ESP250 Energía

Vestas apuesta por trabajar con turbinas cero residuos para 2040

  • La compañía lanza una nueva hoja de ruta de economía circular, estableciendo así un punto de referencia para la industria eólica

Vestas, como líder global en soluciones de energía sostenible, quiere liderar la transición hacia un mundo sin emisiones de carbono e impulsado por energías renovables. Así, con más de 145 GW instalados a nivel mundial, la compañía ha evitado la emisión de 1.500 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera.

En 2020, dieron los primeros pasos de este camino, lanzando su plan Sostenibilidad en todo lo que hacemos, con el que se fijaban cuatro objetivos principales: ser neutrales en emisiones de carbono en 2030, producir aerogeneradores cero residuos para 2040, ser el lugar de trabajo más seguro, inclusivo y socialmente responsable de la industria y liderar la transición hacia un mundo impulsado por energías renovables.

Actualmente, los componentes de sus aerogeneradores  son reciclables en una media de un 85%

En relación con ese segundo objetivo de producir aerogeneradores cero residuos para 2040, hay que tener en cuenta que, actualmente, los componentes de los aerogeneradores de Vestas son reciclables en una media de un 85%. Sin embargo, aún hay componentes, como las palas o el hub, con materiales no reciclables.

Por ello, la compañía acaba de lanzar una nueva hoja de ruta de circularidad, que detalla un conjunto de compromisos que se implementarán en toda su cadena de valor para la fabricación de turbinas cero residuos para 2040, estableciendo nuevos objetivos en tres áreas clave: diseño, operacionalidad y recuperación de materiales.

En materia de diseño, este nuevo plan incrementa porcentajes con respecto al plan anterior, estableciendo un aumento de la eficiencia de materiales en un 90%, un 100% de reciclabilidad del rotor y un 50% de reducción de residuos en toda la cadena de valor, para 2030.

Para la reciclabilidad de las palas, Vestas ha puesto en marcha dos iniciativas principales: DecomBlades y Cetec. Cada una tiene un objetivo diferente, aunque en última instancia son complementarias: DecomBlades lo conforma un consorcio de empresas del sector para abordar cómo reciclar las palas ya existentes y evitar que acaben en un vertedero; Cetec es un proyecto para desarrollar una nueva tecnología que permita no solo la separación de la resina de otros materiales compuestos, sino también la circularidad de las palas futuras; es decir, también se busca convertir los residuos de la resina en materias primas que se puedan reutilizar.

En cuanto a operacionalidad, Vestas se ha comprometido a trabajar para renovar y reutilizar los componentes de la turbina, al mismo tiempo que regionaliza su infraestructura de reparación y renovación cuando sea posible.

Por último, en términos de recuperación de materiales, para 2030, se quiere reducir la cantidad de desechos de fabricación que terminan en el vertedero a menos del 1%, además de garantizar que más del 94% de los materiales de fabricación se reciclen. Esto marca un aumento significativo del 52% de los materiales que se están reciclando a día de hoy.

Para Agustín Sánchez-Tembleque, director general de Vestas Iberia, la eliminación de residuos de todas las fases del ciclo de vida de la turbina depende de la construcción de una cadena de valor completamente circular. "Para ello, es fundamental determinar una ruta clara y madura en términos de circularidad, que sea implementable en todos los eslabones de la cadena de valor. Vestas, con el lanzamiento de esta nueva hoja de ruta, está liderando este proceso que revertirá en innovación y desarrollo para toda la industria", señala.

En 2020, la compañía daba los primeros pasos para ser neutral en emisiones de carbono en 2030

Y es que, la compañía, cuya huella de carbono se ve impactada en gran parte por las operaciones de terceros, está decidida a trabajar con ellos para hacer más ecológica toda su cadena de suministro, creando alianzas de sostenibilidad que ayuden a reducir emisiones de CO2.

En definitiva, para Vestas, el concepto de sostenibilidad implica ser capaces de dar respuesta a las necesidades actuales sin comprometer la consecución de los objetivos de las generaciones futuras.

Sostenibilidad y seguridad

En este sentido, la compañía trabaja por reducir o eliminar los impactos sociales y medioambientales negativos, mientras que maximizan el valor de negocio y los beneficios a clientes, empleados, accionistas, proveedores, comunidades locales y el planeta en general. Esto implica, también, promover la sostenibilidad en las estructuras de gobierno, con la convicción de que estos esfuerzos revertirán en elevar los estándares de la industria en términos de sostenibilidad y responsabilidad corporativa.

Además, la pandemia causada por el Covid-19 nos ha recordado, más si cabe, que la seguridad es lo primero. Por ello, Vestas demanda los más altos estándares de calidad y seguridad, tanto internamente como a todos sus colaboradores.

Objetivo: una flora cero emisiones

Otro de los retos que se propone lograr Vestas es alcanzar las cero emisiones en toda su flota de vehículos para 2025. Actualmente, aunque el 100% de sus operaciones a nivel mundial han sido realizadas con energías renovables, el porcentaje de electrificación de su flota es del 35%. Para respaldar este objetivo de electrificación, la compañía se ha asociado con Enel X, quien les proporcionará la infraestructura de carga necesaria para electrificar su flota corporativa. 

Asimismo, respecto a su flota de mantenimiento, durante 2020 la compañía presentó 127 vehículos de combustible sostenible, incluidos vehículos eléctricos y vehículos de biocombustible que cumplen estrictos criterios de sostenibilidad. Este es el comienzo de una transición hacia una flota de servicio totalmente sostenible.  

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin