Actualidad

El gigante Nestlé tantea su entrada en el negocio de la carne de laboratorio

  • La compañía ya está en el sector de los productos de origen vegetal
  • Ahora, valora comenzar a producir carne cultivada no transgénica
  • Lo está haciendo de la mano de la empresa Future Meat Technologies
El gigante Nestlé tantea su entrada en el negocio de la carne de laboratorio
Madrid

Las personas están reduciendo o eliminando cada vez más los productos animales de su dieta por muchas razones, incluido el bienestar animal, la salud, así como preocupaciones ambientales. Esto ha llevado al rápido crecimiento de las alternativas a la carne y los lácteos de origen vegetal. Un campo en el que el grupo Nestlé ya estaba. Sin embargo, está valorando dar un paso más allá y estudia entrar en el sector de la carne cultivada.

La multinacional suiza explica en comunicado que ha comenzado a evaluar el negocio y las tecnologías innovadoras que permiten producir carne cultivada con varios socios externos y empresas emergentes. A su juicio, este campo puede dar lugar a productos más respetuosos con el medio ambiente.

Los científicos de Nestlé Research, en Lausana, están trabajando con Future Meat Technologies, una empresa emergente líder en carne cultivada, para explorar el potencial de los componentes de la carne cultivada que no comprometen el sabor ni la sostenibilidad. Esta compañía está especializada en producir componentes de carne cultivada no transgénica a partir de células animales, lo que reduce la necesidad de tierra y recursos para criar animales.

"Estamos explorando tecnologías que podrían conducir a alternativas amigables con los animales que sean nutritivas, sostenibles y cercanas a la carne en términos de sabor, sabor y textura. están emocionados de comprender su potencial", explica Reinhard Behringer, Director del Instituto Nestlé de Ciencias de los Materiales en Nestlé Research.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.