Actualidad

El efecto Google, el fenómeno que empeora nuestra memoria

Foto: Reuters

Uno de los riesgos de la era digital en la que vivimos está relacionado con la dependencia de la tecnología, esa hermosa herramienta que nos facilita la vida y, sobre todo, nos ahorra tiempo, pero que a la larga termina empeorando la calidad de nuestra memoria.

Es lo que comúnmente se denomina como el efecto Google, que consiste en olvidar información o datos de uso normal debido a la tendencia actual de recurrir a los buscadores de Internet (principalmente, Google), para consultar lo que necesitamos.

La causa principal para que se produzca este fenómeno viene dada por la facilidad de recurrir a un ordenador o a un móvil, hasta el punto para saber dónde estamos ubicados o a dónde deseamos llegar (por ejemplo, Google Maps).

Esto hace que el cerebro se acostumbre a no memorizar los datos, ya que están disponibles en ese gran cerebro colectivo que es Internet. Podemos encontrar todo lo que queramos con un click ya que Internet es accesible a todos a cualquier hora.

Los motores de búsqueda online se han convertido en una especie de sistema de "memoria externa" al que puede accederse a voluntad del usuario y al que la memoria humana se está adaptando.

Uno de los ejemplos de este efecto puede ser el siguiente. Dependiendo de tu edad, seguro que, antes del boom de Internet recordabas muchos de los teléfonos de tus amigos o familiares. Sin embargo, ¿te acuerdas de todas ellos ahora? ¿Serías capaz de anotarlas sin necesidad de mirar el móvil?

Riesgos

Con todo esto, existen algunos riesgos derivados de este efecto. Uno de ellos es la dependencia. Según algunos expertos, si se ha creado una memoria tecnológica externa a la tuya, inevitablemente sientes la necesidad de estar el mayor tiempo conectado a ella. 

La ausencia de pensamiento crítico es otro de estos efectos negativos a los que nos enfrentamos, ya que las personas están predispuestas a creer la primera información que encuentren en Internet, debilitando nuestra capacidad de juicio.

Cómo intentar superarlo

Para intentar superar o minorizar los efectos de este fenómeno, algunos expertos creen en estas tres estrategias. En primer lugar, hacer un esfuerzo consciente por buscar información mostrando total atención y evitando la actividad multitarea.

En segundo lugar, tomar notas a mano en lugar de, por ejemplo, imprimir una página web de Internet con todos los datos. El proceso de sintetizar y escribir información fuerza a la mente a ir más lenta y prestar atención, lo que ayudará en tu procesamiento y recuerdo de datos.

En tercero, olvidar tus dispositivos en casa o buscar la fórmula para usar menos los móviles, ordenadores, etc. Al distanciarte de la tecnología te forzarás a recurrir a tu mente y tu capacidad de aprendizaje.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.