Actualidad

La agotadora jornada laboral de los empleados de Shein, la marca de ropa que triunfa entre los jóvenes

  • Los trabajadores realizan tres turnos al día
  • Suelen tener un solo día libre al mes
Foto: Dreamstime

Shein se está convirtiendo en una de las marcas de ropa más populares entre los jóvenes, sobre todo por la gran difusión que tienen sus prendas en las redes sociales. Grandes tiktokers e instagramers visten productos de la firma en sus publicaciones, lo que ha provocado que el nombre de la empresa corra como la pólvora entre los seguidores de estos influencers.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y es que los rumores de posibles abusos laborales a sus empleados parecen estar convirtiéndose en realidad. Según un informe del grupo de defensa suizo Public Eye, trabajadores de seis fábricas de Guangzhou realizan una jornada laboral de 75 horas semanales.

David Hachfeld, trabajador de la ONG, dijo que había una "enorme presión" sobre el personal para que cambiara la ropa rápidamente, tal y como recoge BBC News.

Tres turnos diarios y un solo día libre al mes

Los investigadores de Public Eye visitaron 17 fábricas que abastecen a la multinacional china cerca de su sede, en Guangzhou. Descubrieron que los empleados con los que se entrevistaron trabajaban tres turnos por día, a menudo con solo un día libre al mes.

Este tipo de abusos laborales son muy comunes en China, pero eso no quita que se estén infringiendo las propias leyes del país asiático, que establecen una jornada laboral de 40 horas semanales. De hecho, según la ONG, los trabajadores de las fábricas que proveen a Shein cobran por prenda producida, lo que los anima a trabajar muchas horas. Una situación que sobre todo se da entre los inmigrantes.

"Al conocer el informe, solicitamos una copia de inmediato. Cuando lo recibamos y revisemos, iniciaremos una investigación. Tenemos un estricto Código de Conducta para proveedores que incluye políticas de salud y seguridad y cumple con las leyes locales. Si se identifica un incumplimiento, tomaremos medidas inmediatas", alegaron desde Shein.

Auge del 'fast fashion'

Este tipo de prácticas tienen su origen en un cambio en la tendencia de consumo. Durante la última década, los cambios en los hábitos de los consumidores están provocando un cambio en la manera en la que las empresas se dirigen a ellos.

Durante mucho tiempo, las personas compraban una prenda de vestir para satisfacer una necesidad que podía durar años. Para ello, se fabricaban productos duraderos y hechos con mejores materiales, lo que encarecía el precio. Al no existir una demanda tan grande, se fabricaba en menor cantidad.

Hoy en día, la tendencia es inversa. Los consumidores demandan prendas baratas que se adapten a la moda de temporada y que puedan tirar cuando se acabe el año. Esto obliga a las empresas a producir masivamente y con materiales de peor calidad. Dejando a un lado lo insostenible que es este modelo de producción, tal y como ya ha mencionado la ONU en más de una ocasión, este proceso requiere de una gran cantidad de mano de obra, por lo que en muchas ocasiones se traslada la producción a países de los organismos de control son menos estrictos con las prácticas laborales abusivas.

"No se puede conseguir ropa tan barata y que se haga en buenas condiciones de trabajo. Hasta que sabemos realmente de dónde viene nuestra ropa, no podemos encontrar estos problemas", explica Victoria Bellandini, profesora de moda de la Universidad de Lincoln, a BBC News.

"Las grandes marcas dicen que controlan a sus proveedores, pero gran parte de su producción se envía a fábricas más baratas, lo que significa que hay una falta generalizada de transparencia detrás de los estándares de la industria", concluye la experta.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin