Vivienda

Ahorrar un 30% en la compra de una vivienda aprovechando las ventajas de Internet

Foto de archivo

El mercado inmobiliario fue uno de los primeros en aprovechar las posibilidades de Internet, propiciando la aparición de portales en los que se recogía la oferta de viviendas de particulares y agencias. Así, desde hace años, podemos encontrar y conocer a golpe de clic las viviendas que se encuentran disponibles en una zona y filtrarlas por sus características.

Este acceso a la información cambió la forma en la que los compradores e inquilinos buscan alojamiento, "facilitando, enormemente, el proceso", señalan desde CASAFARI, startup española que usa inteligencia artificial para clasificar el mercado inmobiliario, "sin embargo, el incremento de portales y agencias ha sido tal que en cada ubicación podemos encontrar decenas de miles de propiedades.

De hecho, la exclusividad de venta o alquiler de viviendas entre las agencias inmobiliarias es casi excepcional. Todo ello, sin contar los anuncios de particulares. Una realidad que hace que, hoy en día, sea imposible obtener una visión general objetiva del número de alojamientos disponibles en el mercado".

Según datos recogidos por CASAFARI, alrededor del 90% de las carteras de las agencias se superponen. Lo que, a su vez, conlleva que el precio y la información de una propiedad varíe significativamente entre los diferentes anuncios. En este sentido, y en base a una investigación llevada a cabo por la compañía, dichos precios difieren en promedio, alrededor, de un 30%.

Diferente precio para la misma propiedad

Desde CASAFARI explican que "en muchos casos, esta diferencia de precios viene dada por las características descritas en los anuncios. Es decir, aunque se trate de la misma propiedad, los datos que aparecen en cada anuncio son diferentes". Así, según los datos recogidos, la información que describe el área construida o la parcela de la vivienda, puede variar más de un 130%.

Además, señalan que "es casi imposible encontrar datos correctos de los inmuebles inscritos en el registro de la propiedad", a lo que hay que añadir que "en bastantes ocasiones no está claro el barrio donde se ubica la vivienda y tampoco existe una fuente de información disponible y fiable para comparar los precios de las propiedades en áreas locales".

Ante este problema de duplicidades CASAFARI ha desarrollado una plataforma en la que los agentes inmobiliarios acceden a una base de datos actualizada, donde se recoge la oferta de inmuebles y las nuevas incorporaciones de compra y venta. En ella, también pueden verificar el historial de cada propiedad, sus cambios de precios y el estado actual, y conectarse con otros agentes para firmar acuerdos y colaboraciones que les permiten compartir comisiones de forma segura y discreta.

Para ello, la compañía se ha valido de tecnología de machine learning y data science que les permite no sólo mostrar esta diferencia de precios sino, también, llevar a cabo profundos análisis de mercado, en los que se valoran las series temporales de precios y los cambios de preferencias en el tipo de propiedades y ubicaciones.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.