Vivienda - Inmobiliario

Las mejores hipotecas jóvenes (julio 2024)

  • Las mejores hipotecas para jóvenes de julio de 2024 están en Banco Sabadell: si prefieres una a tipo fijo, tienes su Hipoteca Bonificada a Tipo Fijo con un 2,60% TIN, mientras que, si te interesa una a tipo variable, su Hipoteca Variable tiene un interés de euríbor+0,40%.

La Hipoteca Bonificada a Tipo Fijo de Banco Sabadell (con un interés del 2,60% TIN) es la mejor hipoteca para jóvenes de julio de 2024 si lo que estás buscando es pagar siempre la misma cuota por tu préstamo. Si prefieres una oferta referenciada al euríbor, la mejor oferta del mercado para los menores de 35 años es la Hipoteca Variable también del banco catalán (con un interés de euríbor+0,40%). Tras ellas, figuran otras ofertas como la hipoteca fija de Openbank (2,72% TIN) y la joven fija de Banco Santander (2,85%) junto a las variables de EVO Banco y Kutxabank, a e+0,48% y e+0,49%, respectivamente.

Así lo asegura un análisis de Kelisto.es, que examina el mercado hipotecario teniendo en cuenta criterios de ordenación objetivos, como interés de cada oferta, las comisiones y el número de productos o servicios que bonifican el interés de cada préstamo.

Las mejores hipotecas fijas para jóvenes

La oferta a tipo fijo de Banco Sabadell, su Hipoteca Bonificada a Tipo Fijo, es la mejor hipoteca para jóvenes si estás buscando un préstamo hipotecario cuya cuota no cambie a lo largo del préstamo, gracias a que tiene el interés más bajo del mercado: un 2,60% TIN, independientemente del plazo de devolución que elijas. Eso sí, para beneficiarte de ese precio tendrás que ir cumpliendo con los siguientes requisitos de bonificación, ya que son acumulativos:

  • Domiciliar tu nómina (rebaja de 0,40 puntos sobre el interés original).
  • Contratar un seguro de hogar (-0,10 puntos).
  • Contratar un seguro de vida (-0,40 puntos).
  • Contratar un seguro de protección de pagos (-0,10 puntos).

En cuanto a sus comisiones, la oferta a tipo fijo de Banco Sabadell no tiene comisión de apertura siempre que cumplas con todos los requisitos de bonificación (si no, sería del 1%), pero sí tiene asociada una comisión por amortización anticipada. En este caso, el banco catalán te aplica el máximo permitido por ley si devuelves el dinero antes de tiempo:

  • Un 2% durante los 10 primeros años.
  • Un 1,50% durante el resto.

Las mejores hipotecas variables para jóvenes

La Hipoteca Variable de Banco Sabadell es la mejor hipoteca referenciada al euríbor para los jóvenes, ya que cobra un interés de e+0,40%, el más bajo del mercado. Ten en cuenta que durante el primer año te aplicará un tipo fijo de salida del 2%. Eso sí, al igual que ocurre con su oferta a tipo fijo, para conseguir ese tipo bonificado Banco Sabadell te exigirá que cumplas con los siguientes requisitos de bonificación:

  • Domiciliar tu nómina
  • Contratar un seguro de hogar
  • Contratar un seguro de vida
  • Contratar un seguro de protección de pagos

En el caso de sus comisiones, como ocurre también en su hipoteca fija, la oferta a tipo variable de Banco Sabadell no tiene comisión de apertura, aunque sí te impondrá un coste si decides realizar una amortización anticipada. En este caso, la entidad te cobrará el máximo permitido por ley entre las siguientes opciones:

  • Una comisión del 0,25% durante los tres primeros años (y luego nada).
  • Una comisión del 0,15% durante los cinco primeros años (y luego nada).

¿Qué son las hipotecas para jóvenes?

Una hipoteca joven es un préstamo dirigido a los clientes de menor edad -normalmente, menores de 35- y diseñado para financiar la compra de su vivienda habitual. Normalmente, este tipo de hipotecas suelen tener ciertas ventajas respecto de las otras ofertas que van dirigidas al resto del público. Por ejemplo:

  • Algunas permiten financiar un porcentaje del valor de tasación superior al 80% (y llegan al 90% o 95%).
  • Otras ofrecen rebajas en el tipo de interés (respecto a su oferta estándar).
  • Las hay que aplican un plazo de amortización mayor o bonifican el pago de algunas comisiones.

Ahora bien, dado que no todos los bancos tienen hipotecas para jóvenes, en este análisis hemos tenido en cuenta este tipo de productos -en aquellas entidades en las que sí existe- y las hipotecas dirigidas al público en general en los bancos que no hacen ninguna distinción por edad.

Características de las hipotecas para jóvenes

Para que puedas valorar si te merece la pena explorar el mercado de hipotecas para jóvenes, ten en cuenta las siguientes características de este producto bancario:

Ofrecen una financiación más elevada

En la actualidad, puedes encontrar hipotecas para jóvenes que te permiten pedir hasta un 97,5% del valor de la vivienda que quieras adquirir, en lugar del 80% habitual. Aunque eso sí, ten en cuenta que por norma general esa ventaja solo se aplica en colaboración con algunas comunidades autónomas (como Madrid, Andalucía o Castilla y León) y que no siempre es una ventaja. Al fin y al cabo, al solicitar una mayor cantidad de capital también tendrás que devolver una mayor cantidad de dinero y de intereses.

Puedes encontrar ofertas con un interés más reducido

Puedes encontrar hipotecas jóvenes con un tipo de interés más bajo que si contratas una oferta estándar en el mismo banco. Ese es el caso, por ejemplo, de Bankinter o Kutxabank. No obstante, ten en cuenta que no es lo más habitual y que solo se aplica en unos pocos casos.

La oferta de hipotecas jóvenes es reducida

La realidad del mercado es que no todos los bancos tienen ofertas específicas para los jóvenes. De hecho, la mayoría de las entidades tienen una oferta generalizada tanto para mayores como para menores de 35 años. No obstante, sí que es cierto que, si eres menor de 35 años y vas a solicitar una hipoteca, los bancos son más proclives a concederte más financiación o a extender más el plazo de devolución durante la negociación.

Qué debes mirar para conseguir la mejor hipoteca joven

Por norma general, si quieres encontrar la mejor hipoteca, sea joven o no, deberás comparar las ofertas del mercado y quedarte con aquella que te ofrezca el mejor interés. Eso sí, sin perder de vista el resto de las condiciones que pueden encarecerla como las comisiones o los productos que tengas que contratar para conseguir una hipoteca al mejor precio. No obstante, en el caso de las hipotecas jóvenes hay una particularidad importante que debes mirar con especial atención: el porcentaje que te permita financiar cada banco. Así, si no cuentas con los ahorros suficientes y tienes menos de 35 años puedes encontrar ofertas que te financien el 90, el 95 o el incluso el 100% (a través de los avales del Estado) del valor de tu futura vivienda, que puedes valorar por encima de un interés más bajo.

  • El interés: se trata del primer indicador para saber si estás ante una buena hipoteca o no, ya que este es el precio que te cobrará cada entidad por prestarte dinero. Ten en cuenta, que el interés dependerá del tipo de hipoteca que hayas elegido y afectará a la cuota que pagues cada mes de forma diferente. Así, en el caso de una fija siempre pagarás lo mismo, mientras que si es mixta o variable se revisará periódicamente en función al euríbor, después de unos años pagando una cuota fija.
  • Los requisitos de bonificación y las comisiones: una buena hipoteca no solo tiene un interés pequeño, sino que también debe tener unas exigencias razonables. En este caso, hay entidades que te pedirán cumplir tan solo dos o tres requisitos para conseguir el interés bonificado, mientras que otras pueden llegar a seis. Valora en ambos casos si te es factible cumplir con lo que te pide cada banco. Por último, es recomendable elegir siempre aquellas entidades que no cobran comisiones, aunque no siempre es fácil encontrarlas: en especial, en el caso de la comisión por amortización anticipada.
  • El porcentaje máximo que podrás financiar: una característica particular de las hipotecas jóvenes es que suele ser más fácil conseguir que los bancos te presten más del 80% del valor de tasación o de compraventa de tu futura casa, que normalmente ofrecen. Si no tienes ahorros y quieres comprar ya una vivienda, quizás te interese más una hipoteca que te financia un 90 o 95% del precio, aunque tenga un interés ligeramente mayor. Eso sí, ten siempre en cuenta que, si pides más capital, también tendrás que devolver más dinero y más intereses, por lo que realiza los cálculos necesarios para estar seguro de ello.

Cómo conseguir las mejores hipotecas para jóvenes

  • Analiza qué con qué recursos cuentas: antes de lanzarte a buscar una hipoteca, debes estudiar con detenimiento en qué situación estás: es decir, con cuantos ahorros cuentas para destinarlos a la compra de una casa, los ingresos mensuales que tienes o tu situación laboral. Lo más aconsejable es que sigas la regla del 30%: que tengas dinero por valor del 30% de la casa que te quieras comprar y que la cuota de tu futura hipoteca ronde el 30% de tus ingresos. Si cumples ambas y además tienes estabilidad laboral y nunca has tenido problemas para devolver un préstamo estarás muy cerca de conseguir un préstamo hipotecario con muy buenas condiciones.
  • Qué tipo de hipoteca quieres: recuerda que una hipoteca joven no es un tipo de hipoteca en sí misma, es decir, que es un subgrupo que reúne ofertas tanto a ofertas de tipo fijo, como mixto o variable. Por ello, antes de buscar financiación piensa si lo que quieres es pagar siempre la misma cuota o no te importa que cambie porque crees que el euríbor estará en niveles bajos próximamente.
  • Compara precios y utiliza un bróker hipotecario, una vez que ya te has hecho a la idea del tipo de hipoteca que quieres y de la cantidad de capital que necesitas es la hora de rastrear el mercado. Para ello, lo más fácil es acudir a un comparador, de tal manera que puedas bucear de forma sencilla por el mercado buscando las ofertas que mejor se adaptan a tu perfil. Ahora bien, también puedes ayudarte de un bróker hipotecario, cuyos profesionales te ayudarán a negociar tanto el interés como las condiciones de tu futuro préstamo. Eso sí, no te olvides de comprobar que forme parte del registro del Banco de España (que es el encargado de supervisar su actividad) y opta por uno que tenga una amplia oferta y que no cobre comisiones al cliente (sino que se las aplique a los bancos), como sucede con el bróker de Kelisto.es.
  • Atento a la letra pequeña de cada oferta: recuerda que más allá del interés o del porcentaje de financiación hay otro tipo de características a tener en cuenta en una hipoteca: algunas de ellas son las cláusulas, las comisiones o los productos que debes contratar para conseguir la máxima bonificación. Lee detenidamente todas ellas y comprende lo que significa cada una de ellas aplicada a tu caso y lo más importante, si algo no lo tienes claro no tengas reparo en preguntar, ya que así te evitarás disgustos para tu bolsillo en el futuro.
WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud