Actualidad

La caída del consumo en la tercera ola del Covid-19 sorprende al comercio

  • Un estudio de la empresa Optimus Price, recientemente publicado, demuestra que los españoles mostraron un patrón de compra muy diferente en la tercera ola del COVID-19, respecto al de olas anteriores
  • Las dos primeras olas de la pandemia reflejaron un crecimiento entre el 60% y el 120% de las compras en el sector de la alimentación respecto a períodos anteriores. Por el contrario, esta tendencia no se repitió durante la tercera ola

Un estudio de la empresa barcelonesa Optimus Price, dedicada al software de inteligencia artificial aplicado al pricing, demuestra que la pandemia producida por el Covid-19 tuvo un gran impacto en el patrón de consumo de los españoles. Esta alteración presentó gran variedad al comparar las dos primeras olas con la tercera.

El informe, que analiza las ventas de productos de alimentación en cuatro grandes cadenas de supermercados entre enero de 2019 y abril de 2021 refleja que, mientras los españoles hicieron acopio de alimentos durante la primera y segunda ola del COVID-19, durante el período navideño redujeron el consumo de manera significativa.

Impacto de la primera y segunda ola

El comportamiento de los consumidores españoles fue un excelente predictor del impacto del Covid-19 durante las dos primeras olas, en abril y entre octubre y noviembre de 2020.

Previo a la primera ola se produjo un pico de ventas récord en los supermercados, superando en un 70% la tendencia anual. Este pico se concentró en la semana del 9 al 15 de marzo, la anterior al inicio del confinamiento domiciliario.

Durante dicho confinamiento las ventas se estabilizaron, eso sí, en niveles superiores a los de 2019.

Esto indica que los españoles decidieron llenar sus despensas de alimentos, a la espera de observar la evolución de esta pandemia global. Así mismo, se estima que la caída del consumo de restauración provocó la necesidad de comprar más alimentos para su consumo doméstico.

De manera similar, el mes de septiembre de 2020 se volvieron a batir récords de ventas, presumiblemente debido a que desde el entorno político y comunicativo se debatía la necesidad de un segundo confinamiento. Las ventas se duplicaron respecto al año anterior.

Impacto de la tercera ola

Los españoles no realizaron compras masivas de alimentos antes de la tercera ola, reduciendo incluso el consumo de alimentos respecto al año 2019.

Es por ello que, comparativamente, se observa reflejado un descenso del consumo durante los meses de noviembre, diciembre, e inicios de enero.

Carlos Fenollosa, CEO de Optimus Price y responsable del estudio, afirma: "Hay dos principales hipótesis que explican este comportamiento. Por una parte, los consumidores aprendieron que no era necesario hacer acopio de alimentos, ya que las cadenas de suministro estaban garantizadas".

El segundo argumento, según Fenollosa, fue la reducción de las comidas y cenas de Navidad. "Muchos españoles decidieron no comer con la familia durante las vacaciones, o bien redujeron el número o duración de las reuniones".

"Es decir, se dejó de comprar toda la comida habitual de estas fechas, sencillamente porque se hicieron menos comidas con la familia y amigos", continúa Fenollosa. "Ello no evitó la tercera ola, pero es importante entender que podría haber sido mucho peor, y los datos demuestran que mucha gente se quedó en casa durante las Navidades, en un ejercicio de responsabilidad colectiva".

Estas conclusiones confirman las respuestas a la encuesta realizada por la OCU en Diciembre de 2020, donde 6 de cada 10 españoles afirmó que gastaría menos que el año anterior.

Además, comparado con 2019, sólo la mitad de la población declaró que tenía pensado participar en comidas familiares fuera de la burbuja de convivencia.

Vuelta a la normalidad en 2021

El año 2020 fue atípico para los comercios de alimentación, no sólo en valores absolutos, sino también cuando se comparan las ventas respecto al año anterior.

En todo el año se compró un 20% adicional de alimentos respecto al año 2019. Por períodos, las diferencias principales se reflejan durante la primera ola, de manera progresiva, así como un gran pico durante el mes de septiembre.

De hecho, a partir de octubre de 2020, y hasta los datos analizados en marzo de 2021, el patrón de ventas de alimentos es similar al de 2019.

Esto es consistente con el análisis realizado con datos de otros sectores, donde se observa una estimación de ventas y demanda coherente con los datos de años anteriores.

Así pues, los algoritmos predictivos de inteligencia artificial de Optimus Price ya consideran el año 2020 como una anomalía histórica, y el 2021 se presenta siguiendo los patrones del período pre-Covid.

Fenollosa explica que algunos de estos resultados son sorprendentes: "Hicimos este estudio para ver el impacto de las tres olas en el consumo, y comprobar si se correspondía con nuestras sensaciones a título personal", continúa, "Al estudiar la tercera ola, nos sorprendió ver cómo la sociedad había aprendido de las dos primeras, y no creyó necesario hacer acopio de alimentos".

Con una buena parte de la población ya vacunada, y los aprendizajes colectivos de esta pandemia, las ventas del sector de la alimentación ya han vuelto a los mismos patrones que el año 2019. Fenollosa concluye: "Podríamos decir que, a juzgar por el comportamiento de los consumidores, la pandemia ha terminado".

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Usuario validado en Google+
George Hotfish
A Favor
En Contra

Por que atribuir la bajada de consumo al aumento de personas en paro, el retraso de pago de los ertes y la subida de impuestos (cuota autónomos, luz, etc) al algoritmo no se le ocurrió?

Puntuación 2
#1