Actualidad

¿Estás agotado? Así es como realmente debes descansar

  • Los tres pasos vitales para aprender a descansar
Foto: Dreamstime

El nivel de agotamiento de la población está muy por encima que el de años atrás. La pandemia ha llevado a tal número de personas a sufrir de cansancio que los expertos lo catalogan de epidemia. De hecho, el agotamiento ha aumentado con la aparición de la variante Ómicron del Covid-19.

Por este motivo, las vacaciones de invierno se han convertido en un momento de descanso obligado. La época en la que tradicionalmente mucha gente salía de sus hogares para conocer mundo tendrá que usarse en esta ocasión para recuperar fuerzas y empezar el año con las pilas cargadas.

En este sentido, algunos expertos preguntados por CNBC no han dudado en enumerar las mejores formas de aprovechar este periodo para sentirse realmente descansados.

Identificar qué tipo de cansancio sufres

A pesar de la creencia extendida, el cansancio se puede presentar de muchas formas. El agotamiento será distinto si lo que lo ha causado es un exceso de trabajo físico o si, por el contrario, las labores requerían de un alto nivel de esfuerzo mental.

Así, el agotamiento puede presentarse de las siguientes maneras:

- Físico

- Mental

- Espiritual

- Emocional

- Sensorial

- Social

- Creativo

Identificar qué tipo de descanso necesitas

Una vez que la persona ha detectado que tipo de cansancio sufre, es el momento de empezar a trabajar en el descanso. Según los expertos consultados por el medio estadounidense, un paciente que sufre de agotamiento mental puede intentar escribir sus pensamientos antes de dormir.

Del mismo modo, llevar un diario podría ser una cura para el cansancio de aquellas personas que sufren agotamiento emocional.

El cansancio creativo es complicado de detectar, pero se basa en no apreciar el disfrute en las cosas que hasta ahora si lo habían causado. Una manera de curarlo es pasear por la naturaleza o asistir a un evento artístico, como una obra de teatro.

Para el resto de tipos de agotamiento es difícil encontrar una práctica concreta que contribuya al descanso. De hecho, la mejor forma de recuperar las fuerzas es, aunque parezca simple y banal, dejar de hacer. El agotamiento físico se cura descansando sin realizar muchos esfuerzos, el social puede reducirse pasando tiempo con uno mismo, así como el creativo se palía cuando se deja a un lado la intención creativa.

Priorizar el descanso

Esta es la parte más complicada según los expertos. La sociedad vive en una época en la que es totalmente invadida por infinidad de inputs. Cada segundo de la vida tiene que ser utilizado.

Mientras que, en el pasado, antes de la irrupción de las nuevas tecnologías, las personas podían disfrutar de tiempo de silencio a solas sin un mayor propósito que el de no hacer nada y disfrutar de un momento contemplativo, hoy en día existe cierta presión a que cada segundo libre sirva para algo: ver una serie, leer las noticias, disfrutar de un videojuego.

Esto supone una verdadera carga y dificulta en gran medida el descanso, ya que nunca se prioriza. La sociedad tiende a planificar su descanso de tal manera que, según acabe de trabajar, tenga tiempo de ver una película y, así, tener tiempo de hacer deporte después. A pesar de que estás dos últimas podrían considerarse como dos hábitos de descanso, se agendan de tal manera que generan estrés.

"Creo que alguien que realmente es dueño del hecho de que una parte de vivir bien es descansar bien, ese alguien es una persona valiente", explicó la doctora Saundra Dalton-Smith a CNBC.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.