para ello, pueden hacerlo mediante cualquier oficina de registro o mediante el Registro electrónico, así como por cualquier otro medio que dé constancia fehaciente de su envío (carta certificada a sobre abierto, burofax, etc.).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.