Actualidad

85 millones de euros es el impacto de la inflación en el gasto de las cuentas regionales extremeñas

  • No se prevé una bajada general de tributos
Mérida

El impacto de la inflación en los Presupuestos Generales de gasto de Extremadura para 2022 se ha cifrado en 85 millones de euros tras un análisis novedoso de los indicadores que afectan a las administraciones públicas, mientras que la previsión de los ingresos no se ve alterada por este indicador y se mantiene la previsión contenida inicialmente.

Así lo ha explicado el secretario general de Presupuestos y Financiación, Isidoro Novas, en la Comisión de Hacienda y Presupuestos celebrada este martes en la Asamblea de Extremadura.

En su intervención, el secretario general ha descartado la aplicación del IPC a las cuentas regionales porque lo que este indicador refleja es el gasto en bienes y servicios promedio de las familias. El objetivo, ha señalado, es medir el gasto del consumo final de las administraciones públicas y la contribución al PIB desde la perspectiva de la demanda.

Novas ha explicado que se toma como base el presupuesto de gasto y se ha realizado una estimación de la ejecución al cierre del ejercicio de 2022, a través de la media de las cifras de ejecución de 2019, 2020 y 2021, para posteriormente realizar una correspondencia de las partidas en términos de Contabilidad Nacional.

Para ello, se ha realizado un análisis novedoso con base en dos indicadores más específicos del gasto público: el deflactor del consumo público y el deflactor de la formación bruta de capital fijo. El primer indicador afecta a los capítulos I (personal), II (gasto corriente en bienes y servicios) y a determinadas transferencias del capítulo IV, como las destinadas a recetas de medicamentos, a los conciertos educativos o a la Universidad. En cuanto al deflactor de la formación bruta de capital fijo, se refiere al capítulo VI de inversiones reales.

Queda excluida la cartera de deuda (capítulo III), en la que hay tres operaciones de 2011, 2012 y 2013 por valor de 25 millones de euros, las dos primeras, y de 30 millones de euros, la tercera, que están indexadas a la inflación, pero que por la contratación de swap su efecto es neutro y no se vean afectadas por el alza de los precios.

La variación de estos indicadores tras el análisis realizado fue de dos puntos en el deflactor de consumo (del 1´1% inicial al 3´1%) y del 3´9% en el deflactor de formación bruta de capital fijo (del 1´8% al 3´9%). Si estos datos se trasladan a euros corrientes, el resultado es que la adquisición de bienes y consumos se incrementa en 85 millones de euros, 75 de consumo y 10 de inversiones de capital fijo, una cuantía para el que el presupuesto extremeño tiene margen de actuación.

El secretario general de Presupuestos ha indicado que el principal impacto se da en el área social (78´3%), principalmente en los ámbitos de Sanidad (45´6%), Educación (16´3%) y Dependencia (10´6%); mientras que el económico, impacta de forma más relevante en las infraestructuras (12´4%).

Sin impacto en los ingresos

Isidoro Novas ha destacado que al 97% de los ingresos recogidos en las cuentas regionales de 2022 no le afecta el ascenso de la inflación, mientras que el 3% restante, sujetos a la actividad económica, su impacto no se ve alterado por el cambio de escenario, donde el PIB nominal no cambia.

Sobre los conceptos de ingresos, el secretario general ha mantenido que ni al endeudamiento ni a las transferencias finalistas de la Unión Europea y del Gobierno de la nación (caso de los programas operativos, Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y distribución financiación en Conferencias sectoriales) les afecta el alza de los precios.

En el caso de los recursos del Sistema de Financiación Autonómica, que suponen un 46% del presupuesto total, solo está afectado en un 2%, referente al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y al Impuesto sobre determinados medios de transporte; y en el montante de recursos propios (un 3% del total), solo un 1% está sujeto a la actividad económica (impuestos de aprovechamientos cinegéticos, juego, residuos, tasas y precios públicos…).

En cuanto a las medidas adoptadas, Novas se ha referido a los 16.000 millones de euros aprobados por el Gobierno de España como respuesta al efecto de la guerra de Ucrania y a las bajadas temporales y específicas de impuestos.

En este sentido, ha asegurado que no cabe una bajada general de tributos, contraproducente al poner más dinero en el bolsillo de los ciudadanos, ya que derivaría en mayor consumo y, por tanto, más inflación, sino que la respuesta debe ser temporal y enfocada a los colectivos más afectados por la crisis económica.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin